¡Mi­llo­na­rio por un día!

Diario Expreso (Peru) - - POLÍTICA - MA­DE­LEI­NE OSTERLING LETTS

ni­ca­men­te el día que re­ci­bes el má­gi­co plás­ti­co te sien­tes in­men­sa­men­te ri­co, pe­ro al al­tí­si­mo cos­to de per­der tu li­ber­tad. Muy preo­cu­pan­te que más de 1.2 mi­llo­nes de pe­rua­nos uti­li­cen su tar­je­ta de cré­di­to pa­ra re­ti­rar efec­ti­vo, con ta­sas de in­te­rés que, en al­gu­nos ca­sos, bor­dean el 200 % anual. Más in­quie­tan­te aún, que es­te si­len­cio­so pro­ce­so de as­fi­xia eco­nó­mi­ca no ten­ga vuel­ta atrás por­que el por­cen­ta­je de tar­je­taha­bien­tes es­cla­vi­za­dos a sus deu­das, no pa­ra de cre­cer, de la mano con la ta­sa de mo­ro­si­dad. ¡Es una bom­ba de tiem­po, pe­ro na­die le­van­ta la aler­ta!

Al­gu­nas re­fle­xio­nes:

Sor­pren­den­te­men­te, los re­ti­ros de efec­ti­vo son más nu­me­ro­sos en pro­vin­cias, don­de el uso de tar­je­ta de cré­di­to co­mo me­dio de pa­go no es muy ex­ten­di­do. Si los ban­cos se dan el tra­ba­jo de co­lo­car tar­je­tas de cré­di­to per­so­na­les, ¿por qué en si­mul­tá­neo no me­jo­ran sus con­di­cio­nes pa­ra afi­liar un ma­yor nú­me­ro de es­ta­ble­ci­mien­tos? Sim­ple, ley de mí­ni­mo es­fuer­zo pa­ra la mis­ma ren­ta­bi­li­dad.

La SBS sos­tie­ne que su la­bor es su­per­vi­sar que las en­ti­da­des ban­ca­rias y fi­nan­cie­ras cum­plan con las re­gu­la­cio­nes y man­ten­gan la su­fi­cien­te so­li­dez co­mo pa­ra res­pon­der fren­te a los aho­rris­tas, an­te ab­so­lu­ta­men­te cual­quier even­tua­li­dad. Es­gri­men que no tie­nen nin­gu­na fa­cul­tad pa­ra in­ter­ve­nir en la disciplina del gas­to de los con­su­mi­do­res y que, al fi­nal, es un te­ma de ofer­ta, de­man­da y ries­go. Los in­tere­ses ca­ros res­pon­den a la ca­pa­ci­dad de pa­go del clien­te.

Sin em­bar­go, la SBS no pue­de mi­rar des­de el bal­cón co­mo se de­te­rio­ra el po­ten­cial cre­di­ti­cio de los pe­rua­nos. De­be­ría ha­ber cier­to con­trol res­pec­to de los con­su­mi­do­res de ba­jos in­gre­sos o subem­plea­dos que son cap­ta­dos y em­bru­ja­dos (con en­ga­ños y es­pe­jis­mos) co­mo clien­tes, a sa­bien­das que los ex­po­nen a un es­pi­ral de en­deu­da­mien­to que les re­sul­ta­rá im­pa­ga­ble.

El aho­go fi­nan­cie­ro de una fa­mi­lia es cal­do de cul­ti­vo de la vio­len­cia do­més­ti­ca y ges­ta de de­lin­cuen­cia ju­ve­nil, ade­más de fo­men­tar in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y una se­rie de fa­len­cias so­cia­les. Si mi­la­gro­sa­men­te cla­si­fi­ca­mos al Mun­dial, se es­pe­ra una reac­ti­va­ción de la eco­no­mía, pe­ro cui­da­do, que ello no im­pli­que que los pe­rua­nos si­gan in­flan­do su bur­bu­ja cre­di­ti­cia, la fac­tu­ra so­cial po­dría ser muy al­ta.

La ban­ca­ri­za­ción es in­dis­pen­sa­ble pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. El cré­di­to es una he­rra­mien­ta muy útil pa­ra com­ba­tir la po­bre­za, siem­pre y cuan­do se con­ce­da con res­pon­sa­bi­li­dad y no por cum­plir con una mé­tri­ca cor­po­ra­ti­va. De­cía el pres­ti­gia­do eco­no­mis­ta ca­na­dien­se John Ken­neth Gal­braith que “El pro­ce­so me­dian­te el cual los ban­cos crean di­ne­ro es tan sim­ple que la men­te la re­cha­za” ¡En el Pe­rú, se con­fir­ma esa gran ver­dad!

(i) (ii)

Más in­quie­tan­te aún, que es­te si­len­cio­so pro­ce­so de as­fi­xia eco­nó­mi­ca no ten­ga vuel­ta atrás por­que el por­cen­ta­je de tar­je­taha­bien­tes es­cla­vi­za­dos a sus deu­das, no pa­ra de cre­cer, de la mano con la ta­sa de mo­ro­si­dad.

(III) (iv)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.