NUE­VO GA­BI­NE­TE Y SIN VERICUETOS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

El go­bierno del pre­si­den­te Kuczyns­ki tu­vo en el mes de ju­lio, an­tes de su men­sa­je por Fies­tas Pa­trias, la opor­tu­ni­dad de re­fres­car su ga­bi­ne­te pa­ra aho­rrar­se el bo­chorno y el des­gas­te de una jor­na­da par­la­men­ta­ria, co­mo la del pa­sa­do jue­ves, que a to­das lu­ces iba a re­cha­zar la cues­tión de con­fian­za plan­tea­da por Za­va­la. La­men­ta­ble­men­te, en es­te co­mo en otros su­ce­sos de Es­ta­do, el Eje­cu­ti­vo mues­tra una ab­so­lu­ta fal­ta de re­fle­jos. No obs­tan­te, hoy se es­pe­ra que ju­ra­men­te el nue­vo ga­bi­ne­te y es­te no de­be­ría com­pli­car más las co­sas por lo que se re­quie­re que quie­nes tie­nen el ti­món de la ges­tión pú­bli­ca, no se va­yan por las ra­mas ha­cien­do más com­ple­jo el ag­gior­na­mien­to del Con­se­jo de Mi­nis­tros. Es de­cir, es­tá en la can­cha del go­bierno na­cio­nal el po­ner a mi­nis­tros que no pro­vo­quen ni agu­di­cen más las con­tra­dic­cio­nes fren­te al Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. Eso pa­sa por no ha­cer uso y abu­so de los nom­bres ya co­no­ci­dos que es­tu­vie­ron en el ga­bi­ne­te Za­va­la. Por tan­to, al mar­gen de lo que di­ga la Cons­ti­tu­ción, o los usos y cos­tum­bres pa­ra re­no­var un ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial, lo sen­sa­to es que no apa­rez­can per­so­nas cues­tio­na­das. En otras pa­la­bras, de­be echar­se mano de otros nom­bres por­que, en prin­ci­pio, na­die es im­pres­cin­di­ble, y a la vez Pa­la­cio de Go­bierno de­be­ría dar señales fir­mes de que no es bueno en­ca­pri­char­se con de­ter­mi­na­das per­so­nas co­mo an­tes lo hi­zo. Si no es mu­cho pe­dir, y si de ver­dad se res­pe­ta a la ma­yo­ría ciu­da­da­na, la Pre­si­den­cia de la Re­pu­bli­ca de­be­ría ha­cer el es­fuer­zo sin­ce­ro de re­mo­zar el Ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial con nue­vas per­so­nas, por­que si hay per­so­na­jes que ya no cuen­tan con la con­fian­za del Con­gre­so, va­le de­cir de la pro­pia po­bla­ción, por­que los con­gre­sis­tas al fi­nal de cuen­tas re­pre­sen­tan a la na­ción, en­ton­ces ya no de­be­rán apa­re­cer nue­va­men­te. En con­se­cuen­cia, es más se­rio ha­cer ju­ra­men­tar a mi­nis­tros que sean nue­vos de ver­dad. Aho­ra bien, qui­zás al­guien di­ga que el pri­mer man­da­ta­rio, Pe­dro Pablo Kuczyns­ki, no tie­ne mu­chos cua­dros a los cua­les re­cu­rrir, y aun cuan­do esta sea una real de­fi­cien­cia de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, no obs­tan­te ello si se quie­re evi­tar las ar­go­llas o el ami­guis­mo en el Eje­cu­ti­vo, en­ton­ces se de­be­ría bus­car los nom­bres que fal­tan den­tro del pro­pio par­ti­do Pe­rua­nos por el Kam­bio o en la an­cha ba­se di­ri­gen­cial del país. Lo sus­tan­ti­vo es que la po­lí­ti­ca no bus­que los vericuetos sino los ca­mi­nos fir­mes y sin ba­ches pa­ra no tro­pe­zar con la mis­ma pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.