La ver­dad por más du­ra que sea

Diario Expreso (Peru) - - EDITORIAL -

Lo di­jo sin ta­pu­jos Jo­sef Mai­man: “Odebrecht te­nía la mano lle­na de so­bres”. Esa es una fra­se que re­ve­la una pa­té­ti­ca reali­dad y so­bre to­do la co­rrup­ción en las más al­tas es­fe­ras de la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca del país.

Por eso re­sul­ta im­pos­ter­ga­ble que se pu­bli­que to­do lo que de­cla­ran Mar­ce­lo Odebrecht y sus re­pre­sen­tan­tes en el Pe­rú, prin­ci­pal­men­te Jor­ge Ba­ra­ta, en­tre otros de sus fun­cio­na­rios fa­vo­ri­tos, con tal de que se co­noz­ca -sin tra­duc­to­res ni me­dias ver­da­des- la real mag­ni­tud de sus se­ña­la­mien­tos y acu­sa­cio­nes al es­ta­blish­ment po­lí­ti­co pe­ruano.

En es­te es­ce­na­rio, an­te los di­chos del tris­te­men­te cé­le­bre Mar­ce­lo, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, de­be­ría ser el más in­tere­sa­do en que se es­cla­rez­ca su re­la­ción de lar­ga da­ta con Odebrecht, es­pe­cial­men­te des­de que fue mi­nis­tro de Eco­no­mía y lue­go pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros del go­bierno de Ale­jan­dro To­le­do, has­ta el 2011, tiem­po en el cual -se­gún el ex CEO de Odebrecht- se le fi­nan­ció par­te de la cam­pa­ña elec­to­ral.

De ma­ne­ra que so­lo con la pu­bli­ca­ción de las de­cla­ra­cio­nes de Odebrecht se po­drá sa­ber to­da la ver­dad y se de­ja­rá de es­tar ad­mi­nis­tran­do en po­cas do­sis la in­for­ma­ción que en­tre­gan las au­to­ri­da­des, es­to por la sa­lud del país. Pe­ro el pro­ble­ma se tor­na ma­yor pa­ra el pri­mer man­da­ta­rio des­de que no so­lo es­tu­vo en­tre “los fa­vo­ri­tos” de Odebrecht, a los cua­les se les de­bía apor­tar fon­dos pa­ra su pro­pa­gan­da elec­to­ral del 2011, sino que tam­bién se le se­ña­la ha­ber si­do con­tra­ta­do co­mo “con­sul­tor” de la cons­truc­to­ra ca­rio­ca.

En aras de la trans­pa­ren­cia del pro­pio tra­ba­jo de la Fis­ca­lía, se­rá alec­cio­na­dor que el am­plio pú­bli­co na­cio­nal se in­for­me con la pu­bli­ca­ción in ex­ten­so de las de­cla­ra­cio­nes del pa­sa­do jue­ves 9 de no­viem­bre en Cu­ri­ti­ba, adon­de acu­die­ron los fis­ca­les pe­rua­nos. De otro la­do, po­drán de­cir al­gu­nos que el se­ñor Kuczyns­ki ha po­di­do ser ase­sor de Odebrecht sin pro­ble­mas por­que eso lo hi­zo en tan­to de­jó de ser mi­nis­tro en el año 2006; no obs­tan­te, esa re­la­ción con­trac­tual de to­dos mo­dos echa som­bras a su ges­tión, pues di­ce mu­cho de las com­pli­ca­das co­ne­xio­nes del ac­tual je­fe de Es­ta­do con la cues­tio­na­da cons­truc­to­ra. Ob­via­men­te que la mu­jer del Cé­sar no so­lo tie­ne que ser­lo sino tam­bién pa­re­cer­lo, y to­do es­te epi­so­dio lo que ha­ce es las­ti­mar la in­ves­ti­du­ra pre­si­den­cial. Aho­rré­mos­le más sin­sa­bo­res al país y eso se lo­gra­rá, más allá de cual­quier men­sa­je a la li­ge­ra, con la ab­so­lu­ta ver­dad que ex­pre­se el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Por lo pron­to su car­ta en­via­da a la Co­mi­sión La­va Ja­to no coin­di­ce con lo re­ve­la­do por Odebrecht.

De ma­ne­ra que so­lo con la pu­bli­ca­ción de las de­cla­ra­cio­nes de Odebrecht se po­drá sa­ber to­da la ver­dad y se de­ja­rá de es­tar ad­mi­nis­tran­do en po­cas do­sis la in­for­ma­ción que en­tre­gan las au­to­ri­da­des, es­to por la sa­lud del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.