A 10 años de su par­ti­da

Su pre­sen­cia en el pe­rio­dis­mo e in­des­ma­ya­ble ta­rea ma­gis­te­rial lo hi­zo fe­liz.

Diario Expreso (Peru) - - CULTURAL - C. ALFREDO VIGNOLO G. DEL V.

Qué rá­pi­do ha pa­sa­do una dé­ca­da, si pa­re­ce que fue ayer cuan­do por úl­ti­ma vez be­sé su fren­te y apre­té mis ma­nos con las su­yas, po­co an­tes que en­tra­ra en la quie­tud Eter­na. Te­nían la man­se­dum­bre de pa­lo­mas can­sa­das y la arro­gan­cia en­hies­ta, igual que cuan­do las veía­mos tra­que­tean­do la Re­ming­ton, que siem­pre so­na­ba en el es­cri­to­rio de la ca­sa y que hoy só­lo re­pi­ca si­len­cio­sa en nues­tras men­tes.

Mi pa­dre no es­tá fí­si­ca­men­te con no­so­tros, lo lle­va­mos en nues­tro co­ra­zón, men­te y pen­sa­mien­to, co­mo una pre­sen­cia la­ten­te y per­ma­nen­te, por to­do lo que él fue, co­mo pa­dre, es­po­so, abue­lo, ami­go y lo que sim­bo­li­zó pa­ra el Pe­rio­dis­mo Na­cio­nal. Su pa­la­bra siem­pre fue cau­ta, fran­ca y doc­ta, tan­to que tras­lu­ció per­fec­ta­men­te su pen­sa­mien­to, sin re­mien­dos ni ocul­ta­ción. La ta­rea ma­gis­te­rial en la que es­tu­vo em­be­bi­do por más de me­dio si­glo, es la más ri­ca y vas­ta fuen­te tes­ti­mo­nial de su no­ta­ble per­so­na­li­dad y en­tre­ga ha­cia los de­más.

Él ha muer­to, en fa­se in­sos­la­ya­ble de su des­tino. Pe­ro allí es­tá su es­pí­ri­tu en ca­da li­bro, en ca­da ar­tícu­lo que es­cri­bió, au­tén­ti­co, in­con­fun­di­ble, en la obra que lo pe­ren­ni­za por siem­pre, co­mo an­tor­cha del pe­rio­dis­mo de­cen­te y éti­co que per­du­ra­rá en el tiem­po con­mi­go y con mi hi­jo Fran­ces­co, en las tres ge­ne­ra­cio­nes de Vignolo pe­rio­dis­tas, pe­ro ja­más po­dre­mos ser más de lo que él fue, un após­tol del Pe­rio­dis­mo.

Ya no lo ve­mos más en el es­cri­to­rio de la ca­sa le­yen­do al­gún li­bro con el fiel “Ne­gro”, su en­greí­do o en el jar­dín de la “cho­la”, co­mo le de­cía a mi que­ri­da ma­dre, el amor de to­da su vi­da y que com­par­tió ca­si por me­dio si­glo, ya no co­me­re­mos ra­vio­les o la­sag­nas y to­ma­re­mos vino tin­to en una tar­de cual­quie­ra, ro­dea­dos de lo pri­mor­dial y bá­si­co que es la fa­mi­lia; des­de su cús­pi­de de glo­ria con­ti­nuó sen­ci­llo, ge­ne­ro­so, mo­des­to, due­ño de una so­la am­bi­ción, col­ma­da: es­cri­bir sin tre­gua.

Mi pa­dre fue lla­ma­do un 14 de no­viem­bre del 2007 -ha­ce una dé­ca­da-. Sus ojos co­mo el de mi ado­ra­da nie­ta Fio­re­lla que des­pe­dían des­te­llos es­par­cían afec­to, amor, bon­dad, sen­ci­llez, ter­nu­ra y fran­que­za con ca­da pa­la­bra que bro­ta­ba de sus la­bios, se ce­rra­ron inexo­ra­ble­men­te pa­ra siem­pre, en ese sue­ño de en­sue­ño que es la muer­te, pa­ra es­tar a la dies­tra del Se­ñor.

Mu­rió po­bre, pe­ro fe­liz, por­que nun­ca qui­so ser ri­co. Él te­nía la ri­que­za aden­tro, en sí mis­mo; era la ri­que­za que le sa­cia­ba con es­plen­di­dez: es­cri­bir, dic­tar cla­se, en­se­ñar, era su ar­te, el re­go­ci­jo es­pi­ri­tual que dis­fru­ta­ba y com­par­tía y que es de­ber mío y de mi hi­jo Fran­ces­co y los hi­jos de mis hi­jos con­ti­nuar en es­ta bre­ga ge­ne­ra­cio­nal de man­te­ner el ape­lli­do li­ga­do al Pe­rio­dis­mo, por el sen­de­ro de la do­cen­cia y la de­cen­cia que él nos in­cul­có.

Mi pa­dre fue un hom­bre de paz, con­cor­dia y to­le­ran­cia, cual­quie­ra sea el acon­te­ci­mien­to que ocu­rra. Pen­só y ac­tuó en sin­to­nía per­fec­ta con su con­cien­cia, bus­can­do el equi­li­brio que ase­gu­re el de­ber ser, el res­plan­dor de la ra­zón, la ne­ce­sa­ria ar­mo­nía y el va­lor de la jus­ti­cia.

Y a es­ta vo­ca­ción unía una ob­se­sión que pro­cla­ma­ba con te­na­ci­dad: la éti­ca pe­rio­dís­ti­ca. Su sa­lu­da­ble ob­se­sión por el te­ma lo lle­vó a com­po­ner un Có­di­go de Éti­ca Pe­rio­dís­ti­ca que ofre­ció al Co­le­gio de Pe­rio­dis­tas del Pe­rú (CPP), pe­ro se­ría la Fe­de­ra­ción de Pe­rio­dis­tas del Pe­rú (FPP) la que lo adop­ta­ría. Los pe­rio­dis­tas se reunie­ron en el año 2001 pa­ra su XXII Con­gre­so Na­cio­nal y acor­da­ron lla­mar­lo Alfredo Vignolo Mal­do­na­do, una dis­tin­ción más de la lar­ga lis­ta de re­co­no­ci­mien­tos que re­ci­bió. Pe­ro el me­jor ho­me­na­je que le hi­cie­ron fue la adop­ción, re­pe­ti­mos, de su Có­di­go de Éti­ca.

Ha­ce una dé­ca­da Alfredo Vignolo Mal­do­na­do par­tió a la eter­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.