De­re­cho de ac­ce­so a la jus­ti­cia am­bien­tal

Diario Expreso (Peru) - - ECONOMÍA - PATTY AL­TA­MI­RANO D.

La pre­sión en el mun­do por con­tar con fa­llos jus­tos en ca­sos don­de uno de los afec­ta­dos es el me­dio am­bien­te ha lo­gra­do que se creen tri­bu­na­les y juz­ga­dos am­bien­ta­les. Sin em­bar­go, es­tos avan­ces po­drían co­rrer el ries­go de ser “le­tra muer­ta” si el Es­ta­do y sus re­pre­sen­tan­tes no tie­nen la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de po­ner­las en prác­ti­ca sin caer en fa­vo­ri­tis­mos, o ig­no­rar­los. Por ello, hay que sa­lu­dar el re­cien­te anun­cio de crear el pri­mer Juz­ga­do Am­bien­tal del Pe­rú, que co­men­za­ría a fun­cio­nar en mar­zo en la ciu­dad de Puer­to Mal­do­na­do, Ma­dre de Dios. Jus­to don­de ocu­rren ac­ti­vi­da­des de mi­ne­ría ile­gal y otros de­li­tos. Lo in­tere­san­te en el juz­ga­do am­bien­tal pe­ruano es que el tri­bu­nal tra­ba­ja­rá con pro­ce­sos ya ju­di­cia­li­za­dos, lo cual sig­ni­fi­ca que son ca­sos con­clui­dos por la Po­li­cía y la Fis­ca­lía.

Un he­cho des­ta­ca­ble, co­mo lo men­cio­nó la mi­nis­tra del Am­bien­te, es que “la crea­ción del juz­ga­do am­bien­tal es una mues­tra del com­pro­mi­so mul­ti­sec­to­rial en­tre los po­de­res del Es­ta­do pa­ra to­mar ac­cio­nes con­cre­tas y ar­ti­cu­la­das pa­ra afron­tar de­li­tos am­bien­ta­les”.

Pa­ra ejer­cer el de­re­cho de ac­ce­so a la jus­ti­cia am­bien­tal, hay que ana­li­zar la ido­nei­dad de los jue­ces y su co­no­ci­mien­to so­bre asun­tos am­bien­ta­les. Es ne­ce­sa­rio que nues­tros jue­ces sean ca­pa­ci­ta­dos en to­do ti­po de con­flic­tos am­bien­ta­les, aun­que exis­ta una pa­si­vi­dad y re­sis­ten­cia, so­bre to­do de los ór­ga­nos com­pe­ten­tes.

Cas­san­dra Burdys­haw

(2012), en su ar­tícu­lo

“¿Qué pue­de apren­der

Chi­le de la ex­pe­rien­cia de otros tri­bu­na­les am­bien­ta­les en el mun­do?”, se­ña­la que los tri­bu­na­les am­bien­ta­les fue­ron con­ce­bi­dos co­mo una so­lu­ción jus­ta y trans­pa­ren­te pa­ra avan­zar en la bús­que­da del equi­li­brio ar­mó­ni­co en­tre la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y la pro­mo­ción del de­sa­rro­llo. Efec­ti­va­men­te, en el mun­do, los tri­bu­na­les am­bien­ta­les son ca­da vez más re­co­no­ci­dos por sus lo­gros y por el pa­pel cen­tral al ha­cer cum­plir las le­yes am­bien­ta­les, in­ter­pre­tar­las y re­sol­ver re­cla­ma­cio­nes. Se­gún la au­to­ra, se es­ti­ma que exis­ten en el mun­do 350 tri­bu­na­les am­bien­ta­les ubi­ca­dos en 41 paí­ses, y que más de la mi­tad fue­ron crea­dos a par­tir del año 2004. Sin em­bar­go, es­te avance se ve es­tan­ca­do ya que mu­chas con­tro­ver­sias am­bien­ta­les son re­suel­tas por tri­bu­na­les de ju­ris­dic­ción ge­ne­ral, apli­can­do los prin­ci­pios del de­re­cho ge­ne­ral y ad­mi­nis­tra­ti­vo.

In­dia es otro ejem­plo al pro­mul­gar, en ju­nio de 2010, la “Ley Na­cio­nal del Tri­bu­nal Ver­de”, que es­ta­ble­ce un sis­te­ma na­cio­nal de tri­bu­na­les am­bien­ta­les. Cos­ta Ri­ca cuen­ta con un tri­bu­nal es­pe­cia­li­za­do en con­tro­ver­sias am­bien­ta­les, pe­ro co­mo par­te del Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te y no del Po­der Ju­di­cial.

El si­guien­te pa­so en el país se­ría crear fis­ca­lías am­bien­ta­les con el fin de for­ta­le­cer el de­re­cho am­bien­tal, con lo cual las re­so­lu­cio­nes de ca­sos per­mi­ti­rían una me­jor de­fen­sa de los de­re­chos ciu­da­da­nos y una me­jor com­pren­sión téc­ni­ca re­la­cio­na­da con es­ta ra­ma del de­re­cho.

Es ne­ce­sa­rio que nues­tros jue­ces sean ca­pa­ci­ta­dos en to­do ti­po de con­flic­tos am­bien­ta­les, aun­que exis­ta una pa­si­vi­dad y re­sis­ten­cia, so­bre to­do de los ór­ga­nos com­pe­ten­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.