Lo que la CIDH no pue­de ha­cer

Diario Expreso (Peru) - - JUDICIAL - BEATRIZ ME­JÍA MO­RI

La Corte In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos fue crea­da el 22 de no­viem­bre de 1969, al sus­cri­bir­se la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, en cu­yo ar­tícu­lo 62 se le es­ta­ble­ció co­mo com­pe­ten­cia, la de co­no­cer cual­quier ca­so re­la­ti­vo a la in­ter­pre­ta­ción y apli­ca­ción de es­ta Con­ven­ción. Pe­rú sus­cri­bió es­ta Con­ven­ción acep­tan­do la com­pe­ten­cia de la Corte el 27 de ju­lio de 1977, en 1978 fue apro­ba­da por De­cre­to Ley Nº 22231.

La pro­pia Con­ven­ción le se­ña­la a la Corte re­qui­si­tos pa­ra co­no­cer cual­quier ca­so en su ar­tícu­lo 61.2, que se ha­yan ago­ta­do los pro­ce­di­mien­tos pre­vis­tos en los ar­tícu­los 48 a 50, re­fe­ri­dos al rol pre­li­mi­nar de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos y su tra­to pro­ce­sal pre­vio con el Es­ta­do y las víc­ti­mas, bus­can­do un acuer­do amis­to­so, y ase­gu­ran­do el cum­pli­mien­to del re­qui­si­to del ago­ta­mien­to de las vías pre­vias en la ju­ris­dic­ción in­ter­na, co­mo lo es­ta­ble­ce el Re­gla­men­to de la Co­mi­sión en su ar­tícu­lo 32.d.

La Corte y la Co­mi­sión de­mues­tran una pa­ra­do­ja fun­cio­nal, una pri­me­ra eta­pa don­de fue­ron el am­pa­ro de las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en Amé­ri­ca, y la más re­cien­te en que se es­tán con­vir­tien­do en los ór­ga­nos ju­di­cia­les in­ter­na­cio­na­les de la dic­ta­du­ra del Nue­vo Or­den Mun­dial, im­po­nien­do los cri­te­rios de una sub­cul­tu­ra que pre­ten­de do­mi­nar la vi­da de los pue­blos, vul­ne­ran­do los de­re­chos hu­ma­nos re­co­no­ci­dos por la Con­ven­ción.

Con ese fin han desa­rro­lla­do la irres­pe­tuo­sa idea de que ellos pue­den de­ter­mi­nar su com­pe­ten­cia, ba­jo la

“re­gla de la com­pe­ten­cia de la com­pe­ten­cia”, es de­cir co­no­cer lo que quie­ran y co­mo quie­ran, pre­ten­dien­do con­ver­tir­se en le­gis­la­do­res su­pra­na­cio­na­les, lo cual ade­más de ser su­ma­men­te pe­li­gro­so, vul­ne­ra la so­be­ra­nía de los Es­ta­dos. No pue­de pues la Corte obli­gar a los Es­ta­dos a apro­bar el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, ni dis­po­ner el ar­chi­va­mien­to de un pro­ce­di­mien­to cons­ti­tu­cio­nal en trá­mi­te, co­mo tam­po­co pue­de anu­lar, vía se­gui­mien­to a la eje­cu­ción de una sen­ten­cia, una re­so­lu­ción su­pre­ma del pre­si­den­te de un Es­ta­do par­te, así no es­te­mos de acuer­do con su con­te­ni­do, por­que vul­ne­ran los pro­ce­di­mien­tos cons­ti­tu­cio­na­les in­ter­nos y quie­bran el Or­den Cons­ti­tu­cio­nal. Sa­lir­se de la com­pe­ten­cia de la Corte no es so­lu­ción, sino de­man­dar el de­re­cho de los pue­blos a te­ner jue­ces de de­re­chos hu­ma­nos in­de­pen­dien­tes y con la más al­ta au­to­ri­dad mo­ral co­mo lo dispone el art. 52 de la Con­ven­ción, y a no de­ber cum­pli­mien­to de re­so­lu­cio­nes que vul­ne­ran los Tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les.

Sa­lir­se de la com­pe­ten­cia de la Corte no es so­lu­ción, sino de­man­dar el de­re­cho de los pue­blos a te­ner jue­ces de de­re­chos hu­ma­nos in­de­pen­dien­tes y con la más al­ta au­to­ri­dad mo­ral co­mo lo dispone el art. 52 de la Con­ven­ción, y a no de­ber cum­pli­mien­to de re­so­lu­cio­nes que vul­ne­ran los Tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.