In­te­rés su­pe­rior del ni­ño

Diario Expreso (Peru) - - OPINIÓN - LUIS SÁN­CHEZ GON­ZA­LES

En la ac­tua­li­dad es­te es un te­ma controversial a raíz que mu­chas fa­mi­lias en pleno si­glo XXI no han in­ter­na­li­za­do en su men­te y co­ra­zón que los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes de­ben ser es­cu­cha­dos y res­pe­ta­das sus de­ci­sio­nes cuan­do es­tás no afec­tan de mo­do al­guno la di­ná­mi­ca fa­mi­liar, sino to­do lo con­tra­rio ali­men­tan los la­zos afec­ti­vos con los pa­dres y la fa­mi­lia.

El con­cep­to del in­te­rés su­pe­rior del ni­ño no tie­ne que ver na­da con la for­ma de pen­sar con pa­dres y fa­mi­lia, que sos­te­nían y sos­tie­nen que los ni­ños y ado­les­cen­tes tie­nen que obe­de­cer a los pa­dres o a uno de ellos sin crí­ti­cas ni mur­mu­ra­cio­nes por el sim­ple he­cho que son los pa­dres. Es­ta per­cep­ción de la re­la­ción pa­terno fi­lial ha cam­bia­do to­tal­men­te en el ce­re­bro de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y del es­pí­ri­tu de la pro­pia ley, que am­pa­ra la de­ci­sión del me­nor, más aún cuan­do se tra­ta de te­mas de fa­mi­lia, co­mo te­nen­cia de me­no­res, pa­tria po­tes­tad, ré­gi­men de vi­si­tas y per­mi­so de me­no­res. Las au­to­ri­da­des se en­cuen­tran en la obli­ga­ción de es­cu­char a los me­no­res y ba­jo esa pers­pec­ti­va to­mar la de­ci­sión más ade­cua­da.

El ca­so que les voy a co­men­tar se tra­ta de una pa­re­ja que fue­ron cón­yu­ges, ac­tual­men­te di­vor­cia- dos por la inafec­ti­vi­dad y frial­dad de la exes­po­sa y por mo­ti­vos de va­ca­cio­nes los hi­jos via­ja­ron al ex­tran­je­ro y uno de los hi­jos, el me­nor de on­ce años, de­ci­dió que­dar­se por dos se­ma­nas pa­ra re­ci­bir el cum­plea­ños del pa­dre, ori­gi­na­ria­men­te la ma­dre se opu­so, pe­ro el pa­dre del me­nor le ex­pli­có a la ma­dre, exes­po­sa, que no te­nía na­da de ma­lo que el me­nor se que­da­ra unos días más, la ma­dre ter­ca y ma­ni­pu­la­do­ra se ne­ga­ba, has­ta que el me­nor ha­bló por te­lé­fono con la ma­dre y le di­jo que desea­ba que­dar­se con su pa­dre y pa­sar su cum­plea­ños al la­do de él. La ma­dre a re­ga­ña­dien­tes acep­tó, no le que­da­ba otra, pe­ro en el fon­do no lo sen­tía de esa ma­ne­ra, tan es así que cuan­do lle­gó al ae­ro­puer­to el abue­lo di­jo las si­guien­tes pa­la­bras: có­mo es po­si­ble que los hi­jos me­no­res to­men de­ci­sio­nes des­obe­de­cien­do a la ma­dre. Pe­ro ese abue­lo so­la­men­te vio la for­ma, pe­ro no el fon­do, en el sen­ti­do de que el nie­to que­ría es­tar al la­do de su pa­dre el día de su cum­plea­ños, lo cual no afec­ta­ba a na­die, to­do lo con­tra­rio re­for­za­ba el amor en­tre pa­dre e hi­jo. Si­tua­ción que el abue­lo y la ma­dre no tu­vie­ron ca­pa­ci­dad afec­ti­va de sen­tir­lo así y oja­lá con el tiem­po los se­res hu­ma­nos sien­tan y pien­sen di­fe­ren­te por el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.