AJUS­TA SIN QUE SE ROM­PA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - SANTIAGO VINCES REN­TE­RÍA (*) (*) san­tivr60@yahoo.es

En el Pe­rú nos han acos­tum­bra­do a vi­vir siem­pre en el lí­mi­te de lo to­le­ra­ble, y en mu­chas es­fe­ras de la vi­da so­cial se apli­ca la “ley del em­bu­do” en­tre los que pue­den y los que no pue­den, a los que se les per­mi­te to­do y a los que no se les per­mi­te na­da… son las le­yes de la se­lec­ción na­tu­ral… “pa­ra mis ami­gos to­do, pa­ra mis enemi­gos la ley”, de­cía Odría en el si­glo XX y to­do sigue igual o peor en el si­glo XXI. En San Isi­dro hay ma­yor nú­me­ro de po­li­cías por ha­bi­tan­tes que en San Juan de Lu­ri­gan­cho pe­ro el mi­nis­tro del In­te­rior no sa­be na­da o no ha­ce na­da, ¿Co­no­ce­rá Can­to Gran­de, Mo­tu­pe, Cam­poy?, son zo­nas de al­to ín­di­ce de de­lin­cuen­cia y ma­yor sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad… mien­tras la po­bla­ción to­le­re y no se pro­duz­ca con­vul­sión so­cial… si­ga­mos igual. Su­ce­dió el ca­so del ase­sor pre­si­den­cial en sa­lud cu­yos au­dios evi­den­cia­rían cla­ra­men­te gran­des ne­go­cia­dos eco­nó­mi­cos usan­do co­mo pre­tex­to la sa­lud del pue­blo; se ar­mó el es­cán­da­lo me­diá­ti­co a tra­vés de la pren­sa ha­bla­da y es­cri­ta, y hoy to­do ha amai­na­do, el tiem­po y “los que pue­den” se en­car­ga­rán de en­te­rrar la in­dig­na­ción so­cial; to­tal, es una de­ri­va­ción de la cul­tu­ra so­cial im­pues­ta “ro­ba pe­ro ha­ce obra”. Los cos­tos de los de­par­ta­men­tos pa­ra vi­vien­da son mu­cho más ca­ros en Li­ma que en otras ciu­da­des si­mi­la­res de La­ti­noa­mé­ri­ca, pre­cios in­fla­dos has­ta el 100 % de su va­lor real… es­tán “ajus­ta­dos a la ca­pa­ci­dad de pa­go de la po­bla­ción”… es­to es usu­ra y le lla­man le­yes de la ofer­ta y la de­man­da… a es­to le lla­man mo­der­nis­mo. Los ser­vi­cios pú­bli­cos de trans­por­te ur­bano del Me­tro­po­li­tano acor­da­dos por el Mu­ni­ci­pio de Li­ma Me­tro­po­li­ta­na son mu­cho más ca­ros que otras ciu­da­des me­tró­po­li llá­me­se Bue­nos Ai­res o Ciu­dad de Mé­xi­co don­de el ni­vel de vi­da es ma­yor y el pro­me­dio del sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res es ma­yor que el pe­ruano. ¿El al­cal­de ve­la por los in­tere­ses de las em­pre­sas de trans­por­te so­bre los de los ciu­da­da­nos? Sí pues, los pe­rua­nos to­le­ra­mos. Es que to­dos los go­bier­nos se han acos­tum­bra­do a ser reac­ti­vos y no pre­ven­ti­vos. La cul­tu­ra de pre­ven­ción no exis­te, de­be­ría ser una po­lí­ti­ca de Es­ta­do. La pre­ven­ción de con­flic­tos de­be ser par­te de es­ta; la pre­ven­ción de la usu­ra y del lu­cro des­me­di­do; la pre­ven­ción de la vio­len­cia y de la co­rrup­ción; la pre­ven­ción de los desas­tres y de las en­fer­me­da­des ca­tas­tró­fi­cas. Si el Go­bierno qui­sie­ra, po­dría desa­rro­llar una vas­ta po­lí­ti­ca de pre­ven­ción orien­ta­da al bie­nes­tar de sus ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.