GA­LE­RÍAS: LEC­CIÓN NO APREN­DI­DA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

S e acer­can las pas­cuas na­vi­de­ñas por lo que el tra­jín en­tre co­mer­cian­tes y clien­tes se in­ten­si­fi­ca, com­pro­bán­do­se en las ga­le­rías co­mer­cia­les una ex­ce­si­va acu­mu­la­ción de mercadería que in­te­rrum­pe el pa­so nor­mal de las per­so­nas que in­gre­san a sus ins­ta­la­cio­nes. En los úl­ti­mos años pa­ra es­tas fe­chas se re­gis­tra­ron tra­ge­dias con un al­to cos­to en vi­das hu­ma­nas y ello se de­bió al in­cum­pli­mien­to de las nor­mas mu­ni­ci­pa­les, de De­fen­sa Ci­vil, de las recomendaciones de la Po­li­cía Na­cio­nal y del Cuer­po de Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios pa­ra ha­cer fren­te a po­si­bles in­cen­dios o sis­mos. En el país hay mu­chos cen­tros co­mer­cia­les y ga­le­rías don­de no so­lo se in­te­rrum­pe el li­bre trán­si­to den­tro de lo­ca­les sino tam­bién en la vía pú­bli­ca, al­re­de­dor de esos es­ta­ble­ci­mien­tos, lo cual re­pre­sen­ta una bom­ba de tiem­po en ca­so de pro­du­cir­se al­gún si­nies­tro, da­do que las ru­tas de eva­cua­ción se en­cuen­tran blo­quea­das. Es me­nes­ter, en­ton­ces, ex­tre­mar las me­di­das de pre­ven­ción y por eso me­re­ce to­do el res­pal­do la la­bor de los fun­cio­na­rios edi­les a la ho­ra de vi­si­tar inopi­na­da­men­te los mer­ca­dos y ga­le­rías con el ob­je­ti­vo de que se res­pe­ten las nor­mas de De­fen­sa Ci­vil y así pa­sar la Na­vi­dad y las fies­tas de fin de año sin so­bre­sal­tos ni tra­ge­dias. Es más, la población, los pro­pios clien­tes y usua­rios de los cen­tros co­mer­cia­les y ga­le­rías de­be­rían ser los más in­tere­sa­dos pa­ra que los due­ños y ad­mi­nis­tra­do­res de es­tos lo­ca­les sean los más preo­cu­pa­dos en res­pe­tar las di­rec­ti­vas de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y omi­tir cual­quier ma­nio­bra pa­ra bur­lar­se de la ley, da­do que de por me­dio hay vi­das hu­ma­nas que sal­va­guar­dar. La­men­ta­ble­men­te, exis­te un am­plio sec­tor de co­mer­cian­tes que por ga­nar­se unos so­les ob­vian to­do pro­ce­di­mien­to ra­cio­nal e in­gre­san a un fre­ne­sí mer­can­ti­lis­ta cuan­do con­tra­tan per­so­nal pa­ra que fue­ra de las ga­le­rías ha­gan de am­bu­lan­tes, y de es­te mo­do se ex­hi­be mercadería for­mán­do­se tu­mul­tos en las ca­lles y ve­re­das, ta­pan­do prác­ti­ca­men­te las vías de es­ca­pe de las ga­le­rías y al mis­mo tiem­po im­pi­dien­do que an­te una emer­gen­cia las uni­da­des mó­vi­les de bom­be­ros o po­li­cías pue­dan tran­si­tar li­bre­men­te, ha­cien­do así que an­te una emer­gen­cia esas uni­da­des pier­dan mi­nu­tos va­lio­sos pa­ra sal­var una vi­da. Por tan­to, lo me­jor es que to­dos los in­vo­lu­cra­dos, co­men­zan­do por los pa­rro­quia­nos, y en es­pe­cial los res­pon­sa­bles de los lo­ca­les co­mer­cia­les, dis­pon­gan en bre­ve tiem­po or­de­nar me­jo­rar y li­be­rar las ru­tas ha­cia los es­tands, las es­ca­le­ras, los as­cen­so­res y de­pó­si­tos; y de par­te de las au­to­ri­da­des edi­les, de­be­rán fis­ca­li­zar con ape­go a la ley y de for­ma efi­caz, con apo­yo de los cuer­pos de se­re­naz­go y la Po­li­cía na­cio­nal. Cum­plir las nor­mas le­ga­les no ha­ce da­ño a na­die, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de sal­var in­clu­so las vi­das de quie­nes hoy se re­sis­ten al cie­rre de sus lo­ca­les de­bi­do a fal­tas inad­mi­si­bles que so­lo me­re­cen san­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.