Pe­tro­pe­rú: ¿Quo va­dis?

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Pa­ra un país con anemia y des­nu­tri­ción la si­tua­ción no es­tá pa­ra ca­pri­chos ni dispendios, de­fec­tos que de­be pa­rar en se­co la je­fa del Ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial, pues es inad­mi­si­ble que un pro­yec­to co­mo el de la re­fi­ne­ría de Ta­la­ra pa­se a cos­tar de US$ 1,330 mi­llo­nes a más de US$ 5,400 mi­llo­nes, y peor cuan­do los in­gre­sos so­lo se­rían de US$ 2,000 mi­llo­nes. Es­to es más cues­tio­na­ble cuan­do ya se ha trans­fe­ri­do más de US$ 400 mi­llo­nes del di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes a Pe­tro­pe­rú pa­ra re­pa­rar el oleo­duc­to Nor­pe­ruano.

L as co­sas no an­dan bien en el te­ma ener­gé­ti­co na­cio­nal. Es ho­ra de en­cen­der to­das las aler­tas en el vi­ce­mi­nis­te­rio de Ener­gía, en la co­mi­sión de Ener­gía del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca y en una Con­tra­lo­ría que to­da­vía ca­mi­na me­dio des­fa­sa­da y des­ubi­ca­da. En­ci­ma de eso uno de los más al­tos ex­fun­cio­na­rios de Pe­tro­pe­rú apa­re­ce aho­ra co­mo un gran “ami­go” de Ode­brecht y con cuen­tas en An­do­rra, en­tre otros en­jua­gues y men­jun­jes. Pe­ro du­ran­te el go­bierno na­cio­na­lis­ta, esa ges­tión de los Hu­ma­la y los He­re­dia, se fes­ti­nó to­do pa­ra en­gan­char a la na­ción con una su­pues­ta mo­der­ni­za­ción de la re­fi­ne­ría de Ta­la­ra, que ade­más de te­ner los pre­cios in­fla­dos, es inopor­tu­na, es una in­ver­sión ca­ren­te de sus­ten­to es­tra­té­gi­co y nos de­ja­ría pren­da­dos a to­dos con una deu­da a ban­que­ros in­ter­na­cio­na­les. Por tan­to, Pe­tro­pe­rú tie­ne que ex­pli­car mu­chas co­sas y en el campo po­lí­ti­co la nue­va pre­si­den­ta del Con­se­jo de Mi­nis­tros, Mer­ce­des Aráoz, quien in­clu­so es­ta se­ma­na va al Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca en pos del vo­to de con­fian­za. Pre­ci­sa­men­te, en la edi­ción de ayer pu­bli­ca­mos un am­plio in­for­me del eco­no­mis­ta Juan Men­do­za en el cual per­ma­ne­ce de pie una pre­gun­ta con­cre­ta acer­ca de si di­cha en­ti­dad es­tá fi­nan­cian­do el cri­men de Ta­la­ra a tra­vés de las al­zas de la ga­so­li­na. ¿Hay aca­so una re­la­ción en­tre los ga­so­li­na­zos y la deu­da pa­ra la re­fi­ne­ría? No sea­mos men­te­ca­tos y re­cor­de­mos que el go­bierno de Hu­ma­la, res­pec­to del cual el pre­si­den­te Kuczyns­ki apa­re­ce con vo­ca­ción con­ti­nuis­ta, otor­gó en li­ci­ta­ción el Ga­so­duc­to del Sur a un con­sor­cio li­de­ra­do por Ode­brecht y es en es­te con­tex­to en el que tam­bién se ele­vó el cos­to de la mo­der­ni­za­ción de Ta­la­ra a una ci­fra es­ca­lo­frian­te don­de la la­va­da cues­ta más ca­ra que la ca­mi­sa, ha­bi­da cuen­ta que más ba­ra­to nos sa­le im­por­tar pe­tró­leo que re­fi­nar­lo den­tro de nues­tras fronteras. Pa­ra un país con anemia y des­nu­tri­ción la si­tua­ción no es­tá pa­ra ca­pri­chos ni dispendios, de­fec­tos que de­be pa­rar en se­co la je­fa del Ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial, pues es inad­mi­si­ble que un pro­yec­to co­mo el de la re­fi­ne­ría de Ta­la­ra pa­se a cos­tar de US$ 1,330 mi­llo­nes a más de US$ 5,400 mi­llo­nes, y peor cuan­do los in­gre­sos so­lo se­rían de US$ 2,000 mi­llo­nes. Es­to es más cues­tio­na­ble cuan­do ya se ha trans­fe­ri­do más de US$ 400 mi­llo­nes del di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes a Pe­tro­pe­rú pa­ra re­pa­rar el oleo­duc­to Nor­pe­ruano. No obs­tan­te, las co­sas lle­gan al lí­mi­te cuan­do re­ci­bi­mos de par­te de Pe­tro­pe­rú la ga­so­li­na más ca­ra fren­te a otros paí­ses de la re­gión, pues es­tá afec­tan­do con su in­efi­cien­cia la eco­no­mía de 31 mi­llo­nes de pe­rua­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.