LA PALABRA DEL DIRECTOR - BALANCE DE UN DECEPCIONANTE AÑO POLÍTICO

La Primera Diario - - Portada - Jo­sé Lo­las LA PALABRA DEL DIRECTOR

Lue­go de un año con un nuevo gobierno la es­ce­na po­lí­ti­ca na­cio­nal se pre­sen­ta con par­ti­dos po­lí­ti­cos di­vi­di­dos, lí­de­res in­vo­lu­cra­dos en es­cán­da­los de co­rrup­ción y un pre­si­den­te que no lo­gra avan­zar con su agen­da en un Con­gre­so do­mi­na­do por la opo­si­ción: ese es el na­da alen­ta­dor pa­no­ra­ma ac­tual, a un año de la lle­ga­da al po­der de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki (PPK). “Hay mu­chas au­to­crí­ti­cas por ha­cer. La pri­me­ra es ha­ber pe­ca­do de op­ti­mis­mo”, di­jo Kuczyns­ki el do­min­go pa­sa­do, cuan­do en una en­tre­vis­ta sus ami­gos de El Co­mer­cio le pi­die­ron una eva­lua­ción de lo que va de su man­da­to, que cum­ple un año ma­ña­na. PPK re­co­no­ció que an­tes de asu­mir pen­só “que se po­día re­cu­pe­rar la economía rá­pi­da­men­te”, pe­ro “el in­men­so au­men­to en los pro­ce­di­mien­tos bu­ro­crá­ti­cos” ti­ró a tie­rra su es­pe­ran­za. Di­jo que “su ma­yor de­cep­ción” fue el ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país. Sin em­bar­go, la reali­dad es que, más allá del es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, PPK no pu­do en­ten­der­se con la opo­si­ción y la ma­yo­ría de sus pro­yec­tos que­da­ron es­tan­ca­dos en un Con­gre­so do­mi­na­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por el par­ti­do fu­ji­mo­ris­ta Fuer­za Po­pu­lar —que ocu­pa 71 es­ca­ños en un to­tal de 130— e in­te­gra­do por seis ban­ca­das di­fe­ren­tes. La ges­tión de PPK tam­bién se vio em­pa­ña­da por un es­cán­da­lo que in­vo­lu­cró al ex­mi­nis­tro de Economía, Al­fre­do Thor­ne, quien se vio obli­ga­do a re­nun­ciar a fi­nes de ju­nio lue­go de que se di­fun­die­ra un au­dio en el que se lo es­cu­cha pre­sio­nar al titular de la Con­tra­lo­ría, Ed­gar Alar­cón, pa­ra que ava­le un con­tra­to de cons­truc­ción de un ae­ro­puer­to por 520 mi­llo­nes de dó­la­res. A los pro­ble­mas de go­ber­na­bi­li­dad que en­fren­ta el ofi­cia­lis­mo se su­ma el he­cho de que los par­ti­dos que com­po­nen esa opo­si­ción que com­pli­ca los trá­mi­tes en el Con­gre­so está en cri­sis. En el to­pe de esa lis­ta está la for­ma­ción opo­si­to­ra más im­por­tan­te, Fuer­za Po­pu­lar, que se en­cuen­tra di­vi­di­da por ac­ti­tu­des que ha te­ni­do el con­gre­sis­ta Ken­ji Fu­ji­mo­ri, her­mano de Kei­ko y el can­di­da­to más vo­ta­do del Con­gre­so en las úl­ti­mas elec­cio­nes. Ken­ji, el hi­jo me­nor del en­car­ce­la­do ex pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, fue sus­pen­di­do el miér­co­les de la bancada de su par­ti­do por “in­con­duc­tas per­ma­nen­tes, reite­ra­das y pla­ni­fi­ca­das”, se­gún ex­pli­có el gru­po par­la­men­ta­rio en un co­mu­ni­ca­do. De acuer­do con el do­cu­men­to, Ken­ji fue sus­pen­di­do du­ran­te 60 días por pu­bli­car en Twit­ter men­sa­jes que ge­ne­ra­ron “un gra­ve da­ño a la ima­gen” de la bancada, al vul­ne­rar su “uni­dad, fra­ter­ni­dad, prin­ci­pios y va­lo­res”. La bancada fu­ji­mo­ris­ta se­ña­ló que Ken­ji “tie­ne le­gí­ti­mo de­re­cho a ejer­cer su li­ber­tad de ex­pre­sión y dis­cre­par, pe­ro di­cho ejer­ci­cio no jus­ti­fi­ca el uso de ca­li­fi­ca­ti­vos ve­ja­to­rios”, y ex­hor­tó al con­gre­sis­ta a re­fle­xio­nar “so­bre la im­por­tan­cia del cum­pli­mien­to de los prin­ci­pios de com­pro­mi­so, cohe­sión, cohe­ren­cia y de­mo­cra­cia”. Du­ran­te el tiem­po de la san­ción, Ken­ji no po­drá vo­tar en las reunio­nes in­ter­nas del gru­po par­la­men­ta­rio, pe­ro sí po­drá ha­cer­lo en las se­sio­nes del Con­gre­so. Des­de el fra­ca­so de su her­ma­na como can­di­da­ta a la pre­si­den­cia en las úl­ti­mas elec­cio­nes, Ken­ji ha ma­ni­fes­ta­do po­si­cio­nes y opi­nio­nes con­tra­rias a las de la bancada. Por ejem­plo, se que­jó cuan­do los vo­tos de los con­gre­sis­tas fu­ji­mo­ris­tas de­ro­ga­ron un de­cre­to del gobierno que en­du­re­cía las pe­nas pa­ra crí­me­nes de odio y pa­ra