Ha­cen jus­ti­cia A PNP Y FF.AA.

Par­la­men­to aprue­ba ano­che por ma­yo­ría in­sis­ten­cia de au­tó­gra­fa ob­ser­va­da por el Eje­cu­ti­vo.

Diario Expreso (Peru) - - PORTADA -

El Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, sea en sus de­ba­tes por co­mi­sio­nes o en el Pleno, no es­tá pa­ra dar­se el lu­jo de per­der el tiem­po. En es­ta ho­ra don­de de­be arre­ciar la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, las coor­di­na­cio­nes con el Eje­cu­ti­vo pa­ra em­po­de­rar a la Co­mi­sión La­va Ja­to, o cuan­do to­dos los pe­rua­nos te­ne­mos que ata­car la vio­len­cia ca­lle­je­ra, la anemia in­fan­til y la in­for­ma­li­dad en to­das sus for­mas, los con­gre­sis­tas no pue­den en­tram­par­se en di­mes y di­re­tes ab­sur­dos.

Pri­me­ro es­tá el país y el ser­vi­cio al con­tri­bu­yen­te que con sus im­pues­tos bus­ca so­lu­ción a los pro­ble­mas na­cio­na­les más ur­gen­tes, por lo que re­sul­ta ne­ce­sa­rio que las au­to­ri­da­des, sean del Par­la­men­to o del go­bierno na­cio­nal, ejer­zan con más res­pon­sa­bi­li­dad y se­rie­dad sus fun­cio­nes con el ob­je­ti­vo de no en­tram­par sus ele­va­das ta­reas de Es­ta­do en me­dio de fra­ses chis­to­sas y di­chos ofen­si­vos.

Es­to es lo que ha ocu­rri­do, por ejem­plo, en un de­ba­te del Con­gre­so que ha da­do co­mo re­sul­ta­do que el con­gre­sis­ta Yonhy Les­cano, de Ac­ción Po­pu­lar, de­nun­cie an­te la Co­mi­sión de Éti­ca

Par­la­men­ta­ria a sus co­le­gas de Fuer­za

Po­pu­lar, Úr­su­la Le­to­na y Héc­tor Be­ce­rril, de­bi­do a un cho­que de pa­la­bras en el cual in­clu­so la re­pre­sen­tan­te po­pu­lis­ta se le lla­mó “Can­tin­flas”.

Se­ño­res, en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, y en el mis­mo con­tex­to del de­ba­te par­la­men­ta­rio en el que se pro­du­jo ese in­ci­den­te, los de­no­mi­na­dos “pa­dres de la pa­tria” de­ben evi­tar es­ta suer­te de des­li­ces co­lec­ti­vos, y en su lu­gar tie­nen que res­pe­tar su in­ves­ti­du­ra; peor to­da­vía si se tra­ta del res­pe­to al pú­bli­co y de la con­si­de­ra­ción a sus elec­to­res, pues no pue­den ge­ne­rar pér­di­da de tiem­po, más gas­tos ni tam­po­co pue­den dis­traer a la na­ción con pue­ri­les es­ce­nas. En con­se­cuen­cia, por más in­ten­so que sea un de­ba­te en el Con­gre­so o por más pro­vo­ca­ción que ha­ya de un la­do o del otro en­tre las ban­ca­das par­la­men­ta­rias, tie­ne que pri­mar la sin­dé­re­sis y el au­to­con­trol pa­ra no ha­cer cha­co­ta y no en­fras­car­se en pe­leas de ca­lle­jón. No obs­tan­te, al­guien po­dría de­cir que es­tas co­sas ocu­rren en to­dos los Par­la­men­tos del mun­do, pue­de ser, pe­ro no es eso una jus­ti­fi­ca­ción an­te la gra­ve­dad de pro­ble­mas que tie­ne el país en es­te mo­men­to. Ade­más, mal de to­dos, con­sue­lo de ton­tos.

Fi­nal­men­te, ele­var el ni­vel del de­ba­te y ha­cer pe­da­go­gía po­lí­ti­ca es res­pon­sa­bi­li­dad de los pro­pios par­la­men­ta­rios, y más aún des­de una co­mi­sión co­mo la de Cons­ti­tu­ción, otro­ra es­pa­cio de gran­des de­ba­tes ju­rí­di­cos y po­lí­ti­cos, don­de es­tu­vie­ron, por ejem­plo, Luis Al­ber­to Sán­chez, An­drés Town­send, Ro­ber­to Ra­mí­rez del Vi­llar o Ernesto Alay­za, por ci­tar a al­gu­nos.

Pri­me­ro es­tá el país y el ser­vi­cio al con­tri­bu­yen­te que con sus im­pues­tos bus­ca so­lu­ción a los pro­ble­mas na­cio­na­les más ur­gen­tes, por lo que re­sul­ta ne­ce­sa­rio que las au­to­ri­da­des, sean del Par­la­men­to o del go­bierno na­cio­nal, ejer­zan con más res­pon­sa­bi­li­dad y se­rie­dad sus fun­cio­nes con el ob­je­ti­vo de no en­tram­par sus ele­va­das ta­reas de Es­ta­do en me­dio de fra­ses chis­to­sas y di­chos ofen­si­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.