In­dus­trias tras­la­da­bles

Diario Expreso (Peru) - - Economía - JOR­GE PESCHIERA CASSINELLI

La in­dus­tria tex­til así co­mo las de con­fec­cio­nes y cal­za­do no de­pen­den de la exis­ten­cia de re­cur­sos na­tu­ra­les, de pro­duc­ción o de sus con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. De­bi­do a la glo­ba­li­za­ción, tec­no­lo­gía e in­su­mos re­que­ri­dos pue­den lle­var­se a cual­quier país. Es­tas ac­ti­vi­da­des son “tras­la­da­bles” de un país a otro y pa­ra que los fa­bri­can­tes pue­dan com­pe­tir, el Es­ta­do de­be te­ner en cuen­ta los fac­to­res que afec­tan su com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal. En las eco­no­mías abier­tas las in­dus­trias tras­la­da­bles de­ben com­pe­tir in­ter­na­cio­nal­men­te pa­ra po­der ex­por­tar y pa­ra en­fren­tar las im­por­ta­cio­nes. En el Pe­rú, des­de los años ochen­ta exis­te le­gis­la­ción orien­ta­da a “ni­ve­lar el te­rreno” a los ex­por­ta­do­res no tra­di­cio­na­les pa­ra per­mi­tir­les com­pe­tir en mer­ca­dos ex­ter­nos. Sin em­bar­go, cuan­do el Es­ta­do abrió el mer­ca­do a las im­por­ta­cio­nes en los años no­ven­ta, no tu­vo el mis­mo cui­da­do pa­ra que los fa­bri­can­tes pe­rua­nos en­fren­ta­ran la com­pe­ten­cia im­por­ta­da. Es­to se de­be co­rre­gir, por­que la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal afec­ta tan­to a los ex­por­ta­do­res co­mo a quie­nes com­pi­ten con las im­por­ta­cio­nes. En am­bos ca­sos se de­be dar fle­xi­bi­li­dad a los em­plea­do­res pa­ra di­men­sio­nar su fuer­za la­bo­ral en res­pues­ta a la evo­lu­ción de la oferta y la de­man­da en sus res­pec­ti­vos mer­ca­dos. Así co­mo un ex­por­ta­dor pue­de te­ner que re­du­cir su pla­ni­lla al per­der al­gún clien­te im­por­tan­te, tam­bién un fa­bri­can­te que atien­de el mer­ca­do in­terno pue­de ver­se obli­ga­do a re­du­cir per­so­nal an­te un in­cre­men­to de im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos que com­pi­ten con los su­yos. No es que no po­da­mos ser com­pe­ti­ti­vos. Con la glo­ba­li­za­ción te­ne­mos ac­ce­so a la tec­no­lo­gía más avan­za­da, nues­tra mano de obra es há­bil y efi­cien­te y nues­tros em­pre­sa­rios lu­cha­do­res e ima­gi­na­ti­vos. Los prin­ci­pa­les ele­men­tos que res­tan com­pe­ti­ti­vi­dad a los fa­bri­can­tes na­cio­na­les los ha ori­gi­na­do el Es­ta­do: so­bre­cos­tos la­bo­ra­les in­clu­yen­do un sa­la­rio mí­ni­mo que pro­mue­ve la in­for­ma­li­dad, ri­gi­dez del em­pleo for­mal, re­gu­la­cio­nes ex­ce­si­va­men­te es­tric­tas de se­gu­ri­dad y salud, ele­va­dos im­pues­tos, so­bre­exi­gen­cia ad­mi­nis­tra­ti­va y dis­cre­cio­na­li­dad de la au­to­ri­dad tri­bu­ta­ria, ma­la ca­li­dad de in­fra­es­truc­tu­ra, ba­jos ni­ve­les edu­ca­ti­vos, etc. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción si­guen de cer­ca el cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes por su con­tri­bu­ción al cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, pe­ro no se pres­ta la mis­ma aten­ción a las im­por­ta­cio­nes y su efec­to ne­ga­ti­vo en el em­pleo. Por ejem­plo, en el sec­tor cal­za­do las im­por­ta­cio­nes han des­pla­za­do en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a la pro­duc­ción na­cio­nal. Co­mo se apre­cia en el si­guien­te grá­fi­co, en los úl­ti­mos 10 años la im­por­ta­ción de cal­za­do se ha in­cre­men­ta­do de 6 a 45 mi­llo­nes de pa­res al año, lle­gan­do a re­pre­sen­tar en la ac­tua­li­dad cer­ca del 50 % del con­su­mo total del país.

