A EXTRADITAR PE­RO EL MUN­DO NO VA A TER­MI­NAR

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - MAR­TÍN BE­LAUN­DE MOREYRA

La ex­tra­di­ción es una fi­gu­ra ju­rí­di­ca de co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal de extraordinaria importancia por las di­men­sio­nes del te­rro­ris­mo, del crimen or­ga­ni­za­do, del nar­co­trá­fi­co y de la co­rrup­ción. Es­tas cua­tro la­cras es­tán ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­das en­tre sí. Son los cua­tro ji­ne­tes del Apo­ca­lip­sis del si­glo XXI. El te­rro­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co viven uno del otro. Así ocu­rre en el Pe­rú y ocu­rrió en Co­lom­bia si en efec­to lle­ga la paz con un acuer­do par­cha­do y re­men­da­do. En Ve­ne­zue­la el nar­co­trá­fi­co, te­rro­ris­mo, co­rrup­ción y crimen or­ga­ni­za­do se jun­tan en la cum­bre del go­bierno de Ma­du­ro. En el Pe­rú, du­ran­te la dé­ca­da del 90, es­tu­vi­mos muy cer­ca de con­ver­tir­nos en un nar­co-es­ta­do, con mi­nús­cu­la por cier­to. Pe­ro la caí­da de Mon­te­si­nos y, días des­pués de Fu­ji­mo­ri, im­pi­dió que lle­gá­ra­mos a esa la­men­ta­ble si­tua­ción. Aho­ra la na­ción pe­rua­na y el Es­ta­do a tra­vés de sus le­gí­ti­mos po­de­res de­ben rea­li­zar sus má­xi­mos es­fuer­zos, pa­ra que el país su­pere y se re­di­ma de la co­rrup­ción que nos ha azo­ta­do des­de los años 90 has­ta ha­ce po­co tiem­po. La ex­tra­di­ción no es otra co­sa que la co­la­bo­ra­ción en­tre los Es­ta­dos pa­ra cap­tu­rar a de­lin­cuen­tes pró­fu­gos o con­de­na­dos. En el pri­mer ca­so pa­ra juz­gar­los y en el se­gun­do, pa­ra en­car­ce­lar­los. Se ca­na­li­za a tra­vés de las can­ci­lle­rías u or­ga­nis­mos equi­va­len­tes, siem­pre que ha­ya si­do au­to­ri­za­da por el Po­der Judicial de ca­da país y acep­ta­da por el Eje­cu­ti­vo, que en la in­men­sa ma­yo­ría de los ca­sos tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra. La ex­tra­di­ción se cla­si­fi­ca en ac­ti­va y pa­si­va. Ac­ti­va cuan­do un país la so­li­ci­ta y pa­si­va cuan­do otro re­ci­be la so­li­ci­tud. Se tra­ta del an­ver­so y re­ver­so de la mis­ma me­da­lla. No hay ex­tra­di­ción ac­ti­va sin pa­si­va, en otras pa­la­bras, de­be ha­ber un país que la so­li­ci­ta y otro que la re­ci­be pa­ra acep­tar­la o re­cha­zar­la si cum­ple o no cier­tas exi­gen­cias mí­ni­mas. ¿Cuá­les son los re­qui­si­tos bá­si­cos de la ex­tra­di­ción? En esen­cia los si­guien­tes: 1) Do­ble in­cri­mi­na­ción, que el de­li­to por el cual se ex­tra­di­ta lo sea tan­to en el país re­qui­ren­te co­mo en el re­que­ri­do. 2) Que el de­li­to ten­ga un mí­ni­mo de pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad, ge­ne­ral­men­te dos años. 3) Que no ha­ya pres­cri­to. 4) Que no se tra­te de de­li­to po­lí­ti­co, co­ne­xo con el po­lí­ti­co o so­lo de­nun­cia­ble por ins­tan­cia de par­te. 5) Que el Es­ta­do re­qui­ren­te ga­ran­ti­ce el de­bi­do pro­ce­so y el cum­pli­mien­to de cier­tas con­di­cio­nes, por ejem­plo no tor­tu­rar. 6) Que exis­ta un tra­ta­do de ex­tra­di­ción o re­ci­pro­ci­dad. Co­men­ta­rio fi­nal: es­te Go­bierno mo­di­fi­có las nor­mas de ex­tra­di­ción, es­ta­ble­cien­do que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co sea la Au­to­ri­dad Central. Gra­ve error, de­be se­guir sien­do el Po­der Judicial, por­que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co acu­sa pe­ro no sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.