la vio­len­cia do­més­ti­ca, fa­mi­liar y de gé­ne­ro. Tam­bién fue muy crí­ti­co cuan­do su bancada vo­tó en con­tra de crear una co­mi­sión par­la­men­ta­ria pa­ra in­ves­ti­gar los abu­sos y vio­la­cio­nes se­xua­les a per­so­nas me­no­res de edad co­me­ti­dos en el mo­vi­mien­to apos­tó­li­co So­da­li­cio de Vi­da Cris­tia­na. La cri­sis en Fuer­za Po­pu­lar coin­ci­de en el tiem­po con la di­vi­sión que atra­vie­sa la bancada del Fren­te Am­plio pe­ruano, y que la se­ma­na pa­sa­da desem­bo­có en la re­nun­cia de diez con­gre­sis­tas del blo­que Nuevo Perú, el que in­te­gra la pre­si­den­ta del par­ti­do, Ve­ró­ni­ka Men­do­za. El con­flic­to se dio en­tre es­te blo­que y el otro gran­de en el Fren­te Am­plio, Tie­rra y Li­ber­tad, li­de­ra­do por el ac­tual vo­ce­ro del Fren­te Am­plio, Mar­co Ara­na. Los par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios de la opo­si­ción tam­bién en­fren­tan sus pro­pios pro­ble­mas. En par­ti­cu­lar, el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Pe­ruano, el Par­ti­do Apris­ta y Perú Po­si­ble, cu­yos lí­de­res y ex pre­si­den­tes pe­rua­nos— son in­ves­ti­ga­dos en el mar­co del es­cán­da­lo de co­rrup­ción de Ode­brecht. De he­cho, Ollan­ta Hu­ma­la, an­te­ce­sor de PPK, está en ré­gi­men de pri­sión pre­ven­ti­va jun­to a su es­po­sa, Na­di­ne He­re­dia, des­de el jue­ves 14. Los dos son acu­sa­dos de ha­ber re­ci­bi­do tres mi­llo­nes de dó­la­res de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña pa­ra fi­nan­ciar la cam­pa­ña elec­to­ral de 2011. En tan­to, Alan Gar­cía y Ale­jan­dro To­le­do, del Par­ti­do Apris­ta y Perú Po­si­ble, res­pec­ti­va­men­te, to­da­vía es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos. A Gar­cía lo vin­cu­lan con la tra­ma por ha­ber fir­ma­do, du­ran­te su se­gun­do man­da­to, un con­tra­to con una em­pre­sa sub­si­dia­ria de Ode­brecht pa­ra tras­la­dar gas has­ta la cos­ta sur del país. A la vez, lo in­ves­ti­gan por­que en el mis­mo pe­río­do se sos­pe­cha que la em­pre­sa bra­si­le­ña en­tre­gó so­bor­nos pa­ra ad­ju­di­car­se un tra­mo de una lí­nea del me­tro de Li­ma. En abril, vol­vie­ron a vin­cu­lar­lo, es­ta vez por­que po­dría ha­ber re­ci­bi­do un mi­llón de dó­la­res en el mar­co del Pro­yec­to Es­pe­cial de Irri­ga­ción e Hi­droe­ner­gé­ti­co co­no­ci­do como “pro­yec­to Ol­mos”. La si­tua­ción de To­le­do es com­pli­ca­da: un juez pe­ruano or­de­nó pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra el ex man­da­ta­rio des­pués de que Jor­ge Ba­ra­ta, ex re­pre­sen­tan­te de Ode­brecht en Perú, de­cla­ró que le ha­bía en­tre­ga­do 20 mi­llo­nes de dó­la­res a cam­bio de fa­vo­re­cer a la em­pre­sa en la con­ce­sión de dos tra­mos de la ru­ta in­ter­oceá­ni­ca Bra­sil-Perú. Sin em­bar­go, To­le­do se fue del país, se re­fu­gia en Es­ta­dos Uni­dos y las au­to­ri­da­des to­da­vía no en­cuen­tran la ma­ne­ra de ex­tra­di­tar­lo. El ca­so de Ode­brecht lle­gó a Perú des­pués de que la em­pre­sa ad­mi­tió an­te la Justicia de Es­ta­dos Uni­dos que pa­gó 29 mi­llo­nes de dó­la­res en es­te país pa­ra ac­ce­der a obras pú­bli­cas en­tre 2005 y 2014, pe­río­do que abar­ca los go­bier­nos de Hu­ma­la, To­le­do y Gar­cía. Una en­cues­ta de Ip­sos pu­bli­ca­da el do­min­go mues­tra que, a días de cum­plir su pri­mer año en la pre­si­den­cia, el apo­yo a Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki ca­yó cin­co pun­tos por­cen­tua­les: des­cen­dió de 39% en ju­nio a 35% es­te mes. El mis­mo son­deo pre­ci­só, ade­más, que la des­apro­ba­ción al pre­si­den­te pe­ruano se ele­vó a 58% en ju­lio fren­te a 51% re­gis­tra­do en ju­nio. En tan­to, se­gún el mis­mo es­tu­dio, 80% de los pe­rua­nos con­si­de­ra que el gobierno de­be­ría ha­cer cambios en el gabinete ministerial. La­men­ta­ble­men­te es­ta­mos en Fies­tas Pa­trias y no hay mu­cho por que ce­le­brar, al me­nos en lo que res­pec­ta a la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Has­ta ma­ña­na mis ami­gos de Pri­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.