LA HIS­TO­RIA NO PER­DO­NA­RÁ A CAS­TRO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

La iz­quier­da uni­ver­sal pon­de­ra a Fi­del Cas­tro co­mo uno de los dio­ses del Olim­po. Los pa­ne­gí­ri­cos que he­mos ob­ser­va­do tras su muer­te son ver­da­de­ra­men­te cur­sis, apar­te de in­me­re­ci­dos y pro­vo­ca­ti­vos. Sin per­jui­cio de re­cor­dar el ca­rac­te­rís­ti­co des­po­tis­mo y la per­ma­nen­te in­con­gruen­cia de los so­cia­lis­tas –cuan­do tra­tan de ele­var a los al­ta­res a al­guno de los su­yos– es evi­den­te que los en­co­mios a Cas­tro –ti­rano-ase­sino en se­rie, diz­que am­pa­ra­do en la ne­ce­si­dad de trans­for­mar las es­truc­tu­ras a pun­ta de fe­ro­ci­dad, tal co­mo lo hi­cie­ran sus ar­que­ti­pos Le­nin, Sta­lin, Mao, etc.– es evi­den­te que al mun­do so­cia­lis­ta se le ha muer­to el úl­ti­mo prohom­bre. Y tie­ne apu­ro, pe­nu­ria y obli­ga­ción por con­ver­tir­lo en ícono, a los efec­tos de ca­la­fa­tear las grie­tas de la cru­jien­te cu­bier­ta de su ga­le­ra, que vie­ne ha­cien­do agua des­de el des­mo­ro­na­mien­to del Mu­ro de Ber­lín. Por­que só­lo en ba­se a mi­ti­fi­car a un irre­ve­ren­te, vio­len­to y ca­ris­má­ti­co lí­der –co­mo fue Cas­tro– la dis­mi­nui­da gau­che in­ter­na­cio­nal cree que pue­de re­com­po­ner su car­co­mi­da es­truc­tu­ra y cues­tio­na­da ideo­lo­gía, con­si­de­ran­do que aho­ra atra­vie­sa por una cri­sis de li­de­raz­go de enor­mes pro­por­cio­nes. Ahí el fre­ne­sí ha­cia la fi­gu­ra de “el co­man­dan­te”. Sin em­bar­go si la iz­quier­da fue­se so­li­da­ria, ho­nes­ta y sin­ce­ra, co­mo pre­go­na siem­pre, en vez de an­te­po­ner sus atro­na­do­ras loas al eje­cu­tor del opro­bio­so “pa­re­dón” –don­de Fi­del Cas­tro y sus se­cua­ces die­ron rien­da suel­ta a su en­tra­ña san­gui­na­ria, fu­si­lan­do co­bar­de­men­te a mi­les de inocen­tes que no se pres­ta­ron a con­va­li­dar la co­mu­ni­za­ción de su país– pri­me­ro de­bió de­jar que se ex­pre­sen las víc­ti­mas de Cas­tro. Los hi­jos y nie­tos de esos mi­les de cu­ba­nos que fue­ron ase­si­na­dos, al igual que los tres mi­llo­nes de exi­lia­dos que, des­po­ja­dos de sus bie­nes, tu­vie­ron que aban­do­nar la is­la de­jan­do atrás a sus fa­mi­lia­res. Lo mis­mo que aque­llos in­con­ta­bles cu­ba­nos que, a lo lar­go de 57 años de fe­roz dic­ta­du­ra, han su­fri­do car­ce­le­ría, tor­tu­ra, hu­mi­lla­ción y vio­la­ción de sus de­re­chos uni­ver­sa­les, tan so­lo por opo­ner­se al pen­sa­mien­to to­ta­li­ta­rio cas­tris­ta. El dic­ta­dor-ase­sino Cas­tro –un nar­ci­so-va­ni­do­so trans­mu­ta­do du­ran­te años en mo­mia vi­vien­te por la “cé­le­bre” me­di­ci­na cu­ba­na, a un cos­to ja­más re­ve­la­do pe­ro que lo pa­gó el país, nun­ca él– mu­rió abur­gue­sa­do en una fi­na ca­ma al in­te­rior del pa­la­ce­te que, con di­ne­ro del pue­blo, se hi­zo cons­truir, do­ta­do de to­das las hol­gu­ras y co­mo­di­da­des –lu­jos ab­so­lu­ta­men­te inima­gi­na­bles pa­ra el pau­pe­ri­za­do pue­blo cu­bano– de­mos­tran­do que su “re­vo­lu­ción” no fue sino una ex­cu­sa pa­ra apro­piar­se de Cu­ba du­ran­te ca­si seis dé­ca­das, pa­ra vi­vir co­mo mi­llo­na­rio a ex­pen­sas de la so­cie­dad cu­ba­na su­mi­da en la po­bre­za más ex­tre­ma y en el atra­so más re­pu­dia­ble en pleno si­glo XXI. La his­to­ria ja­más per­do­na­rá sus crí­me­nes ni sus de­li­tos con­tra las li­ber­ta­des uni­ver­sa­les y los de­re­chos hu­ma­nos. Co­mo tam­po­co ab­sol­ve­rá su ve­sa­nia de pro­lon­gar un ter­ca­men­te fra­ca­sa­do ré­gi­men co­mu­nis­ta, im­pues­to por la ex-URSS en La­ti­noa­mé­ri­ca, con el agra­van­te de ha­ber in­ten­ta­do ex­por­tar­lo él mis­mo, a san­gre y fue­go, al sub­con­ti­nen­te. Es­te es el sím­bo­lo que la iz­quier­da mun­dial quie­re pe­ren­ni­zar co­mo dei­dad his­tó­ri­ca. No per­mi­ta­mos que en­ga­ñe tan fá­cil, co­mo gro­se­ra­men­te, a la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.