LA AU­SEN­CIA DEL TI­RANO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - HU­GO GUE­RRA

Oc­tu­bre de 2010: lle­ga­mos a La Ha­ba­na en tour a Va­ra­de­ro. En mi­gra­cio­nes mi es­po­sa pa­só en tres se­gun­dos, a mí me re­tu­vie­ron 20 mi­nu­tos en un in­te­rro­ga­to­rio ru­do. Sa­bían mi his­to­ria de an­ti­co­mu­nis­mo mi­li­tan­te. Por fin fui ad­mi­ti­do. El bus tu­rís­ti­co ya ha­bía par­ti­do pe­ro un ti­po re­gor­de­te se acer­có y muy ama­ble nos di­jo que pa­ra no­so­tros es­ta­ba lis­to un au­to es­pe­cial, nue­vo y con el ma­yor lu­jo ima­gi­na­ble: ai­re acon­di­cio­na­do. Así, ex­tra­ña­men­te pri­vi­le­gia­dos, em­pren­di­mos ca­mino. Al prin­ci­pio, un po­co te­me­ro­sos, fui­mos es­cu­chan­do del cho­fer to­das las ma­ra­vi­llas de la re­vo­lu­ción. Pe­ro, una ho­ra des­pués el buen hom­bre em­pe­zó a que­brar­se. Ter­mi­nó dan­do vuel­ta a la his­to­ria: era fí­si­co nu­clear, aho­ra em­plea­do co­mo cho­fer pa­ra una agen­cia del Estado. Su ma­yor do­lor no era la hu­mi­lla­ción de no po­der ejer­cer su pro­fe­sión, sino que su hi­jo ama­do –al igual que mi­lla­res de otros jó­ve­nes–, ji­ne­tea­ba día y de la no­che en el her­mo­so ma­le­cón ha­ba­ne­ro bus­cán­do­se al­gu­nos pe­sos. “¿Pa­ra qué quie­res que es­tu­die en la uni­ver­si­dad, pa­pá? –le ha­bía dicho–. ¿Pa­ra ter­mi­nar igual que tú de la­me­sue­las del ré­gi­men pa­ra so­bre­vi­vir?”. “Lo que me irri­ta –nos aña­dió el cho­fer–, es que es­ta­mos do­ble­men­te atra­pa­dos, entre el mar que ro­dea a la is­la y la ti­ra­nía. De­be­ría­mos te­ner la po­si­bi­li­dad de ser po­bres o de ser ri­cos, pe­ro por nues­tro es­fuer­zo, por­que nos da la ga­na, pe­ro no nos de­jan”. Lle­ga­mos al ho­tel cin­co es­tre­llas. Co­rrie­ron las co­pas del cham­pag­ne de bien­ve­ni­da. Pe­dí una pa­ra mi ami­go el cho­fer. El ti­pe­jo de la re­cep­ción fue ro­tun­do: “Aquí no en­tran cu­ba­nos”. Se ol­vi­dó que él tam­bién lo era. Días des­pués de­ja­mos la pla­ya y com­pro­ba­mos la be­lle­za de las rui­nas de La Ha­ba­na, una ciudad de muer­tos vi­vien­tes. Al sa­lir de Cu­ba, nue­va­men­te me re­tu­vie­ron. Con sor­na des­cri­bie­ron ca­da pa­so que ha­bía­mos da­do en la is­la. Por el ase­si­na­to a la li­ber­tad de un pue­blo ma­ra­vi­llo­so y mi des­pre­cio al co­mu­nis­mo, coin­ci­do con la me­jor reac­ción fren­te a la muer­te de Fi­del, la de Do­nald Trump: “Hoy, el mun­do mar­ca el fa­lle­ci­mien­to de un bru­tal dic­ta­dor que opri­mió a su pro­pio pue­blo por cer­ca de seis dé­ca­das. El le­ga­do es uno de es­cua­dro­nes de fu­si­la­mien­to, ro­bo, su­fri­mien­to inima­gi­na­ble, po­bre­za y la ne­ga­ción de los de­re­chos hu­ma­nos fun­da­men­ta­les. Mien­tras Cu­ba si­ga sien­do una is­la to­ta­li­ta­ria, es mi de­seo que es­te día sig­ni­fi­que ale­jar­se de los ho­rro­res que han du­ra­do de­ma­sia­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.