AÑOS

Diario Expreso (Peru) - - Economía - AL­TA­MI­RANO D.

os in­cen­dios fo­res­ta­les ocu­rri­dos ha­ce dos se­ma­nas en va­rias re­gio­nes del Pe­rú han co­lo­ca­do en agen­da la fal­ta de pre­ven­ción y pro­to­co­los que de­be­rían ser ac­ti­va­dos por las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes una vez que se da la voz de alar­ma. Des­de un tiem­po atrás se co­no­cía en las re­gio­nes que las llu­vias es­ta­ban re­tra­sa­das y por en­de los bos­ques po­dían ser blan­cos de in­cen­dios y na­die ini­ció ac­cio­nes pre­ven­ti­vas en es­tas zo­nas. Si el país con­ta­ra con un Pro­to­co­lo de aten­ción de in­cen­dios fo­res­ta­les otra se­ría la his­to­ria. La me­jor pre­pa­ra­ción, según ver­sa­dos en el te­ma, es la coor­di­na­ción y el tra­ba­jo con­jun­to en­tre las en­ti­da­des de go­bierno; los es­fuer­zos y las ac­cio­nes de los mu­ni­ci­pios, po­bla­do­res y so­cie­dad ci­vil. Ta­rea que po­dría ha­ber si­do li­de­ra­da por ca­da al­cal­de y di­ri­gi­da o guia­da por los mi­nis­te­rios re­la­cio­na­dos. Es­tos in­cen­dios, sean pro­vo­ca­dos o no por la mano del hombre o ayu­da­dos por la ma­la ges­tión del te­rri­to­rio, afec­tan di­rec­ta­men­te a los eco­sis­te­mas. Las lla­mas acaban no so­lo con la flo­ra y la fau­na, sino que cau­san da­ños irre­pa­ra­bles en el sue­lo don­de des­pués de­be­ría cre­cer de nue­vo la ve­ge­ta­ción. Según al­gu­nos ex­per­tos un bos­que que­ma­do pue­de tar­dar más de 100 años en re­cu­pe­rar­se. Y con la des­apa­ri­ción de la ve­ge­ta­ción, que ha­ce de cu­bier­ta pro­tec­to­ra, pue­de ocu­rrir la ero­sión del sue­lo y ve­nir los alu­des. Va­mos un po­co más allá y pen­se­mos en cuán­to se pier­de cuan­do un bos­que se que­ma. Es­pe­cies que son úti­les pa­ra la in­dus­tria ma­de­re­ra lo­cal, ár­bo­les fru­ta­les o me­di­ci­na­les o mu­chos otros cu­yas pro­pie­da­des no son in­ves­ti­ga­das o ex­plo­ta­das pa­ra el ser­vi­cio del desa­rro­llo lo­cal. Jun­to a ello, la bio­di­ver­si­dad que se pier­de. Asi­mis­mo, fal­ta un tra­ba­jo de cam­pa­ñas de co­mu­ni­ca­ción a los po­bla­do­res pa­ra que adop­ten me­di­das que con­tri­bu­yan a evi­tar in­cen­dios fo­res­ta­les en sus tie­rras cer­ca­nas (evi­tar las lla­ma­das que­mas con­tro­la­das, no de­jar ele­men­tos que pue­dan ge­ne­rar fue­go, no de­jar fo­ga­tas ac­ti­vas). De otro la­do, ca­da mu­ni­ci­pio po­dría des­ti­nar o ase­gu­rar re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­ra la Ges­tión del Ries­go de Desas­tres que per­mi­tan brin­dar una res­pues­ta a ni­vel lo­cal y re­gio­nal. El tra­ba­jo en con­jun­to es una ne­ce­si­dad y se de­be con­vo­car a las em­pre­sas que pres­tan ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra la de­fi­ni­ción y desa­rro­llo de me­di­das pre­ven­ti­vas y de pre­pa­ra­ción. De­fi­ni­ti­va­men­te de­be mo­ni­to­rear­se ca­da ac­ción pre­ven­ti­va y de res­pues­ta. Y que los ciu­da­da­nos, co­mo lo han he­cho es­tas se­ma­nas, sean esa red co­mu­ni­ta­ria pa­ra de­tec­tar y avi­sar con an­te­la­ción los in­cen­dios fo­res­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.