“El Inpe me ha de­ja­do so­la con un juicio pe­nal”

La sen­ten­cia­ron a un año de pri­sión sus­pen­di­da por su­pues­ta vul­ne­ra­ción del de­re­cho a la co­mu­ni­ca­ción del ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri.

Diario Expreso (Peru) - - Política - JUAN C. ÁNGELES MO­RENO Jua­nan­ge­les­ta@gmail.com

En 2014 el ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri re­apa­re­ció en los no­ti­cie­ros al re­ve­lar­se que se co­mu­ni­ca­ba con di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción des­de el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio Barbadillo, en la se­de de la Di­rec­ción de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les (Di­roes), en Ate Vi­tar­te. El epi­so­dio in­vo­lu­cró a la an­te­rior di­rec­to­ra del pe­nal, Katty del Águi­la; al di­rec­tor de la Re­gión Li­ma, Jo­sé Ca­ba­ni­llas No­rie­ga, y al je­fe del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Pe­ni­ten­cia­rio (Inpe), Jo­sé Luis Pérez Gua­da­lu­pe. El pa­sa­do mes de abril, Del Águi­la fue sen­ten­cia­da a un año de pri­sión sus­pen­di­da y otro año de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra ocu­par cual­quier car­go pú­bli­co. in­frac­ción. Eso es­tá es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo Nº 37 del ac­ta que re­ci­bió el se­ñor Fu­ji­mo­ri y su abo­ga­do, que en ese tiem­po era Pa­co Cas­ti­llo, don­de se­ña­la­ba a quié­nes se de­be di­ri­gir pa­ra el uso del te­lé­fono. En ese mo­men­to te­nía el res­pal­do de to­das las au­to­ri­da­des del Inpe. Las coor­di­na­cio­nes se via­bi­li­zan pa­ra ha­cer la re­ubi­ca­ción del te­lé­fono pú­bli­co, que es­ta­ba en el tó­pi­co y se uti­li­za­ba fue­ra del ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do, me­dian­te una eva­lua­ción con­jun­ta mo­ti­va­do por el per­so­nal es­pe­cia­li­za­do de Barbadillo. Sí. Se pi­dió al di­rec­tor re­gio­nal, Jo­sé Ca­ba­ni­llas, pa­ra que acep­te una re­ubi­ca­ción o una re­ins­ta­la­ción de otro te­lé­fono por­que el ar­tícu­lo Nº 37 in­di­ca que un equi­po de co­mu­ni­ca­ción de­be te­ner un identificador de lla­ma­da, ca­pa­ci­dad de re­cep­tor, sen­so­res o me­ca­nis­mos que el apa­ra­to no te­nía. El ex­pre­si­den­te pre­sen­tó un há­beas cor­pus por vul­ne­rar su de­re­cho a la co­mu­ni­ca­ción y co­men­zó un pro­ce­so en mi con­tra. El pa­sa­do abril me han cul­pa­do y me sen­ten­cia­ron a un año de pri­sión sus­pen­di­da y otro de in­ha­bi­li­ta­ción.

Se rea­li­za­ron los informes pa­ra po­ner en co­no­ci­mien­to del di­rec­tor re­gio­nal, Jo­sé Ca­ba­ni­llas, pa­ra que el te­lé­fono ten­ga lo dic­ta­do por el ar­tícu­lo Nº 37. Él de­bió re­vi­sar­lo pa­ra que pro­ce­da. El Inpe me ha de­ja­do so­la con un juicio pe­nal. Co­mo di­rec­to­ra del pe­nal te­nía el tra­ba­jo de man­te­ner la se­gu­ri­dad, bue­na ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro to­do era ba­jo la or­den del di­rec­tor re­gio­nal, quien en un mo­men­to di­jo que so­lo era una me­sa de par­tes. Él sa­bía de to­das las ne­ce­si­da­des del pe­nal. El cen­tro Barbadillo no tie­ne pre­su­pues­to, de qué ma­ne­ra que­rían que lo ges­tio­ne. Des­co­no­cía de al­gu­nas me­di­das ju­di­cia­les y fui ase­so­ra­da por per­so­nal del Inpe. Aho­ra di­cen que ac­tué so­la. Me han edu­ca­do con va­lo­res fé­rreos. Nun­ca he vio­la­do las nor­mas. Mi tra­yec­to­ria den­tro del Inpe es im­pe­ca­ble, in­clu­so pien­so que di­ri­gí Barbadillo por­que no soy co­rrup­ta. Es in­jus­to que me acu­sen. Al se­ñor Jo­sé Ca­ba­ni­llas le pre­gun­ta­ría por qué tie­ne una ac­ti­tud tan co­bar­de, que acep­te su error. Qui­sie­ra pe­dir que le­van­ten el se­cre­to de las co­mu­ni­ca­cio­nes del te­lé­fono y de él pa­ra que vean las lla­ma­das que hu­bo. Que re­ci­bí lla­ma­das don­de me or­de­na­ban per­mi­tir el in­gre­so de la em­pre­sa te­le­fó­ni­ca pa­ra que pro­ce­dan al re­ti­ro del te­lé­fono pú­bli­co y a su re­ubi­ca­ción, apar­te que “no obs­ta­cu­li­za­ra el tra­ba­jo del sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.