Des­or­den y des­con­cier­to

Diario Expreso (Peru) - - POLÍTICA - MAR­COS IBAZETA MA­RINO

Al pa­re­cer has­ta aho­ra na­die en el Go­bierno, en el Con­gre­so, ni en el sis­te­ma de jus­ti­cia es­tá cons­cien­te de la mag­ni­tud del da­ño pro­vo­ca­do con la co­rrup­ción que pu­dre to­do el ám­bi­to na­cio­nal, por las em­pre­sas bra­si­le­ñas que, sin pri­sa y sin pau­sa, fue­ron apro­pián­do­se de nues­tro es­pec­tro po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal, pa­ra ir co­lo­can­do tí­te­res en los más al­tos ni­ve­les de po­der y, a tra­vés de ellos, con­tro­lar ca­si to­da nues­tra eco­no­mía.

Se ad­ju­di­ca­ron ca­si el cien por cien­to de las obras pú­bli­cas y de aso­cia­cio­nes pú­bli­co pri­va­das que re­que­rían las más al­tas in­ver­sio­nes, co­mo por ejem­plo Ol­mos (tras­va­se y rie­go), Ga­so­duc­to Sur, In­te­ro­ceá­ni­ca, re­pre­sas de gran mag­ni­tud, ca­rre­te­ras en ge­ne­ral, etc., es de­cir, de to­dos los me­ga­pro­yec­tos ur­ba­nos y ru­ra­les.

Na­die ha cues­tio­na­do la ca­li­dad en la eje­cu­ción de las obras en men­ción sino la ma­ne­ra en que se ob­tu­vo la ad­ju­di­ca­ción de las mis­mas y de la vo­ca­ción de­lic­ti­va de mu­chos de nues­tros go­ber­nan­tes y fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Lo real es que, pa­ra eje­cu­tar las obras, las em­pre­sas bra­si­le­ñas re­que­rían de pro­vee­do­res de bie­nes y ser­vi­cios, co­mo trans­por­te, al­qui­ler de ma­qui­na­ria, ter­ce­ri­za­ción la­bo­ral, et­cé­te­ra, que ob­te­nía de em­pre­sas pe­rua­nas que su­ma­ban cien­tos, con de­ce­nas de mi­les de pues­tos de tra­ba­jo que per­mi­tía a mu­chas fa­mi­lias sol­ven­tar el sus­ten­to diario me­jo­ran­do su ni­vel de vi­da.

Si bien es cier­to que los de­li­tos de los eje­cu­ti­vos de una em­pre­sa con­vier­ten a es­ta en res­pon­sa­ble ci­vil pa­ra el re­sar­ci­mien­to del da­ño, la cues­tión es evi­tar que las me­di­das em­plea­das pa­ra el re­sar­ci­mien­to del da­ño no ge­ne­ren ma­yor da­ño que aquel que se pre­ten­de re­sar­cir. En vez de uti­li­zar las me­di­das cau­te­la­res pre­vis­tas en nues­tra le­gis­la­ción, co­mo la in­ter­ven­ción en re­cau­da­ción, en ad­mi­nis­tra­ción, ad­mi­nis­tra­ción di­rec­ta, con vee­do­res o sin ellos, com­bi­nan­do me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar el re­sar­ci­mien­to sin da­ñar el mer­ca­do sa­can­do abrup­ta­men­te de es­te a una em­pre­sa sol­ven­te, al Go­bierno se le ocu­rrió dic­tar el fa­mo­so De­cre­to Su­pre­mo 003 que es un mo­nu­men­to a la in­ca­pa­ci­dad.

Las em­pre­sas cues­tio­na­das man­tie­nen sus ad­mi­nis­tra­cio­nes y so­lo se les im­pi­de trans­fe­rir sus ac­ti­vos, pe­ro pa­ra­li­zán­do­se to­das las obras en cur­so. Es­ta pa­ra­li­za­ción se te­nía que ex­ten­der a los pro­vee­do­res na­cio­na­les que tam­bién ob­te­nían fi­nan­cia­mien­to del sis­te­ma ban­ca­rio pa­ra sus ope­ra­cio­nes, deu­das que ya no pue­den pa­gar y tam­po­co man­te­ner a sus trabajadores, ca­si ca­yen­do en la quie­bra aque­llas y es­tos sin em­pleo.

Es­ta­mos ca­si en pa­rá­li­sis y el te­ma sien­do com­ple­jo exi­ge res­pues­tas de ca­li­dad.

Si bien es cier­to que los de­li­tos de los eje­cu­ti­vos de una em­pre­sa con­vier­ten a es­ta en res­pon­sa­ble ci­vil pa­ra el re­sar­ci­mien­to del da­ño, la cues­tión es evi­tar que las me­di­das em­plea­das pa­ra el re­sar­ci­mien­to del da­ño no ge­ne­ren ma­yor da­ño que aquel que se pre­ten­de re­sar­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.