MÁS ALLÁ DE LA MUER­TE

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Po­co más de se­ten­ta per­so­nas per­die­ron la vi­da tras el ac­ci­den­te aé­reo en Medellín, Co­lom­bia, y en­tre ellos al­re­de­dor de vein­te pe­rio­dis­tas y un equi­po de fút­bol, cu­yos in­te­gran­tes se fue­ron de es­ta vi­da pa­ra siem­pre. El do­lor pa­ra sus fa­mi­lias es in­des­crip­ti­ble, pe­ro ade­más pa­ra to­do el mun­do, en par­ti­cu­lar pa­ra Bra­sil y la hin­cha­da de la es­cua­dra de la ciu­dad de Cha­pe­có, ubi­ca­da al oes­te del Es­ta­do de San­ta Ca­ta­ri­na. De­trás de ca­da víc­ti­ma hay una his­to­ria, y ca­da cual más emo­ti­va que la otra, pe­ro el co­lec­ti­vo de fút­bol Cha­pe­co­en­se es el que más ha desata­do to­do ti­po de so­li­da­ri­dad en los me­dios y las re­des so­cia­les, com­pro­bán­do­se el in­men­so va­cío que de­jan y una gran frus­tra­ción al in­te­rrum­pir­se la ca­rre­ra de­por­ti­va de jó­ve­nes que ves­tían de ver­de, ese ver­de de la es­pe­ran­za y que no de­be­rá ha­cer des­fa­lle­cer a un club bra­si­le­ño por­que ya es­tán en la glo­ria que esos mu­cha­chos so­ña­ban. Ellos no lo­gra­ron me­dir­se en el cam­po de jue­go fren­te al Atlé­ti­co Na­cio­nal de Co­lom­bia, en la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, y a pe­sar de las mues­tras de gran­de­za ex­pre­sa­das por el club co­lom­biano al se­ña­lar que se le de­bía dar el cam­peo­na­to al equi­po ver­de, es­to en reali­dad no im­por­ta en la ho­ra pre­sen­te de mu­cho do­lor y lu­to. Sien­do más edi­fi­can­te hoy orar por las al­mas de los ju­ga­do­res del Club Cha­pe­co­en­se, así co­mo seguir su ejem­plo de en­tre­ga y sus ga­nas de triun­far. Así, los nom­bres de esos mu­cha­chos del ba­lom­pié ya es­tán en los co­ra­zo­nes de mi­llo­nes de per­so­nas. La fa­ta­li­dad no pue­de ser la nor­ma y en me­mo­ria de ellos se de­be seguir ade­lan­te y co­rre­gir pro­ble­mas co­mo los que se de­tec­ta­ron en un ae­ro­puer­to co­lom­biano que no per­mi­tía ate­rri­zar al avión don­de via­ja­ban los in­te­gran­tes del equi­po de Cha­pe­có y al dar va­rias vuel­tas la na­ve, es­pe­ran­do la au­to­ri­za­ción pa­ra ate­rri­zar, se les aca­bó el com­bus­ti­ble con el re­sul­ta­do que to­dos co­no­ce­mos. Pa­ra los pe­rua­nos es­te ti­po de tra­ge­dias no es le­jano. Re­cor­de­mos que el 8 de di­ciem­bre de 1987 su­ce­dió al­go pa­re­ci­do en el mar de Ven­ta­ni­lla, cuan­do el equi­po de Alian­za Li­ma re­tor­na­ba de un en­cuen­tro en Pu­call­pa y, la­men­ta­ble­men­te, el avión en el que via­ja­ban se pre­ci­pi­tó al mar, muriendo to­dos sus ocu­pan­tes sal­vo el pi­lo­to. La pér­di­da has­ta aho­ra se sien­te y la hin­cha­da blan­quia­zul tie­ne en esa fe­cha la oca­sión pa­ra re­cor­dar a los caí­dos y ren­dir­le los me­jo­res ho­me­na­jes, que es una for­ma de te­ner­los vi­gen­tes y so­bre to­do guar­dar­los en los co­ra­zo­nes. Ex­pre­sa­mos nues­tras con­do­len­cias a to­dos los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, en­tre las que se en­cuen­tran pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos de Bra­sil, sa­bien­do que el des­tino jue­ga es­tas ma­las pa­sa­das, pe­ro con la es­pe­ran­za de que es­tén en la glo­ria de Dios; asi­mis­mo ma­ni­fes­ta­mos que los ju­ga­do­res del Cha­pe­co­en­se se fue­ron con la vo­lun­tad de la vic­to­ria, con el de­seo de po­ner to­do en el gra­ma­do pa­ra lle­var­le glo­ria a su ciu­dad y po­ner en al­to los co­lo­res de la ca­sa­qui­lla que ves­tían. Esa mís­ti­ca de­be­rá ser emu­la­da. No obs­tan­te, aho­ra que las ca­jas ne­gras en­tre­guen to­da la in­for­ma­ción de lo acon­te­ci­do, si en el ca­mino se ha­ya cul­pas y res­pon­sa­bi­li­da­des, pues que no ha­ya mi­ra­mien­tos al momento de apli­car las san­cio­nes por­que es­te ti­po de desen­la­ces no pue­de re­pe­tir­se y se de­be ha­cer to­do lo po­si­ble por par­te de las au­to­ri­da­des y las em­pre­sas de avia­ción a fin de que los si­nies­tros no se pro­duz­can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.