PLA­TA­FOR­MA DI­GI­TAL PA­RA EM­PREN­DE­DO­RES

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - RA­FAEL RO­ME­RO

Avan­za a paso fir­me y sos­te­ni­da­men­te una se­ria al­ter­na­ti­va a los con­te­ni­dos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de la se­ñal abierta de te­le­vi­sión y del ca­ble. Es­pe­cial­men­te a los con­te­ni­dos in­for­ma­ti­vos o no­ti­cio­sos que ya han caí­do en la ru­ti­na, tru­cu­len­cia, mor­bo y fal­ta de ve­ra­ci­dad. Esa al­ter­na­ti­va es la TV di­gi­tal que aho­ra, a tra­vés de pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos, le en­mien­da la pla­na a los ac­tua­les no­ti­cie­ros don­de no so­lo se evi­den­cian as­pec­tos tri­lla­dos sino don­de apa­re­cen y re­apa­re­cen los po­lí­ti­cos que pue­den con­tar­se con los de­dos de una mano pe­ro a quie­nes se les sue­le in­vi­ta a pe­sar de ser res­pon­sa­bles o cóm­pli­ces pa­si­vos del des­ma­dre de co­rrup­ción que vi­ve el país. Es de­cir, aque­llos con­gre­sis­tas que ha­ce diez o quin­ce años de­bie­ron fis­ca­li­zar, por ejem­plo, a em­pre­sas co­rrup­tas co­mo Ode­brecht, esos ca­na­les de ca­ble o se­ñal abierta los in­vi­tan a pon­de­rar so­bre di­cha cons­truc­to­ra bra­si­le­ña; man­te­nien­do así, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, un es­ta­blish­ment in­for­ma­ti­vo per­ver­so que no apues­ta por el cam­bio ni la in­no­va­ción. En el col­mo de la in­sen­sa­tez, esos mis­mos per­so­na­jes en un mis­mo día pue­den pa­sear­se de un ca­nal a otro y re­pe­tir las mis­mas mon­ser­gas en cuan­to set de te­le­vi­sión tra­di­cio­nal pon­gan los pies. No obs­tan­te, la op­ción pa­ra dar es­pa­cio a los nue­vos ros­tros de la po­lí­ti­ca sí se en­cuen­tra de ma­ne­ra fir­me y trans­pa­ren­te en las pla­ta­for­mas de la TV di­gi­tal. Dos ex­pe­rien­cias dig­nas de men­ción en es­te ca­ro ob­je­ti­vo de me­jo­ra de los con­te­ni­dos pe­rio­dís­ti­cos son las de EX­PRE­SO TV y Ga­ma­rra TV, don­de ade­más se evi­den­cia que la pre­sen­cia de los pro­ta­go­nis­tas de la no­ti­cia no es­tán ama­rra­dos a ar­go­llas me­diá­ti­cas ni a aque­llos in­tere­ses os­cu­ros que per­ma­ne­cen por dé­ca­das en­tre al­gu­nos me­dios de la te­le­vi­sión tra­di­cio­nal. Va­le de­cir, los men­cio­na­dos son es­pa­cios don­de es­tá pre­sen­te la voz de los re­pre­sen­tan­tes del te­ji­do so­cial, de las per­so­nas que sien­ten en car­ne y hue­so el abu­so del po­der. Pe­ro hay un avan­ce más con­tun­den­te, tie­nen con­te­ni­dos no­ti­cio­sos que no aten­tan con­tra la sa­lud del te­le­vi­den­te o con­su­mi­dor de me­dios, co­mo cuan­do des­de la te­le­vi­sión tra­di­cio­nal se ex­po­ne tri­lla­dos ac­ci­den­tes don­de pier­den la vi­da per­so­nas de la ter­ce­ra edad o ni­ños de las más di­ver­sas la­ti­tu­des del pla­ne­ta, o apa­re­cen lar­gos informes so­bre vio­la­cio­nes y ase­si­na­tos, agu­di­zan­do el mor­bo en la pan­ta­lla. Por eso, bien por las men­cio­na­das pla­ta­for­mas de TV di­gi­tal que, así co­mo en Eu­ro­pa o EE.UU., son una in­me­jo­ra­ble al­ter­na­ti­va a los vi­cios de la te­le­vi­sión tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.