Cen­su­ra­ble ley con nom­bre pro­pio

Diario Expreso (Peru) - - EDITORIAL -

Es­ta ca­sa pe­rio­dís­ti­ca no se ca­sa con na­die. Aquí las co­sas se lla­man por su nom­bre sin sub­ter­fu­gios ni am­ba­ges. Al pan, pan; y al vino, vino. Esa es nues­tra con­vic­ción fis­ca­li­za­do­ra y nues­tra de­fen­sa de la sa­na crí­ti­ca pe­rio­dís­ti­ca

Por eso lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción la for­ma có­mo la ma­yo­ría fu­ji­mo­ris­ta tra­mi­tó y apro­bó el pro­yec­to de ley que per­mi­ti­rá que los adul­tos ma­yo­res de 65 años ac­ce­dan al arres­to do­mi­ci­lia­rio. No se ne­ce­si­ta te­ner dos de­dos de fren­te pa­ra dar­se cuen­ta que esa nor­ma le­gal tie­ne nom­bre pro­pio y ese no es otro que “Al­ber­to Fu­ji­mo­ri”. La mal­ha­da­da jor­na­da par­la­men­ta­ria del jue­ves pa­sa­do re­pre­sen­ta un nue­vo re­tro­ce­so en la labor de la ma­yo­ría fu­ji­mo­ris­ta y sal­pi­ca ne­ga­ti­va­men­te la ges­tión de Da­niel Sa­la­verry al fren­te de la pre­si­den­cia del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. La si­tua­ción del país y la ba­ja apro­ba­ción del Po­der Le­gis­la­ti­vo no es­tán pa­ra es­te ti­po de es­ce­nas y pa­ra el na­ci­mien­to de le­yes por con­sig­na.

Ob­via­men­te que no hu­bo ma­yor fun­da­men­to cri­mi­no­ló­gi­co, so­cio­ló­gi­co, ni sus­ten­to téc­ni­co pe­ni­ten­cia­rio que jus­ti­fi­quen el de­ba­te y la apro­ba­ción, prác­ti­ca­men­te al ca­ba­lla­zo, de una ley con tal con­te­ni­do y ca­rac­te­rís­ti­cas que só­lo la con­ver­ti­rán en una ca­ja de Pan­do­ra a fa­vor de co­rrup­te­las don­de ha­bi­li­do­sos reos so­lo que­rrán bur­lar­se de las pe­nas car­ce­la­rias re­ci­bi­das.

El arres­to do­mi­ci­lia­rio ya es un pro­ble­ma en sí, sin con­tar la des­or­ga­ni­za­ción del In­pe, de la Po­li­cía Na­cio­nal y la fal­ta de agen­tes pa­ra sal­va­guar­dar que un reo es­té en su ca­sa y no sal­ga de ella pa­ra na­da. Igual de pro­ble­má­ti­co es el te­ma de los gri­lle­tes elec­tró­ni­cos so­bre el cual más de un mi­nis­tro de Jus­ti­cia fra­ca­só o fue el haz­me­rreír de to­dos. Ade­más, en un con­tex­to de ele­va­da cri­mi­na­li­dad ca­lle­je­ra y vio­len­cia en los más di­ver­sos ám­bi­tos de la so­cie­dad, una ley que su­pues­ta­men­te bus­ca be­ne­fi­ciar al adul­to ma­yor a par­tir de los 65 años de edad, pa­ra que ter­mi­ne de cum­plir su con­de­na en su do­mi­ci­lio, só­lo va a ser mú­si­ca ce­les­tial pa­ra los oí­dos de los in­co­rre­gi­bles y has­ta se­rá en la prác­ti­ca un man­to de pro­tec­ción pa­ra la im­pu­ni­dad.

En mu­chos ca­sos po­dría ser, in­clu­so, una afren­ta pa­ra las víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia. Mi­les de pe­rua­nos ya ele­van su crí­ti­ca fren­te a la ley apro­ba­da en un san­tia­mén, gra­cias a la pre­po­ten­cia y la ar­bi­tra­rie­dad de la ban­ca­da de Fuer­za Po­pu­lar. Sen­ci­lla­men­te otra vez se lan­za una nor­ma en fa­vor de quien co­me­te de­li­tos y no de las víc­ti­mas. El mun­do al re­vés.

En con­se­cuen­cia, es un in­sul­to a la in­te­li­gen­cia de mi­llo­nes de pe­rua­nos el ha­ber apro­ba­do una ley que lo que más bus­ca es be­ne­fi­ciar al ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri. De mo­do que no que­da más re­me­dio que el je­fe de Es­ta­do pro­ce­da a ob­ser­var­la, en uso de la fa­cul­tad cons­ti­tu­cio­nal de ve­to que le asis­te, má­xi­me cuan­do en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio ese pro­yec­to de ley pa­só por en­ci­ma una cues­tión pre­via que pe­día que pa­se pri­me­ro a la Co­mi­sión de Jus­ti­cia del Con­gre­so.

Por tan­to, re­sul­ta per­ti­nen­te la pre­sen­ta­ción de una mo­ción de cen­su­ra con­tra el ti­tu­lar del Par­la­men­to, Da­niel Sa­la­verry, da­das las prác­ti­cas au­to­ri­ta­rias que se evi­den­cia­ron an­te­ayer en el he­mi­ci­clo par­la­men­ta­rio.

Si Fuer­za Po­pu­lar quie­re ayu­dar a Al­ber­to Fu­ji­mo­ri fren­te a su in­dul­to hu­ma­ni­ta­rio anu­la­do, hay otros ca­mi­nos por­que en es­te se equi­vo­ca­ron es­can­da­lo­sa­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.