En el Pe­rú los fa­bri­can­tes en­fren­tan com­pe­ten­cia des­leal del ex­te­rior. Des­de ha­ce dos dé­ca­das se ha ve­ni­do de­mos­tra­do la exis­ten­cia de dum­ping, evi­den­cian­do que los pre­cios de pro­duc­tos pro­ve­nien­tes del ex­te­rior son me­no­res a los pre­cios de su mer­ca­do de ori­gen y cu­ya im­por­ta­ción cau­só da­ño a la pro­duc­ción na­cio­nal. A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que eso im­pli­ca, se ha lo­gra­do que el Es­ta­do im­pon­ga me­di­das an­ti­dum­ping en cier­tos ti­pos de pro­duc­tos pro­ve­nien­tes de al­gu­nos paí­ses. Pe­ro to­ma mu­cho tiem­po ob­te­ner es­tas me­di­das y, ade­más son tem­po­ra­les y se li­mi­tan a par­ti­das aran­ce­la­rias es­pe­cí­fi­cas. En mu­chos ca­sos las ges­tio­nes no han te­ni­do éxi­to o las me­di­das han si­do de­ro­ga­das. Ade­más, aun cuan­do se lo­gran ob­te­ner me­di­das an­ti­dum­ping, los im­por­ta­do­res mu­chas ve­ces “les sa­can la vuel­ta”, cla­si­fi­can­do sus pro­duc­tos ba­jo par­ti­das aran­ce­la­rias in­co­rrec­tas u otros me­ca­nis­mos. Las adua­nas no re­vi­san to­dos los em­bar­ques y la ma­yor par­te de los prin­ci­pa­les im­por­ta­do­res pa­san por “ca­nal ver­de”, sin nin­gu­na ins­pec­ción. Así pue­de pa­sar cual­quier co­sa. Ade­más, re­cien­tes cam­bios en re­glas de eti­que­ta­do eli­mi­na­ron las san­cio­nes por eti­que­tar mal. Otros paí­ses tie­nen un ma­ne­jo adua­ne­ro más cons­cien­te de las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos co­mo las con­fec­cio­nes y el cal­za­do. Mé­xi­co, por ejem­plo, apli­ca ins­pec­cio­nes a to­das las im­por­ta­cio­nes de ma­nu­fac­tu­ras sen­si­bles a sus so­cios co­mer­cia­les co­mo el Pe­rú. Ade­más, Mé­xi­co y Co­lom­bia apli­can aran­ce­les de 30 % a pro­duc­tos con­si­de­ra­dos sen­si­bles, mien­tras que en el Pe­rú a nin­gu­na par­ti­da aran­ce­la­ria se le apli­ca una ta­sa ma­yor a 11 %, muy por de­ba­jo del ni­vel má­xi­mo per­mi­ti­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio y nues­tros acuer­dos de li­bre co­mer­cio vi­gen­tes. Aun cuan­do la in­dus­tria del cal­za­do se ha lo­gra­do sos­te­ner más de 2 dé­ca­das des­pués de la apertura de las im­por­ta­cio­nes, la ten­den­cia in­di­ca que, si no se ni­ve­la el te­rreno, se­gui­rá per­dien­do par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do y se­rá di­fí­cil man­te­ner las ca­de­nas de va­lor o clús­te­res exis­ten­tes. Es­tos clús­te­res pue­den ver­se co­mo eco­sis­te­mas que han to­ma­do más de me­dio si­glo en desa­rro­llar­se. En Tru­ji­llo, Are­qui­pa y Li­ma te­ne­mos clús­te­res que ocu­pan a di­se­ña­do­res y mo­de­lis­tas así co­mo a fa­bri­can­tes de hor­mas, tro­que­les, sue­las y mol­des pa­ra sue­las, cur­tiem­bres, te­las y ma­te­ria­les sin­té­ti­cos, plan­ti­llas, pa­sa­do­res, oja­li­llos, eti­que­tas, pe­ga­men­tos, ca­jas, ca­jo­nes, má­qui­nas es­pe­cia­li­za­das y re­pues­tos, ade­más de una diversidad de pro­vee­do­res de ser­vi­cios. La exis­ten­cia de clús­te­res re­pre­sen­ta una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va so­bre la cual se pue­de sos­te­ner una in­dus­tria via­ble, pe­ro si la des­leal com­pe­ten­cia im­por­ta­da si­gue des­pla­zan­do a la pro­duc­ción na­cio­nal, es­tos clús­te­res co­rren el ries­go de des­apa­re­cer y se­rá muy di­fí­cil que vuel­van a for­mar­se. Al­gu­nos di­cen que el Pe­rú de­be orien­tar­se ha­cia in­dus­trias más avan­za­das, que ge­ne­ren em­pleos de ma­yor ca­li­dad. Ol­vi­dan el ni­vel ac­tual de nues­tra población. ¿Sin in­dus­trias que ocu­pen a per­so­nas con ba­jos ni­ve­les de edu­ca­ción, quién da­rá em­pleo hoy a las gran­des ma­yo­rías? La so­bre­rre­gu­la­ción y al­tos cos­tos en el Pe­rú con­tras­tan con las fa­ci­li­da­des que otor­gan otros go­bier­nos a sus fa­bri­can­tes. Más aún, mu­chos fa­bri­can­tes no en­cuen­tran otra for­ma de so­bre­vi­vir que en la in­for­ma­li­dad total o par­cial. El nue­vo go­bierno tie­ne la opor­tu­ni­dad de to­mar al­gu­nas me­di­das in­me­dia­tas, co­mo re­for­zar pro­ce­sos an­ti­dum­ping, res­ta­ble­cer la exi­gen­cia de cum­pli­mien­to de re­glas del eti­que­ta­do, un ma­yor con­trol adua­ne­ro de pro­duc­tos sen­si­bles, pa­ra ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de las nor­mas exis­ten­tes y, por qué no, in­cre­men­tar aran­ce­les.

Fuen­te: SUNAT Ela­bo­ra­ción: El au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.