¿Ce­gue­ra in­ten­cio­nal?

Diario Expreso (Peru) - - POLÍTICA - MAR­COS IBAZETA MA­RINO

Cuan­do aún es­ta­ba co­mo ma­gis­tra­do de con­trol en el Po­der Ju­di­cial, se me en­co­men­dó ana­li­zar los re­sul­ta­dos de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal, su ad­mi­nis­tra­ción ins­ti­tu­cio­nal y la eje­cu­ción de la con­tra­par­ti­da pre­su­pues­ta­ria.

En ese en­ton­ces so­lo exis­tían dos con­ve­nios de im­por­tan­cia: el ma­yor era el ce­le­bra­do con los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca a tra­vés de USAID pa­ra im­pul­sar la efi­ca­cia del área pe­nal pa­ra en­fren­tar el pro­ble­ma del nar­co­trá­fi­co que es lo que le in­tere­sa­ba al coope­ran­te; y el otro, es­ta­ba re­fe­ri­do al es­tu­dio e im­pul­so de la jus­ti­cia de paz no le­tra­da, con fi­nan­cia­mien­to de la Fun­da­ción Frie­drich Nau­mann.

Lo la­men­ta­ble, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, era que los pla­nes se desa­rro­lla­ban mien­tras el coope­ran­te in­ver­tía las dos ter­ce­ras par­tes del cos­to to­tal pe­ro se pa­ra­li­za­ban por­que el Po­der Ju­di­cial no con­ta­ba con su con­tra­pres­ta­ción del ter­cio res­tan­te, en una ca­de­na eter­na de frus­tra­cio­nes.

El pro­ble­ma con

USAID era que so­lo fi­nan­cia­ba el ám­bi­to pe­nal, ra­zón por la cual se con­cen­tró la in­ver­sión en el

Re­gis­tro Cen­tral de

Con­de­nas en una to­rre de ba­bel que ge­ne­ró un gran des­per­di­cio de di­ne­ro y la sub­se­cuen­te in­efi­ca­cia del ser­vi­cio por cul­pa de la en­ti­dad pe­rua­na, pe­ro tam­bién se uti­li­za­ba ese fi­nan­cia­mien­to pa­ra pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción con gran in­ci­den­cia en ma­te­ria pe­nal, in­tro­du­cién­do­se de con­tra­ban­do otras re­la­ti­vas al área ci­vil, co­mer­cial y la­bo­ral por­que el Po­der Ju­di­cial no te­nía pla­nes ni pre­su­pues­to pro­pio pa­ra es­te fin.

El ma­yor desas­tre se pro­du­jo cuan­do la Aca­de­mia de la Ma­gis­tra­tu­ra de­pen­día del Po­der Ju­di­cial. No se in­tro­du­jo en el es­ca­la­fón ni el car­go ni el suel­do de la Di­rec­ción Ge­ne­ral ni de la Aca­dé­mi­ca y, por en­de, no exis­tía pre­su­pues­to pa­ra ese pa­go. Las po­lí­ti­cas y pla­nes brillaban por su au­sen­cia o por su fal­ta de cohe­ren­cia, y se fi­nan­cia­ban los cur­sos con fon­dos de la coope­ra­ción con USAID con la in­tro­duc­ción de te­mas pe­na­les prio­ri­za­dos so­bre las de­más áreas.

Al­go así pa­re­ce es­tar su­ce­dien­do en el Vraem por­que no se en­tien­de la ra­zón por la cual, tan­to es­tu­dio­sos alle­ga­dos a los su­ce­si­vos go­bier­nos co­mo el ac­tual mi­nis­tro del In­te­rior, ex­pre­san que la gue­rra es con el nar­co­trá­fi­co y no con te­rro­ris­tas, a sa­bien­das que los gru­pos que in­sur­gen con­tra un Es­ta­do siem­pre han es­ta­do li­ga­dos al trá­fi­co de dro­gas co­mo su fuen­te de fi­nan­cia­mien­to. Di­go in­sur­gen por­que SL es­tá mu­tan­do pa­ra elu­dir el ca­li­fi­ca­ti­vo de te­rro­ris­tas… CON­TI­NUA­RÁ…

Las po­lí­ti­cas y pla­nes brillaban por su au­sen­cia o por su fal­ta de cohe­ren­cia, y se fi­nan­cia­ban los cur­sos con fon­dos de la coope­ra­ción con USAID con la in­tro­duc­ción de te­mas pe­na­les prio­ri­za­dos so­bre las de­más áreas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.