EL PE­RÚ… ¿TIE­RRA DE NA­DIE?

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - MAR­COS IBAZETA MA­RINO

Lue­go de ha­cer­se evi­den­te la re­la­ción sen­ti­men­tal en­tre el ex­mi­nis­tro de De­fen­sa con su ase­so­ra per­so­nal y el es­cán­da­lo sus­ci­ta­do, su se­pa­ra­ción del ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial, la de­nun­cia pe­nal in­ter­pues­ta en su con­tra por ne­go­cia­ción in­com­pa­ti­ble y de­más et­cé­te­ras, lo que más nos lla­mó la aten­ción es la hi­pó­te­sis lan­za­da por al­guien que en ese en­ton­ces era el res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de las Fuer­zas Ar­ma­das del Pe­rú, al afir­mar que “al­gu­na agen­cia de in­te­li­gen­cia muy po­de­ro­sa le ha­bía he­cho un re­gla­je”. Una afir­ma­ción de tal ca­li­bre, for­mu­la­da por el mi­nis­tro de De­fen­sa del Pe­rú, nos de­mos­tra­ba que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia y con­tra­in­te­li­gen­cia del Es­ta­do no apor­ta­ban na­da pa­ra la se­gu­ri­dad, ni de fun­cio­na­rios pú­bli­cos ni me­nos del pue­blo pe­ruano en ge­ne­ral, y tal vez esa sea la ra­zón por la cual na­da pue­de pre­ve­nir­se en nues­tro país, pa­ra evi­tar con­flic­tos que, po­co a po­co, es­tán pro­vo­can­do la se­pa­ra­ción del pue­blo de sus au­to­ri­da­des, a tal pun­to que pue­de pro­du­cir­se un pun­to de quie­bre de la go­ber­na­bi­li­dad con una es­pe­cie de “te­rri­to­rios li­be­ra­dos” por po­bla­cio­nes que ante la in­efi­cien­cia es­ta­tal, asu­mi­rán su pro­pia go­ber­na­bi­li­dad y pro­tec­ción de sus in­tere­ses, ve­lan­do por su se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, pe­ro con ac­tos de vio­len­cia que ca­da día se tor­na­rán más gra­ves e in­dis­cri­mi­na­dos. ¿Aca­so no era pre­vi­si­ble lo que iba a ocu­rrir en Las Bam­bas cuan­do el Go­bierno mo­di­fi­có los tér­mi­nos del con­tra­to pa­ra fa­vo­re­cer a la em­pre­sa mi­ne­ra sin ne­go­ciar an­tes el te­ma con las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas? ¿Aca­so no era pre­vi­si­ble la reac­ción de los na­ti­vos de la sel­va nor­te de­bi­do a los con­ti­nuos de­rra­mes de pe­tró­leo, cu­yas cau­sas na­die in­ves­ti­gó y cu­yas con­se­cuen­cias de da­ños na­die evi­tó o mi­ni­mi­zó? ¿Aca­so no de­bió te­ner­se in­for­ma­ción pre­via su­fi­cien­te so­bre lo que iba a ocu­rrir en Pa­taz y en Es­pi­nar, don­de la po­bla­ción to­mó por asal­to las ins­ta­la­cio­nes de mi­nas? ¿Aca­so no pu­do el Go­bierno tra­zar un ade­cua­do plan de ac­ción fren­te a la mo­vi­li­za­ción del pue­blo an­dahuay­lino si hu­bie­ra te­ni­do in­for­ma­ción ade­cua­da pa­ra evi­tar un pa­ro ge­ne­ra­li­za­do que oja­lá no se tor­ne vio­len­to? ¿Aca­so las au­to­ri­da­des no sa­bían del har­taz­go de la po­bla­ción de Ju­lia­ca por la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y la co­rrup­ción, que ha da­do lu­gar a un pa­ro ge­ne­ral en el cual la po­bla­ción es­tá in­cen­dian­do dis­co­te­cas y lo­ca­les que ellos con­si­de­ran fo­cos de mal? Es­to ame­na­za con des­bor­dar­se y no im­por­ta ya quién tie­ne la cul­pa. Es ho­ra de go­ber­nar y eso im­pli­ca to­mar bue­nas de­ci­sio­nes y ha­cer­las cum­plir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.