FAOGATE

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - ALE­JAN­DRO TU­DE­LA CHOPITEA

Se­gui­mos por buen tiem­po la au­dien­cia en la que el juez de la cau­sa de­bía re­sol­ver el pe­di­do de pri­sión pre­ven­ti­va de la ex pri­me­ra da­ma y hoy –es­pe­ra­mos por po­cos días–, nom­bra­da di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de En­la­ce en Gi­ne­bra de la FAO. Si pa­ra los le­gos en de­re­cho el de­ba­te re­sul­ta­ba tan bi­zan­tino co­mo el de las al­mas de los ángeles, pa­ra los que al­go en­ten­de­mos de la ma­te­ria que­da­mos per­sua­di­dos de que el fis­cal del ca­so, en­re­da­do por su error an­te­rior, pre­ten­dió “des­fa­sar” el en­tuer­to in­ten­tan­do que se im­pon­ga una pri­sión extemporánea, mien­tras el juz­ga­dor op­tó por re­gu­la­ri­zar el pro­ce­so dán­do­le un pla­zo de 10 días –que ven­ce el 5 de di­ciem­bre pró­xi­mo– a la via­je­ra otro­ra pri­me­ra da­ma pa­ra que re­tor­ne al país y de in­cum­plir­lo po­dría im­po­ner­le, a re­que­ri­mien­to fis­cal, la pri­sión de ma­rras. Na­da de es­te en­tuer­to hu­bie­se ocu­rri­do si los ór­ga­nos fis­cal –prin­ci­pal­men­te– y ju­di­cial com­pe­ten­tes, hu­bie­sen rea­li­za­do su fun­ción pi­dien­do y am­plian­do opor­tu­na­men­te la me­di­da de im­pe­di­men­to de sa­li­da del país de la di­cho­sa da­ma, res­pec­ti­va­men­te. Pa­ra re­ma­te, to­do in­di­ca que la gé­ne­sis del mal­ha­da­do nom­bra­mien­to in­ter­na­cio­nal em­pe­zó va­rios me­ses atrás, por lo que nues­tra re­pre­sen­ta­ción per­ma­nen­te de la ONU en Gi­ne­bra o la em­ba­ja­da en Ita­lia –país se­de la FAO–, pu­die­ron ha­ber aler­ta­do con tiem­po a la Can­ci­lle­ría pa­ra evi­tar es­te pa­pe­lón, agra­va­do por la apro­ba­ción por el Con­gre­so de una Mo­ción de Or­den del Día de pro­tes­ta que só­lo sir­ve pa­ra po­li­ti­zar in­con­ve­nien­te­men­te el “af­fai­re Na­di­ne”. A es­tas al­tu­ras, que­da es­pe­rar que no se ha­ga efec­ti­vo el tur­bio nom­bra­mien­to de la ex pri­me­ra da­ma –ya apla­za­do por la FAO an­te la ba­taho­la ar­ma­da–, y que re­gre­se de buen gra­do a es­tos la­res, evi­tán­do­nos la ver­güen­za de te­ner que tran­si­tar por la In­ter­pol y por la te­dio­sa ex­tra­di­ción pa­ra traer­la a la fuer­za Dios sa­be cuán­do. En­tre tan­to, no po­de­mos de­jar de re­pu­diar la con­duc­ta del di­rec­tor ge­ne­ral de la FAO, Jo­sé Gra­ziano da Sil­va, quien por “ami­guis­mo”, fa­vor o in­tere­ses peo­res ha de­sig­na­do en el car­go a una per­so­na in­ves­ti­ga­da por gra­ves de­li­tos y que ca­re­ce del per­fil pro­fe­sio­nal más allá de su ho­no­rí­fi­co tí­tu­lo de “em­ba­ja­do­ra de la qui­nua”. El ca­pi­tos­te de la FAO des­hon­ra los prin­ci­pios de im­par­cia­li­dad e in­co­rrup­ti­bi­li­dad es­ta­ble­ci­dos por el “Es­tán­dar de Con­duc­ta del Ser­vi­cio Ci­vil de la ONU”, tan bien des­cri­tos por el di­rec­tor ho­no­ra­rio de EX­PRE­SO en su co­lum­na pa­sa­da. Por ello, Gra­ziano a su ca­sa y Na­di­ne al ban­qui­llo. ¡Amén!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.