El fun­cio­na­rio pú­bli­co

Diario Expreso (Peru) - - EDITORIAL -

El país es­tá an­sio­so de li­de­raz­gos, de los bue­nos y fir­mes, que con­duz­can a la na­ción y a las ins­ti­tu­cio­nes ha­cia lo­gros con­cre­tos en be­ne­fi­cio de 32 mi­llo­nes de pe­rua­nos. La cri­sis mo­ral de la Re­pú­bli­ca no es de aho­ra, ha te­ni­do mu­chos ca­pí­tu­los de exa­cer­ba­ción y de ma­yor im­pac­to, co­mo el desata­do más re­cien­te­men­te por las cons­truc­to­ras bra­si­le­ñas. Ob­via­men­te que esa co­rrup­ción ca­rio­ca no hu­bie­ra pros­pe­ra­do ni te­ni­do asi­de­ro si es que en nues­tro país exis­tie­ran ins­ti­tu­cio­nes fuer­tes y per­so­nas ín­te­gras, so­bre to­do po­lí­ti­cos ho­nes­tos que por su con­di­ción de li­de­raz­go in­flu­yen mu­cho en la rec­ti­tud de la vi­da pe­rua­na. La­men­ta­ble­men­te la ge­ne­ra­li­dad de par­ti­dos po­lí­ti­cos es­tá cues­tio­na­da, co­mo tam­bién los mo­vi­mien­tos re­gio­na­les y las di­ver­sas ins­tan­cias pú­bli­cas. Por su­pues­to que en su opor­tu­ni­dad des­de es­ta co­lum­na edi­to­rial mi­ra­mos e ins­ta­mos pa­ra que la Con­tra­lo­ría o el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co li­de­ra­ran en ese es­pa­cio va­cío de­ja­do por los po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, una se­rie de he­chos han com­plo­ta­do pa­ra que no apa­rez­can esos li­de­raz­gos con el pe­so y la mag­ni­tud que se re­quie­ren en el país.

En el ca­so con­cre­to de la Fis­ca­lía de la Na­ción, en­te que por prin­ci­pio y fun­ción de­be­ría ser la ins­ti­tu­ción más con­tun­den­te en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, la ver­dad es que ha per­di­do dos años pre­cio­sos y si bien re­cién abre in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar con­tra va­rios lí­de­res po­lí­ti­cos, eso no ga­ran­ti­za ne­ce­sa­ria­men­te la vic­to­ria con­tra la in­mo­ra­li­dad pú­bli­ca y el cri­men or­ga­ni­za­do.

En es­ta co­yun­tu­ra mi­re­mos en ge­ne­ral al fun­cio­na­rio pú­bli­co, al em­plea­do del Es­ta­do, pa­ra que sea él, no im­por­tan­do la ins­ti­tu­ción a la que per­te­nez­ca, quien to­me con­cien­cia de su pa­pel a desem­pe­ñar; no sin an­tes me­di­tar en una pre­mi­sa por la cual mu­chas ve­ces se ata­ca a di­cho fun­cio­na­rio y no siem­pre se le re­co­no­cen sus mé­ri­tos, al pun­to de que mu­cha gen­te di­ce pa­ra qué voy a con­cur­sar a un car­go en el Es­ta­do si al fi­nal ter­mi­na­ré en­jui­cia­do y con la hon­ra por el sue­lo.

En ese sen­ti­do, se­pa­re­mos la pa­ja del heno, y sí lla­me­mos la aten­ción acer­ca de la re­va­lo­ri­za­ción del em­plea­do del Es­ta­do, pe­ro pa­ra es­to el fun­cio­na­rio tie­ne que ser cons­cien­te de su rol y dar mues­tras de ese li­de­raz­go que la so­cie­dad es­pe­ra.

No hay par­ti­dos po­lí­ti­cos só­li­dos, no hay trans­pa­ren­cia, las mu­ni­ci­pa­li­da­des y los go­bier­nos re­gio­na­les son vis­tos co­mo bo­ti­nes, por lo que no ca­be per­der más tiem­po y se re­quie­re cum­plir lo que las nor­mas pres­cri­ben: el com­pro­mi­so del em­plea­do es­ta­tal –más de un mi­llón y me­dio de per­so­nas– con el Pe­rú y la prác­ti­ca de la éti­ca del fun­cio­na­rio pú­bli­co.

No hay par­ti­dos po­lí­ti­cos só­li­dos, no hay trans­pa­ren­cia, las mu­ni­ci­pa­li­da­des y los go­bier­nos re­gio­na­les son vis­tos co­mo bo­ti­nes, por lo que no ca­be per­der más tiem­po y se re­quie­re cum­plir lo que las nor­mas pres­cri­ben: el com­pro­mi­so del em­plea­do es­ta­tal –más de un mi­llón y me­dio de per­so­nas– con el Pe­rú y la prác­ti­ca de la éti­ca del fun­cio­na­rio pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.