“EL SE­ÑOR ES COMPASIVO Y MI­SE­RI­COR­DIO­SO, PER­DO­NA TUS CULPAS…”

Diario Expreso (Peru) - - Especial - MONS. JO­SÉ LUIS DEL PA­LA­CIO

E sta­mos an­te el do­min­go vein­ti­cua­tro del tiem­po or­di­na­rio. La pri­me­ra lec­tu­ra es del li­bro del Ecle­siás­ti­co y nos di­ce: “La ira y la có­le­ra son des­pre­cia­bles y el pe­ca­dor los tie­ne den­tro”. To­dos te­ne­mos la ira, có­le­ra, sed de ven­gan­za, pe­ro el Se­ñor nos di­ce: “Per­do­na a tu pró­ji­mo el agra­vio, y en cuan­to lo pi­das, te se­rán per­do­na­dos tus pe­ca­dos…”. Es muy im­por­tan­te el per­dón. Hoy no nos per­do­na­mos nues­tros pe­ca­dos, y me­nos po­de­mos per­do­nar al otro y es­to re­per­cu­te en las re­la­cio­nes con los de­más. ¿Pi­des per­dón de tus pe­ca­dos? No te enojes con tu pró­ji­mo, re­cuer­da la alian­za que Dios ha he­cho con­ti­go. La úni­ca for­ma de en­con­trar re­po­so y un des­can­so en no­so­tros mis­mos es cuan­do pe­di­mos per­dón. Qui­zá aho­ra mis­mo sea la opor­tu­ni­dad de pe­dir per­dón a tu es­po­so, a tu es­po­sa, a tus hijos o a un ami­go. Re­con­cí­lia­te y re­cuer­da que pe­dir per­dón no es re­ba­jar­se, sino es ser más au­tén­ti­co, más ver­da­de­ro y más hom­bre. La se­gun­da lec­tu­ra de san Pablo a los Ro­ma­nos nos ha­bla que nin­guno de no­so­tros vi­ve pa­ra sí mis­mos y nin­guno mue­re pa­ra sí mis­mo. Por eso es muy im­por­tan­te re­fle­xio­nar y pre­gun­tar­nos ¿vi­ves pa­ra ti mis­mo? Hoy en nues­tra so­cie­dad vi­vi­mos pa­ra no­so­tros mis­mos, pa­ra nues­tros ca­pri­chos, pa­ra nues­tras ido­la­trías, pa­ra nues­tro amor al di­ne­ro y cuál es el re­sul­ta­do: La muer­te. Por eso Cris­to mu­rió y re­su­ci­tó pa­ra que fué­ra­mos vi­vos y no muer­tos. Es de­cir, pa­ra que triun­fe­mos so­bre nues­tros pe­ca­dos. Por eso di­ce el Ale­lu­ya que can­ta­mos an­tes del Evan­ge­lio: “Os doy un man­da­mien­to nue­vo que se amen unos a otros co­mo yo los he ama­do”. El Se­ñor nos man­da a amar y en el Evan­ge­lio sur­ge la pre­gun­ta: ¿cuán­tas ve­ces ten­go que per­do­nar si mi her­mano me ofen­de…has­ta sie­te ve­ces? Je­sús di­ce: “Yo te di­go se­ten­ta ve­ces sie­te”. La res­pues­ta con­tun­den­te de Je­sús nos in­vi­ta a per­do­nar siem­pre, por­que Dios te per­do­na a ti y a mí de nues­tros pe­ca­dos, y la ha­ce siem­pre, por­que in­fi­ni­ta es su mi­se­ri­cor­dia. En el Evan­ge­lio, el Se­ñor nos ilus­tra, a tra­vés de una pa­rá­bo­la có­mo ac­túa Dios. El Reino de los Cie­los es se­me­jan­te a un rey que qui­so ajus­tar cuen­tas con sus sier­vos. Uno de ellos de­bía 10,000 ta­len­tos, pe­ro co­mo no te­nía có­mo pa­gar, or­de­nó su se­ñor que fue­se ven­di­do él, su mu­jer y sus hijos y to­do cuan­to te­nía, y que se le pa­ga­se. En­ton­ces el sier­vo se echó a sus pies, y pos­tra­do le de­cía: "Ten pa­cien­cia con­mi­go, que to­do te lo pa­ga­ré." Mo­vi­do por la com­pa­sión, el se­ñor de aquel sier­vo le de­jó en li­ber­tad y le per­do­nó la deu­da. Al sa­lir de allí, aquel sier­vo se en­con­tró con uno de sus com­pa­ñe­ros, que le de­bía cien de­na­rios; le aga­rró y, aho­gán­do­le, le de­cía: "Pa­ga lo que de­bes". Su com­pa­ñe­ro, ca­yen­do a sus pies, le su­pli­ca­ba: "Ten pa­cien­cia con­mi­go, que ya te pa­ga­ré". Pe­ro él no qui­so, sino que fue y le echó en la cár­cel, has­ta que pa­ga­se lo que de­bía. Al ver sus com­pa­ñe­ros lo ocu­rri­do, se en­tris­te­cie­ron mu­cho, y fue­ron a con­tar a su se­ñor to­do lo su­ce­di­do. Su se­ñor en­ton­ces le man­dó lla­mar y le di­jo: "Sier­vo mal­va­do, yo te per­do­né a ti to­da aque­lla deu­da por­que me lo su­pli­cas­te. ¿No de­bías tú tam­bién com­pa­de­cer­te de tu com­pa­ñe­ro, del mis­mo mo­do que yo me com­pa­de­cí de ti?" Y en­co­le­ri­za­do su se­ñor le en­tre­gó a los ver­du­gos has­ta que pa­ga­se to­do lo que le de­bía. Es­to mis­mo ha­rá con vo­so­tros mi Pa­dre ce­les­tial, si no per­do­náis de co­ra­zón ca­da uno a vues­tro her­mano. Por eso her­ma­nos, el Se­ñor nos in­vi­ta a una co­sa muy im­por­tan­te, a per­do­nar de co­ra­zón y ex­pe­ri­men­ta­rás có­mo se re­cons­tru­ye tu ma­tri­mo­nio. Por eso el can­to del Sal­mo 102 que can­ta­mos que di­ce: “El Se­ñor es compasivo y mi­se­ri­cor­dio­so, per­do­na tus culpas, tus en­fer­me­da­des, res­ca­ta tu vi­da de la fo­sa y col­ma de gra­cia y de ter­nu­ra”. Por qué es compasivo y mi­se­ri­cor­dio­so. Por­que per­do­na y no guar­da ren­cor al­guno y no nos tra­ta se­gún nues­tros pe­ca­dos y nues­tros de­li­tos. Por eso, ani­mo her­ma­nos, que Cris­to que ha re­su­ci­ta­do y tie­ne po­der pa­ra re­con­ci­liar­te con tu enemi­go, con aquel que tie­ne al­go con­tra ti, an­da y re­con­cí­lia­te con él y te ha­brás ga­na­do la fe­li­ci­dad, te ha­brás ga­na­do el po­der dor­mir bien, ha­brás ga­na­do más ami­gos. Áni­mo y que la ben­di­ción es­té con to­dos us­te­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.