La inocen­cia de los ni­ños

Diario Expreso (Peru) - - OPINIÓN - LUIS SÁN­CHEZ GON­ZA­LES

Los ni­ños son co­mo un li­bro blan­co en que se pue­den es­cri­bir mu­chas co­sas en su me­mo­ria, pen­sa­mien­to y per­cep­ción, sus­cep­ti­bles de ser ma­ni­pu­la­dos a los in­tere­ses de las per­so­nas ma­yo­res con in­ten­cio­nes bue­nas y ma­las.

Den­tro de las bue­nas, se les pue­de in­cul­car bue­nos há­bi­tos, dis­ci­pli­na, res­pe­tar a las per­so­nas ma­yo­res, to­mar sus ali­men­tos a sus ho­ras, des­can­sar a sus ho­ras, fo­men­tar su vi­da re­crea­ti­va de acuer­do a su desa­rro­llo, com­par­tir con sus ami­gos del ba­rrio, ni­do y es­cue­la, ser ca­ri­ño­sos con sus pa­dres, her­ma­nos, tíos, pri­mos, a no ser egoís­tas. He com­pro­ba­do en al­gu­nos ca­sos que los ni­ños no com­par­ten ju­gar con su pe­lo­ta, ju­gue­tes, li­bros, cra­yo­las, y cuan­do se les pre­gun­ta por qué ac­túan de esa ma­ne­ra, res­pon­den que sus pa­dres les han di­cho que no tie­nen que com­par­tir na­da, por­que los otros ni­ños tie­nen a sus pa­dres y que ellos le com­pren sus co­sas. Esos ni­ños se per­fi­lan a ser egoís­tas to­da su vi­da, ori­gi­nan­do mu­chos pro­ble­mas en sus re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Las co­sas ma­las en los ni­ños son más sus­cep­ti­bles de apren­der que las co­sas bue­nas, por­que no ne­ce­si­tan ma­yor es­fuer­zo, los ni­ños imi­tan a los pa­dres, sí en­con­tra­mos un nú­cleo fa­mi­liar irres­pon­sa­ble, mal edu­ca­dos, in­dis­ci­pli­na­dos, lo úni­co que va­mos a ob­te­ner es una per­so­na­li­dad in­fan­til que no se su­je­ta a las nor­mas, por­que nun­ca se las in­ter­na­li­za­ron y el día de ma­ña­na se­rán dés­po­tas, in­tran­si­gen­tes, sin ca­pa­ci­dad de dar­le la ra­zón a quien la tie­ne. La inocen­cia de los ni­ños es cal­do de cul­ti­vo pa­ra los agre­so­res se­xua­les, que por lo ge­ne­ral se en­cuen­tran en la fa­mi­lia, en la es­cue­la, en los par­ques, en las fies­tas in­fan­ti­les y en to­do lu­gar don­de se ha­llan los ni­ños, ya que siem­pre han exis­ti­do, exis­ten y exis­ti­rán de­pra­va­dos se­xua­les. A con­ti­nua­ción pa­so a ex­po­ner al­gu­nos ca­sos que van a ser ilus­tra­ti­vos y orien­tar a los pa­dres pa­ra que adop­ten las me­di­das de pro­tec­ción ade­cua­da.

Uno de los ca­sos que lle­ga­ron a con­sul­ta, era la de un ni­ño que ha­bía con­cu­rri­do a un pa­seo pa­rro­quial y un sa­cer­do­te lo in­vi­tó a pa­sear por el bos­que, cuan­do lle­ga­ron a una lo­ma lo hi­zo re­cos­tar al ni­ño al la­do de él, pa­sán­do­le el bra­zo y em­pe­zan­do a ma­no­sear­lo; cuan­do pa­só un gru­po de per­so­nas ma­yo­res, se in­te­rrum­pió el ac­to li­bi­di­no­so, el sa­cer­do­te se pa­ró con el ni­ño y le di­jo que lo lla­ma­ra por su nom­bre, pa­ra dar la apa­rien­cia en­tre las per­so­nas ma­yo­res que se co­no­cían con el ni­ño. El me­nor con­fun­di­do lle­gó a su do­mi­ci­lio, les con­tó a sus pa­dres y es­tos no lo cre­ye­ron por tra­tar­se de un sa­cer­do­te; y las con­se­cuen­cias fue­ron gra­ves por­que el ni­ño tu­vo que con­cu­rrir a tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co y su­peró su inade­cua­da ex­pe­rien­cia.

Los pa­dres de­ben te­ner muy bue­na co­mu­ni­ca­ción con los ni­ños, creer­les y con­fir­mar sus di­chos, en aras de una sa­lud men­tal sa­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.