Con­su­mar la re­gu­la­cion MA­NUEL AN­DRÉS CA­MINO PA­JA­RES

Diario Expreso (Peru) - - JUDICIAL -

Fal­ta po­co tiem­po pa­ra ter­mi­nar el año, y la ame­na­za de su­frir un nue­vo Ni­ño cos­te­ro en la zo­na nor­te del Pe­rú es una po­si­bi­li­dad que de­be­ría alar­mar al Go­bierno. Su­mé­mos­le a es­to la ab­sur­da re­nun­cia del ex­je­fe de la Au­to­ri­dad pa­ra la Re­cons­truc­ción con Cam­bios, se­ñor Pa­blo de la Flor, y ten­dre­mos una pers­pec­ti­va aún más de­sola­do­ra pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos del nor­te. Si un as­pec­to bueno tie­ne la men­cio­na­da re­nun­cia es el ha­ber pues­to la mi­ra­da en el es­ce­na­rio de la re­gio­na­li­za­ción, un pro­ce­so aún por con­su­mar­se. De la Flor di­jo que el atra­so en las obras de re­cons­truc­ción en La Li­ber­tad y Piu­ra se de­bía a que las “ca­pa­ci­da­des de los go­bier­nos re­gio­na­les y lo­ca­les no fun­cio­nan”. ¿Por qué no creer­le? El que exis­tan de­mo­ras de más de 100 días so­la­men­te pa­ra li­ci­tar una obra, y de re­ma­te, que es­ta sea ob­je­ta­da por la Contraloría, nos ha­bla de lo al­to que es­tá re­mon­tan­do la in­com­pe­ten­cia en los go­bier­nos re­gio­na­les. Se­gún la Cons­ti­tu­ción y las le­yes nor­ma­ti­vas, es­tas au­to­ri­da­des fue­ron crea­das pa­ra pla­ni­fi­car el desa­rro­llo re­gio­nal, eje­cu­tar pro­yec­tos de in­ver­sión pú­bli­ca, pro­mo­ver ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que ele­ven la ca­li­dad de vi­da de la gen­te, etc., pe­ro has­ta hoy no cum­plen con su co­me­ti­do. Es una enor­me in­jus­ti­cia y una cla­mo­ro­sa fal­ta de res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos de los ha­bi­tan­tes de pue­blos co­mo Ca­ta­caos, el que si­gan vi­vien­do en las mis­mas pau­pé­rri­mas con­di­cio­nes en que los de­jó el pa­sa­do Ni­ño cos­te­ro. ¿Dón­de es­tá la so­li­da­ri­dad de los go­ber­na­do­res re­gio­na­les pa­ra con sus go­ber­na­dos? ¿Dón­de es­tán sus ca­pa­ci­da­des pa­ra eje­cu­tar sin di­la­cio­nes es­tas ur­gen­tes obras? Al pre­si­den­te Kuczyns­ki le co­rres­pon­de­ría con­su­mar el pro­ce­so de re­gio­na­li­za­ción li­de­ran­do una cam­pa­ña a ni­vel na­cio­nal, pa­ra in­for­mar y per­sua­dir a los ciu­da­da­nos de lo con­ve­nien­te que se­ría la in­te­gra­ción de los ac­tua­les de­par­ta­men­tos en cua­tro o cin­co gran­des re­gio­nes. De es­ta for­ma po­dría con­vo­car­se a un nue­vo re­fe­rén­dum co­mo vía de con­sul­ta, uno que a di­fe­ren­cia del efec­tua­do en el 2005, dé co­mo res­pues­ta el Sí. Esa se­ría la úni­ca ma­ne­ra de aca­bar con es­tos feu­dos, mu­chos de ellos mo­tea­dos por la bu­ro­cra­cia inep­ta y la co­rrup­ción. Te­nien­do es­tas ma­cro­rre­gio­nes, pre­vis­tas en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co de la re­gio­na­li­za­ción, que­da­ría por mo­di­fi­car otro as­pec­to no­ci­vo del vi­gen­te pro­ce­so, el re­la­ti­vo a la de­sig­na­ción de los go­ber­na­do­res. Lo sen­sa­to se­ría que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca los de­sig­ne en for­ma di­rec­ta, tal co­mo es en Chi­le, y de­jar ya de ele­gir­los en vo­ta­cio­nes don­de el que tie­ne más di­ne­ro ga­na. Has­ta pa­ra ser gua­chi­mán se exi­gen cier­tos re­qui­si­tos, en cam­bio pa­ra ser go­ber­na­dor re­gio­nal, li­te­ral­men­te cual­quie­ra pue­de ser­lo, lo cual es una fa­ta­li­dad, o si no, vea­mos a los nu­me­ro­sos go­ber­na­do­res pre­sos, pró­fu­gos o pro­ce­sa­dos que hay. De­sig­nán­do­los, se po­dría es­co­ger a los más ca­pa­ci­ta­dos me­dian­te un es­cru­pu­lo­so con­cur­so de mé­ri­tos. A la par se de­be es­ta­ble­cer tam­bién la ca­rre­ra pú­bli­ca en los go­bier­nos re­gio­na­les, pa­ra que de­jen de ser la me­dio­cre ofi­ci­na de em­pleos del cau­di­llo que ga­na. Es­pe­re­mos que el pre­si­den­te Kuczyns­ki ten­ga el co­ra­je ne­ce­sa­rio pa­ra con­su­mar la ac­tual re­gio­na­li­za­ción, con los cam­bios pro­pues­tos. Cam­bios que po­drían ge­ne­rar al­gu­nas pro­tes­tas or­ga­ni­za­das por los pro­pios afec­ta­dos, pe­ro que a la lar­ga pro­di­ga­rán bie­nes­tar en aque­llos pue­blos más ne­ce­si­ta­dos.

De es­ta for­ma po­dría con­vo­car­se a un nue­vo re­fe­rén­dum co­mo vía de con­sul­ta, uno que a di­fe­ren­cia del efec­tua­do en el 2005, dé co­mo res­pues­ta el Sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.