An­ti­ci­pa­mos el éxo­do ve­ne­zo­lano

Diario Expreso (Peru) - - EDITORIAL -

Era pre­vi­si­ble ha­ce tiem­po pe­ro mu­chos no qui­sie­ron acep­tar el ni­vel de de­gra­da­ción hu­ma­na al cual se di­ri­gía Ve­ne­zue­la con el mo­de­lo cha­vis­ta y la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Al­gu­nos sec­to­res me­so­crá­ti­cos, círcu­los de la iz­quier­da “snob” y opi­nó­lo­gos “naif” de con­ta­dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción cre­ye­ron que exa­ge­rá­ba­mos, pe­ro EX­PRE­SO des­de un ini­cio lo tu­vo muy cla­ro: la su­per­vi­vien­via en Ve­ne­zue­la ter­mi­na­ría por ex­plo­tar­le en la ca­ra a to­dos los paí­ses de la re­gión. Es de­cir, aque­llos que pen­sa­ban que la si­tua­ción in­ter­na de Ve­ne­zue­la es­ta­ba dis­tan­te de nues­tras fron­te­ras hoy tie­nen que co­rre­gir sus li­bre­tos. Ob­via­men­te no nos re­fe­ri­mos a la zur­da de las con­sig­nas ra­di­ca­les, mar­xis­tas, le­ni­nis­tas o maoís­tas, sino que alu­di­mos a los cán­di­dos de siem­pre, aque­llos que tie­nen un pie en el mue­lle y otro en el bar­co; aque­llos que no se de­fi­nen pe­ro que le sir­ven de fur­gón de co­la al so­cia­lis­mo tras­no­cha­do y de­ci­mo­nó­ni­co, que in­clu­so es­tán me­ti­dos en sec­to­res “light” de la ciu­da­da­nía y en me­dios de pren­sa, ra­dio y te­le­vi­sión.

Son esos que aho­ra, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con sus si­len­cios tam­bién sir­ven de co­ri­feos de las po­lí­ti­cas cha­vis­tas y pu­bli­cis­tas en­cu­bier­tos de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro, des­co­no­cien­do cla­mo­ro­sa­men­te los pre­cep­tos de la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad fren­te al éxo­do de fa­mi­lias en­te­ras que de­jan Ve­ne­zue­la, en el me­jor de los ca­sos, pues lo co­mún es que so­lo po­cos miem­bros de un ho­gar emi­gren bus­can­do tra­ba­jo pa­ra so­bre­vi­vir y con lo po­co que ob­ten­gan re­me­sar di­ne­ro a sus fa­mi­lia­res que se que­da­ron den­tro del in­fierno en el que se ha con­ver­ti­do la tie­rra llanera.

Fui­mos el pri­mer me­dio de co­mu­ni­ca­ción que aco­gió a di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, pro­fe­sio­na­les y em­pre­sa­rios ve­ne­zo­la­nos, y jun­tos aler­ta­mos del gra­ve pro­ble­ma que se pre­sen­ta­ba no so­lo pa­ra pro­pios sino tam­bién pa­ra ex­tra­ños, y des­de las co­lum­nas de opi­nión de EX­PRE­SO se an­ti­ci­pó a nues­tros lec­to­res y se­gui­do­res de nues­tras re­des so­cia­les acer­ca del pa­no­ra­ma dan­tes­co que ven­dría so­bre Ve­ne­zue­la y aho­ra son va­rias las na­cio­nes ve­ci­nas que re­ci­ben a mi­les de se­res hu­ma­nos que so­lo bus­can es­ca­par del in­fierno cha­vis­ta.

No obs­tan­te, dos son los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que se han con­ver­ti­do en la ta­bla de sal­va­ción pre­fe­ri­da pa­ra cien­tos de mi­les de ve­ne­zo­la­nos, y esos son Pe­rú y Co­lom­bia; aun­que la pro­ble­má­ti­ca ya es de to­da Amé­ri­ca y así lo en­tien­de el Gru­po de Li­ma, que aho­ra le exi­ge al go­bierno de Ma­du­ro un nue­vo ca­len­da­rio elec­to­ral y la de­bi­da con­si­de­ra­ción an­te el pro­ble­ma hu­ma­ni­ta­rio ge­ne­ra­do por un cha­vis­mo pla­ga­do de ma­to­nes y co­rrup­tos.

Aque­llos que pen­sa­ban que la si­tua­ción in­ter­na de Ve­ne­zue­la es­ta­ba dis­tan­te de nues­tras fron­te­ras hoy tie­nen que co­rre­gir sus li­bre­tos. Ob­via­men­te no nos re­fe­ri­mos a la zur­da de las con­sig­nas ra­di­ca­les, mar­xis­tas, le­ni­nis­tas o maoís­tas, sino que alu­di­mos a los cán­di­dos de siem­pre, aque­llos que tie­nen un pie en el mue­lle y otro en el bar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.