Gol­pe aso­la­pa­do

Diario Expreso (Peru) - - POLÍTICA - MART­HA MEIER M.Q.

Mar­tín Viz­ca­rra se per­fi­la co­mo un enemi­go del Es­ta­do de de­re­cho y de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca, y la pren­sa ven­di­da lo aplau­de. Los pe­rua­nos no te­ne­mos hoy un pre­si­den­te dis­pues­to a cum­plir su juramento de de­fen­der la Cons­ti­tu­ción y la De­mo­cra­cia, sino to­do lo con­tra­rio.

Ayer en el pro­gra­ma de Mi­la­gros Leiva, el con­gre­sis­ta y pre­mier Cé­sar Vi­lla­nue­va di­jo que el Con­gre­so se­ría ce­rra­do “cuan­do se ago­ten to­das las po­si­bi­li­da­des”, es­to en re­la­ción a las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les pro­pues­tas por el Eje­cu­ti­vo, más bien que el Pre­si­den­te pre­ten­de im­po­ner­le al Le­gis­la­ti­vo, co­mo si ese Po­der es­tu­vie­se su­bor­di­na­do a sus ca­pri­chos.

El Go­bierno si­gue bus­can­do ex­cu­sas pa­ra “d-i-s-o-l-ve-r” el Par­la­men­to, co­mo se des­pren­de del des­liz del con­gre­sis­ta-pre­mier an­te Mi­la­gros Leiva; por esa de­cla­ra­ción bien po­dría ser lla­ma­do por la co­mi­sión de Éti­ca del Con­gre­so al que re­pre­sen­ta y de­be de­fen­der, pe­ro re­cor­de­mos que Vi­lla­nue­va fue pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros del go­bierno de Hu­ma­la, lo que da una idea de su ta­lan­te. La mis­mí­si­ma pren­sa que en­tro­ni­zó al dic­ta­dor mi­li­tar so­cia­lis­ta Juan Velasco Al­va­ra­do, hu­mi­llan­do al ar­qui­tec­to Fer­nan­do Be­laun­de Terry, adu­la hoy al de turno. Esa pren­sa de­be­ría re­cor­dar que fue ex­pro­pia­da por el dic­ta­dor mi­li­tar que au­pó y se­cues­tra­da es­tu­vo has­ta el re­torno de la de­mo­cra­cia en 1980, con Be­laun­de a la ca­be­za. ¿Repetirán el error? Tal pren­sa en­va­len­to­na a un in­di­vi­duo cu­ya ape­ten­cia por el po­der ab­so­lu­to es evi­den­te. Es­ta­mos an­te un hom­bre al que na­die eli­gió, sin par­ti­do ni ba­ses y que le­jos de bien go­ber­nar­nos, sa­ta­ni­za a las ins­ti­tu­cio­nes, a los par­ti­dos y pi­so­tean­do la se­pa­ra­ción de po­de­res. Sus ase­so­res mar­xis­toi­des y la pros­ti-pren­sa le ha­cen creer que “po­pu­la­ri­dad” es si­nó­ni­mo de po­der, de po­der ha­cer lo que le ven­ga en ga­na y eso ter­mi­na­rá mal.

Ye­rran los co­le­gas que ce­le­bran por ade­lan­ta­do un po­si­ble cie­rre del Con­gre­so, se equi­vo­can al exi­gir que la re­for­ma del Po­der Ju­di­cial sea a me­di­da y antojo de Viz­ca­rra y que el fis­cal de la Na­ción no se atre­va a re­cor­dar­le las va­rias de­nun­cias pen­dien­tes, in­clui­das unas que lo vin­cu­lan al ma­yor ca­so de co­rrup­ción de la his­to­ria pe­rua­na: “La­va Ja­to”. Ce­rrar el Con­gre­so y des­ha­cer­se del fis­cal de la Na­ción es su ga­ran­tía de im­pu­ni­dad. La po­dre­dum­bre em­pre­sa­rial, la pren­sa sin­ver­güen­za y los ma­los po­lí­ti­cos con­for­man la ma­fia “La­va Gol­pe”.

En es­te pa­no­ra­ma apa­re­ce Mer­ce­des Aráoz co­mo la po­lí­ti­ca que po­dría sa­lir cons­ti­tu­cio­nal­men­te en de­fen­sa de la de­mo­cra­cia, que Viz­ca­rra pi­so­tea.

Mar­tín Viz­ca­rra se per­fi­la co­mo un enemi­go del Es­ta­do de de­re­cho y de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca, y la pren­sa ven­di­da lo aplau­de. Los pe­rua­nos no te­ne­mos hoy un pre­si­den­te dis­pues­to a cum­plir su juramento de de­fen­der la Cons­ti­tu­ción y la De­mo­cra­cia, sino to­do lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.