LÍ­NEA DI­VI­SO­RIA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - CÉ­SAR CAM­POS R.

La cri­sis po­lí­ti­ca ge­ne­ra­da por el Go­bierno –al for­mu­lar una cues­tión de con­fian­za pa­ra to­do el Ga­bi­ne­te en so­li­da­ri­dad con la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, ame­na­za­da por una mo­ción de cen­su­ra de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria fu­ji­mo­ris­ta– era una op­ción que re­co­rría el cir­cui­to men­tal del pre­si­den­te Pe­dro Pablo Kuczysn­ki y al­gu­nos de sus alle­ga­dos ha­ce tiem­po. La gri­ta­ban des­de las tri­bu­nas o des­de las con­sul­to­rías ofi­cio­sas, va­rios ana­lis­tas. La con­te­nía un sec­tor del ofi­cia­lis­mo es­pe­ran­zan­do en la sen­sa­tez de los dis­cí­pu­los de Kei­ko. La fo­men­ta­ba des­de su in­su­la­ri­dad re­bel­de Ken­ji. La des­me­nu­za­ban los ca­te­drá­ti­cos del de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal pa­ra ha­cer vi­gen­tes sus ma­te­ria­les de en­se­ñan­za. ¿Cuál ha si­do en­ton­ces la sor­pre­sa? Se di­rá que la ima­gen de evi­tar­se se ofre­cía en fun­ción del cli­ma de diá­lo­go abier­to pro­pi­cia­do por los dos en­cuen­tros per­so­na­les en­tre el pri­mer man­da­ta­rio y la li­de­re­sa de Fuer­za Po­pu­lar, en di­ciem­bre 2016 y ju­lio 2017. Pe­ro a Dios se rue­ga y con el ma­zo se da. La caí­da de tres en­fa­ji­na­dos (uno por el me­ca­nis­mo de la cen­su­ra, otro por no re­ci­bir la con­fian­za plan­tea­da y el ter­ce­ro re­nun­cian­te an­tes de pa­de­cer la gua­da­ña con­gre­sal) que ha­bían si­do pues­tos so­bre las cuer­das por la apla­na­do­ra fu­ji­mo­ris­ta, pre­sa­gia­ba otra co­sa. Ma­ri­lú Mar­tens fue la ce­re­za en la tor­ta de la im­pa­cien­cia pa­la­cie­ga. La se­ño­ra, en ver­dad, na­da bri­llan­te ni im­pres­cin­di­ble. Pe­ro tam­po­co la res­pon­sa­ble ab­so­lu­ta de una huel­ga ma­gis­te­rial don­de va­rios aves­tru­ces fue­ron ha­bi­lí­si­mos en ocul­tar el ros­tro de sus com­pe­ten­cias mal lle­va­das: Fer­nan­do Za­va­la (co­mo pre­mier y ti­tu­lar de Eco­no­mía), su vi­ce­mi­nis­tro de Go­ber­nan­za Te­rri­to­rial (en­car­ga­do del mo­ni­to­reo de los con­flic­tos so­cia­les), el mi­nis­tro de Tra­ba­jo. El mis­mo Kuczyns­ki con su tor­pe re­cep­ción en la ca­sa de Pi­za­rro al sec­tor no re­pre­sen­ta­ti­vo de los maes­tros. La al­ter­na­ti­va se co­no­ce­rá hoy, no so­lo por los nom­bres de quie­nes re­em­pla­za­rán a los mi­nis­tros sa­lien­tes (Za­va­la y Mar­tens. Ade­lan­ta­rían tam­bién su sa­li­da Ma­ri­sol Pérez Te­llo y Ed­mer Tru­ji­llo, pre­vis­tos pa­ra ir­se en di­ciem­bre). Tam­bién por la ac­ti­tud de aco­ger per­so­na­li­da­des con ex­pe­rien­cia en la ope­ra­ción po­lí­ti­ca (to­car puer­tas, ten­der puen­tes, des­ha­cer­se de los ase­so­res “an­ti”, ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra, bue­nos co­mu­ni­ca­do­res). La lí­nea di­vi­so­ria es in­sis­tir en el tra­ba­jo de en­ten­der­se con el fu­ji­mo­ris­mo (si el fu­ji­mo­ris­mo lle­ga a en­ten­der tam­bién cuán­to pier­de con sus arro­gan­cias e im­po­si­cio­nes) o pa­tear el ta­ble­ro y ca­mi­nar ha­cia la di­so­lu­ción del Con­gre­so. Y an­tes de la di­so­lu­ción siem­pre pue­de ve­nir­se la va­can­cia pre­si­den­cial. Un za­fa­rran­cho por don­de se le mi­re. La suer­te es­tá echa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.