Fir­mes ha­cia el Mun­dial

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Para la Blan­qui­rro­ja el re­sul­ta­do, tras el en­cuen­tro con la se­lec­ción de Ar­gen­ti­na, ha si­do más que aus­pi­cio­so. El ca­mino ha­cia el Mun­dial de Ru­sia 2018 ya es­tá apla­na­do para el equi­po pe­ruano, la al­ga­ra­bía es in­des­crip­ti­ble y lo que que­da para el pró­xi­mo 10 de oc­tu­bre fren­te al 11 de Co­lom­bia se­rá so­lo po­ner la ce­re­za en­ci­ma del chan­tilly. Ha­ce po­co las es­pe­ran­zas se per­dían, la crí­ti­ca y la frus­tra­ción se ha­cían evi­den­tes, pe­ro el sis­te­ma cla­si­fi­ca­to­rio de lar­go alien­to apli­ca­do a las Eli­mi­na­to­rias de Ru­sia 2018 per­mi­tió que el tiem­po ju­ga­ra a nues­tro fa­vor y se pa­sa­ra de las úl­ti­mas po­si­cio­nes en la que nos en­con­trá­ba­mos al lu­gar en el que aho­ra nos ubi­ca­mos. Ese es­pí­ri­tu de­por­ti­vo, con­cre­ta­men­te fut­bo­lís­ti­co, es digno de sa­lu­dar­se y ce­le­brar­se, ha­bien­do de­mos­tra­dos los jóvenes fut­bo­lis­tas de nues­tro país que el tem­pe­ra­men­to y la de­ter­mi­na­ción per­so­na­les cons­ti­tu­yen un ca­pi­tal in­va­lo­ra­ble que ha­ce pa­tria en sucesos co­mo el vi­vi­do en la vís­pe­ra. Efec­ti­va­men­te, se tra­ta del de­por­te más po­pu­lar del mun­do ca­paz de mo­ver pa­sio­nes na­cio­na­les, y así ha ocu­rri­do con más de 31 mi­llo­nes de pe­rua­nos que, pe­se a las di­fi­cul­ta­des y al­ti­ba­jos co­no­ci­dos, no de­ja­ron de alen­tar a su Se­lec­ción. Por su­pues­to que al­gu­nos ana­lis­tas se­ña­lan en to­das las la­ti­tu­des del pla­ne­ta que el fút­bol con­tri­bu­ye a la bue­na ima­gen de una na­ción e in­clu­so a la eco­no­mía de cual­quier Es­ta­do, pues no se tra­ta de un en­tu­sias­mo hue­co sino de una ener­gía mo­vi­li­za­do­ra de las ac­cio­nes, de­ci­sio­nes y em­pren­di­mien­tos no so­lo de per­so­nas na­tu­ra­les sino tam­bién de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas o pri­va­das que conforman una co­lec­ti­vi­dad. En un mo­men­to co­mo el vi­vi­do ayer es cuan­do de­ci­mos que la Blan­qui­rro­ja es ben­di­ta, por­que une co­ra­zo­nes, por­que ha­ce que las emo­cio­nes pe­rua­nas vi­bren no so­lo den­tro de nues­tro te­rri­to­rio na­cio­nal sino don­de un pe­ruano se en­cuen­tre en cual­quie­ra de los cin­co con­ti­nen­tes. Ni ha­blar de la for­ma y la gran pa­sión co­mo se ha en­to­na­do el Himno Na­cio­nal en los lu­ga­res más inima­gi­na­bles de la tie­rra, en par­ti­cu­lar en pla­zas ar­gen­ti­nas, y más aún al saborear el éxi­to de la Se­lec­ción Pe­rua­na. Men­ción apar­te me­re­ce la ac­tua­ción del di­rec­tor téc­ni­co Ri­car­do Al­ber­to Ga­re­ca Nar­di y el plan­tel que lo acom­pa­ña, pues lo­gra­ron el ob­je­ti­vo, y aho­ra ellos han es­cri­to otra pá­gi­na his­tó­ri­ca en La Bom­bo­ne­ra, des­de aquel le­jano 1969 an­tes de pa­sar al Mun­dial de México 70. La fe es im­por­tan­te por lo que aho­ra tie­ne que ve­nir, por eso no ba­jar la guar­dia y tra­ba­jar con te­són para los re­tos in­me­dia­tos, no so­lo en el fút­bol sino en to­do or­den de co­sas.

En un mo­men­to co­mo el vi­vi­do ayer es cuan­do de­ci­mos que la Blan­qui­rro­ja es ben­di­ta, por­que une co­ra­zo­nes, por­que ha­ce que las emo­cio­nes pe­rua­nas vi­bren no so­lo den­tro de nues­tro te­rri­to­rio na­cio­nal sino don­de un pe­ruano se en­cuen­tre en cual­quie­ra de los cin­co con­ti­nen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.