APRIS­MO, EDU­CA­CIÓN Y UNI­VER­SI­DAD

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - VÍC­TOR LÓ­PEZ GAR­CÍA

Des­de sus orí­ge­nes co­mo Alian­za Po­pu­lar Re­vo­lu­cio­na­ria Ame­ri­ca­na (Apra) y Par­ti­do Apris­ta Pe­ruano (PAP) la pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca siem­pre tu­vo co­mo objetivo fun­da­men­tal ga­ran­ti­zar a la po­bla­ción una edu­ca­ción uni­ver­sal, gra­tui­ta, mul­ti­lin­güe y plu­ri­cul­tu­ral que res­pe­te creen­cias po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas; que su­pere su ca­rác­ter eli­tis­ta y mar­gi­nal, y con­so­li­de igual­dad de opor­tu­ni­da­des. De ma­ne­ra es­pe­cial y al mis­mo tiem­po bus­ca­ba ele­var la ca­li­dad y am­pliar la co­ber­tu­ra del sis­te­ma edu­ca­ti­vo en to­dos sus ni­ve­les, dis­mi­nu­yen­do en for­ma pro­gre­si­va to­das las ex­pre­sio­nes de anal­fa­be­tis­mo. Por eso, Ha­ya de la To­rre so­lía de­cir que sem­brar edu­ca­ción es co­se­char li­ber­tad. La pro­pues­ta apris­ta for­mu­la­ba la ne­ce­si­dad de crear un or­de­na­mien­to edu­ca­ti­vo in­te­gral sus­ten­ta­do en nues­tra pro­pia reali­dad, que pro­mue­va el desa­rro­llo in­te­gral y ar­mó­ni­co de la per­so­na y la trans­for­ma­ción es­truc­tu­ral del país. Que con­so­li­de la iden­ti­dad y con­cien­cia na­cio­nal. Que in­cen­ti­ve la crea­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca, tec­no­ló­gi­ca, cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca. Y que for­je los va­lo­res cí­vi­cos, mo­ra­les y es­té­ti­cos. Y que ge­ne­re há­bi­tos de tra­ba­jo, ini­cia­ti­va, crea­ti­vi­dad y res­pon­sa­bi­li­dad. En es­te mar­co de re­fe­ren­cia es que siem­pre se sus­ten­tó la teo­ría y la prác­ti­ca de los apris­tas en cua­les­quie­ra que sean los ám­bi­tos de ac­ti­vi­dad edu­ca­ti­va. De tal mo­do que la po­si­ción pro­gra­má­ti­ca his­tó­ri­ca del apris­mo siem­pre ha si­do la de am­pliar la co­ber­tu­ra y me­jo­rar la ca­li­dad de la edu­ca­ción en to­dos sus ni­ve­les. Por esos prin­ci­pios es que fun­da­mos la Alian­za Re­vo­lu­cio­na­ria Estudiantil (ARE) du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Ve­las­co Al­va­ra­do, en la cual de­ce­nas de jó­ve­nes apris­tas ter­mi­na­mos re­pri­mi­dos, per­se­gui­dos, de­te­ni­dos, pro­ce­sa­dos y pre­sos por de­fen­der los prin­ci­pios y po­si­cio­nes del Par­ti­do del Pue­blo, tan­to en cuan­to a la en­ton­ces con­cul­ca­da de­mo­cra­cia, li­ber­tad y jus­ti­cia; co­mo en cuan­to a la im­por­tan­cia y ne­ce­si­dad de una uni­ver­si­dad de ca­li­dad y ex­ce­len­cia, iden­ti­fi­ca­da y com­pro­me­ti­da con el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, el cam­bio so­cial y la trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca y gu­ber­na­men­tal del país. Los apris­tas no na­cie­ron a la vi­da po­lí­ti­ca pa­ra de­fen­der los in­tere­ses de los co­mer­cian­tes de la edu­ca­ción que es­ta­fan a los jó­ve­nes y a sus pa­dres y al país con una edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria me­dio­cre; mu­cho más en un mun­do glo­ba­li­za­do sig­na­do por la in­te­li­gen­cia, el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción. Ni tam­po­co pa­ra pro­te­ger a los in­ca­pa­ces e in­mo­ra­les en­quis­ta­dos en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas que igual­men­te han he­cho de sus car­gos un feu­do gru­pal y fa­mi­liar. En con­se­cuen­cia, la po­si­ción his­tó­ri­ca del apris­mo no es­tá ex­pre­sa­da en los di­ri­gen­tes y par­la­men­ta­rios que pos­tu­lan o ma­ni­fies­tan pro­pues­tas con­tra­rias a la tra­di­ción de lu­cha por una edu­ca­ción su­pe­rior de ca­li­dad y ex­ce­len­cia; co­mo la que enar­bo­ló en su vi­da y en su obra el gran maes­tro Víc­tor Raúl.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.