¿QUO VADIS, PE­RÚ?

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Son tiem­pos de tormenta. Con una economía que ha­ce cru­jir los ma­de­ros de cu­bier­ta de esa bar­ca bien en­sam­bla­da –el mo­de­lo eco­nó­mi­co cons­trui­do a me­dia­dos de los no­ven­ta en los as­ti­lle­ros fu­ji­mo­ris­tas por los ar­qui­tec­tos Bo­lo­ña y Hur­ta­do Mi­ller– que na­ve­ga­ra triun­fan­te por océa­nos bo­rras­co­sos des­de en­ton­ces has­ta 2014, cuan­do el ti­mo­nel Hu­ma­la la con­du­jo por ma­res pla­ga­dos de ba­jos don­de ca­si en­ca­lla; con una so­cie­dad de­frau­da­da por su cla­se po­lí­ti­ca in­ca­paz de rein­ven­tar­se y de­jar atrás las ta­ras y co­rrup­te­las que han ca­rac­te­ri­za­do sus úl­ti­mas mus­tias dé­ca­das, con­ver­ti­da en una cas­ta sig­na­da por el lu­jo, el in­te­rés, la sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta y el des­me­di­do afán de fi­gu­ra­ción: con es­tos y otros pro­ble­mas car­ga­dos co­mo equi­pa­je de la de­mo­cra­cia, el tris­te re­sul­ta­do es que la ju­ven­tud de hoy mi­ra con de­sin­te­rés a es­te pa­tri­mo­nio de to­da so­cie­dad ci­vi­li­za­da que as­pi­re a vivir en paz y en un efi­cien­te Es­ta­do de de­re­cho. De es­te de­sen­can­to ge­ne­ra­li­za­do a la elec­ción de al­gún an­ti­sis­te­ma só­lo hay un pa­so. A me­nos que al­guien con va­lor y au­to­ri­dad mo­ral sa­que el pe­cho por la de­mo­cra­cia, es pro­ba­ble que en 2021 –si no es an­tes– el Pe­rú aca­be ca­yen­do en ma­nos de un po­pu­lis­ta ro­jo que arra­se con los 27 años de es­fuer­zo, te­són, sa­cri­fi­cio, per­se­ve­ran­cia y em­pren­di­mien­to que sal­va­ron al país de la quie­bra so­cio­eco­nó­mi­ca, en­ca­mi­nán­do­lo por la vía del pro­gre­so, la ilu­sión con re­duc­ción de po­bre­za y, so­bre to­do, la li­ber­tad. Mu­cho da­ño ha cau­sa­do la osa­día de tan­tos ven­de­do­res de cre­ce­pe­lo, esos po­lí­ti­cos far­san­tes que “so­lu­cio­nan” to­dos los ma­les al ciu­da­dano. Al fin del día se cuen­tan con los de­dos de una mano los po­lí­ti­cos que ver­da­de­ra­men­te han ser­vi­do a los pe­rua­nos. La enor­me ma­yo­ría for­ma par­te de una eli­te de inep­tos, im­pro­vi­sa­dos, pa­lan­ga­nas, im­pos­to­res y/o co­rrup­tos. Pe­ro la co­sa no que­da ahí. Los fun­cio­na­rios que sir­ven al Es­ta­do –de jue­ces su­pre­mos y su­pe­rio­res a ma­gis­tra­dos de pri­me­ra ins­tan­cia; des­de fis­ca­les a ge­ne­ra­les y co­man­dan­tes de la Po­li­cía; des­de di­rec­to­res y sub­di­rec­to­res mi­nis­te­ria­les has­ta el úl­ti­mo por­ta­plie­gos de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca; va­le de­cir, ca­si to­da la bu­ro­cra­cia– son en su gran ma­yo­ría de una me­dia­nía atroz. A es­to se de­be en bue­na me­di­da la in­for­ma­li­dad que con­du­ce a la in­efi­cien­cia, la in­do­len­cia y co­rrup­ción. Mien­tras no re­no­ve­mos la es­ca­sez men­tal de quie­nes nos go­bier­nan –au­to­ri­da­des elec­tas, otras de­sig­na­das– ape­lan­do a la Educación, se­gui­re­mos sien­do una na­ción ges­tio­na­da por pa­ya­sos. Pe­ro en vez de in­ver­tir to­do re­cur­so po­si­ble en ins­truir a la po­bla­ción –ne­ce­si­ta­mos de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res y dé­ca­das de en­se­ñan­za– es­te go­bierno, por ejem­plo, se da el lu­jo de des­pil­fa­rrar cuan­do me­nos US$20,000 mi­llo­nes en ele­fan­tiá­si­cos pro­yec­tos y gas­tos –pro­mo­vi­dos por el te­me­ra­rio hu­ma­lis­mo– que ja­más con­tri­bui­rán a sol­ven­tar nues­tro au­tén­ti­co pro­ble­ma: la ín­fi­ma ca­li­dad edu­ca­ti­va. Re­pa­se­mos: US$5,000 mi­llo­nes pa­ra IIRSA –ca­si no cir­cu­lan vehícu­los–; US$2,000 mi­llo­nes pa­ra los Pa­na­me­ri­ca­nos –ca­re­ce­mos de atle­tas–; US$5,000 mi­llo­nes pa­ra la re­fi­ne­ría Ta­la­ra –ca­si no pro­du­ci­mos pe­tró­leo-; US$7,000 mi­llo­nes pa­ra el Ga­so­duc­to del Sur –¿ener­gía ba­ra­ta pa­ra los chi­le­nos?–; US$2,000 mi­llo­nes pa­ra el ae­ro­puer­to Chin­che­ro –cues­tio­na­dos ca­pri­chi­tos aje­nos–. ¿Quo vadis, Pe­rú?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.