El Con­gre­so y la Corte IDH

Diario Expreso (Peru) - - OPINIÓN - MAR­TÍN BE­LAUN­DE MOREYRA

En es­te ca­so co­mo en el in­dul­to a Fu­ji­mo­ri, es­ta­mos fren­te a “la mis­ma vie­ja his­to­ria” de la can­ción Ca­sa­blan­ca, pe­ro los miem­bros de la Corte no son los ac­to­res de ese ro­mán­ti­co film, sino om­ni­po­ten­tes ju­ris­con­sul­tos. Y “la mis­ma vie­ja his­to­ria” se re­pro­du­ce per­ma­nen­te­men­te cum­plien­do el mi­la­gro de ser an­ti­gua y mo­der­na. ¿Có­mo en­fren­tar es­te pro­ble­ma? Hay con­gre­sis­tas par­ti­da­rios de ig­no­rar o desaca­tar el pro­nun­cia­mien­to de la Corte IDH que or­de­na ar­chi­var la acu­sa­ción en trá­mi­te con­tra cua­tro ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC). El ra­zo­na­mien­to se­ría muy sim­ple. El TC no so­lo se equi­vo­có sino trans­gre­dió nor­mas pe­na­les, al in­ter­pre­tar los al­can­ces de la fir­ma de un ex­ma­gis­tra­do pa­ra dar­le un sen­ti­do dis­tin­to al vo­to que él ha­bía fir­ma­do. ¿Las fir­mas son in­ter­pre­ta­bles? No. Las fir­mas es­tán o no es­tán, y si lo es­tu­vie­ran, lo úni­co que ca­be de­ter­mi­nar es si son fal­sas o au­tén­ti­cas. En es­te úl­ti­mo ca­so no hay na­da in­ter­pre­ta­ble y por lo tan­to el pe­di­do de acla­ra­ción de­bió ser ar­chi­va­do por el TC. Pe­ro no lo fue y ahí em­pie­za un vie­jo y nue­vo pro­ble­ma res­pec­to del ca­so de los pe­na­les ocu­rri­do en 1987. ¿Cuál es la com­pe­ten­cia de la Corte IDH, pa­ra aco­ger un pe­di­do de cua­tro ma­gis­tra­dos del TC pa­ra que se ar­chi­ve la acu­sa­ción que se les ha for­mu­la­do en el Con­gre­so? ¿La so­be­ra­nía del Pe­rú es­tá por de­ba­jo de di­cha Corte? De acuer­do al cues­tio­na­do fa­llo que or­de­na el ar­chi­va­mien­to, sí lo es­tá. La Re­pú­bli­ca del Pe­rú en es­tos mo­men­tos es un Es­ta­do súb­di­to de la Corte, so­me­ti­da a sus dic­ta­dos. El Con­trol Con­ven­cio­nal de las le­yes y de la Cons­ti­tu­ción así lo in­di­ca cla­rí­si­ma­men­te. La Corte IDH pue­de in­ter­ve­nir en cual­quier asun­to pe­ruano, así no hu­bie­re una im­pug­na­ción an­te ella, por­que di­cha Corte lo pue­de to­do. La Cons­ti­tu­ción, las le­yes del Pe­rú, el Re­gla­men­to del Con­gre­so, cual­quier sen­ten­cia firme de tri­bu­na­les pe­rua­nos, no es na­da fren­te a la Corte IDH o en to­do ca­so es su­ple­to­ria. A gran­des ma­les, gran­des re­me­dios. La Corte IDH no tie­ne for­ma de eje­cu­tar sus pro­pios fa­llos a me­nos que de­le­gue esa fun­ción en el Es­ta­do pe­ruano o pre­ten­da pa­sar por en­ci­ma de él. Po­dría even­tual­men­te di­ri­gir­se a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la OEA pa­ra acu­sar al Pe­rú. Fren­te a esa gra­ve si­tua­ción se re­quie­re un pro­nun­cia­mien­to de uni­dad na­cio­nal, hoy to­da­vía inexis­ten­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.