PE­CA­DO O ERROR HU­MANO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - DR. LUIS SÁN­CHEZ GON­ZA­LES

Atra­vés de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad los se­res hu­ma­nos han ve­ni­do desa­rro­llán­do­se ba­jo es­tos dos con­cep­tos que son irre­con­ci­lia­bles: la fe y la ra­zón, sin de­jar­le de dar­le su va­lor a ca­da uno de ellos; y cuál es la di­fe­ren­cia, en re­la­ción con la fe, es un sen­ti­mien­to, con­vic­ción, creen­cias que to­do pro­vie­ne de lo di­vino y, por lo tan­to, el in­cum­plir al­gu­na dis­po­si­ción del su­pe­rior lo con­vier­te en pe­ca­dor. Si­tua­ción dis­tin­ta cuan­do en­fo­ca­mos los acon­te­ci­mien­tos de la hu­ma­ni­dad ba­jo la óp­ti­ca de la ra­zón, par­tien­do del aná­li­sis dia­léc­ti­co de te­sis, an­tí­te­sis y sín­te­sis, apli­can­do el sen­ti­do co­mún, re­la­cio­nan­do no al hombre con Dios sino al hombre con el hombre y mar­ca es­ta gran di­fe­ren­cia el in­dus­tria­lis­mo que se des­vin­cu­la de la edad me­dia u oscurantismo. Es­te con­cep­to lo gra­fi­ca­mos de la si­guien­te ma­ne­ra, en la épo­ca de la edad me­dia exis­tían los jui­cios de Dios, que con­sis­tían en que si pa­sa­bas por una plan­cha ar­dien­te o te me­tían en un sa­co con pie­dras arro­ján­do­te al mar, si te que­ma­bas o hun­días en el fon­do del mar eras cul­pa­ble; lo ló­gi­co es que por las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y la gra­ve­dad las res­pues­tas iban a ha­cer ad­ver­sas. A par­tir del in­dus­tria­lis­mo, la au­to­ri­dad pa­ra emi­tir un jui­cio de va­lor ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ana­li­zar quién es la per­so­na, la for­ma de pen­sar, ac­tuar, edad, edu­ca­ción, cos­tum­bres, há­bi­tos, ac­tuó en de­fen­sa pro­pia o de ter­ce­ros, qué me­dio uti­li­zó, cuál fue la mo­ti­va­ción, sí es­ta­ba cons­cien­te o pre­sen­ta­ba al­gu­na ano­ma­lía psí­qui­ca en la per­cep­ción que no le per­mi­tie­ra dar­se cuen­ta de los ac­tos que co­me­te. El pe­ca­do crea siem­pre sen­ti­mien­tos de cul­pa que pa­ra­li­zan al ser hu­mano a ac­tuar, re­pri­mien­do su con­duc­ta, li­mi­tán­do­se a no vol­ver a com­por­tar­se de la mis­ma ma­ne­ra, sur­gien­do el arre­pen­ti­mien­to, em­pe­ro no en re­la­ción con la per­so­na o per­so­nas que pu­die­ron ser afec­ta­das sino con el ser su­pe­rior. En cam­bio, la per­so­na con la ex­pe­rien­cia que ha vi­vi­do, em­pie­za a to­mar con­cien­cia de su ac­tuar fren­te a sí mis­mo y los de­más, in­ter­na­li­zan­do una po­si­ción de cam­bio y re­fle­xión pa­ra que los ac­tos inade­cua­dos no se re­pi­tan, que es ne­ce­sa­rio res­pe­tar­se a sí mis­mo y al pró­ji­mo. Por ejem­plo, un ser hu­mano que es­tá pri­va­do de su li­ber­tad por di­fe­ren­tes ra­zo­nes en su ais­la­mien­to acep­ta su res­pon­sa­bi­li­dad con un pro­pó­si­to de en­mien­da de cam­biar por ha­ber afec­ta­do los in­tere­ses de ter­ce­ros; sin em­bar­go en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des nos en­con­tra­mos con per­so­nas so­ber­bias que no acep­tan su res­pon­sa­bi­li­dad a pe­sar de que la tie­nen. Es­tos nun­ca van a cam­biar por­que el pri­mer es­la­bón pa­ra el cam­bio es acep­tar los erro­res co­me­ti­dos; y es­te pa­ra­dig­ma de­be apli­car­se en to­do or­den de co­sas con el áni­mo de bus­car la tran­qui­li­dad in­te­rior, dán­do­le el va­lor que se me­re­cen las per­so­nas que nos ro­dean en aras de cons­truir una ri­que­za emo­cio­nal, es­pi­ri­tual, que es el re­sul­ta­do de las bue­nas ac­cio­nes en es­te mun­do te­rreno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.