Ma­du­ro ini­cia plan lleno de chan­ta­je y tec­no­lo­gía pa­ra ase­gu­rar el do­min­go triun­fo de su cons­ti­tu­yen­te

"La coac­ción es di­rec­ta y des­ca­ra­da, ya no guar­dan las for­mas", des­cri­bió uno de los pre­sen­tes, que guar­dó el ano­ni­ma­to. "Ya el año pa­sa­do nos ad­vir­tie­ron que aquí no ha­bría elec­cio­nes has­ta que la re­vo­lu­ción sea ca­paz de ga­nar­las"

La Primera Diario - - Portada -

"Va­mos a sa­ber [quié­nes son] to­dos los car­ne­ti­za­dos [afi­lia­dos] que vo­ta­rán." Ni­co­lás Ma­du­ro apro­ve­chó el cie­rre de cam­pa­ña en Ca­ra­cas pa­ra pro­fe­rir su úl­ti­ma ame­na­za. Lo hi­zo fren­te a unos po­cos mi­les de se­gui­do­res en una ave­ni­da que se ati­bo­rra­ba con Chá­vez, pe­ro que ayer lu­cía con gran­des cla­ros so­bre su pa­vi­men­to. El ofi­cia­lis­mo, cons­cien­te de que ha per­di­do el apo­yo po­pu­lar, di­se­ñó una gi­gan­tes­ca ope­ra­ción de ame­na­za y chan­ta­je pa­ra obli­gar a que be­ne­fi­cia­rios de las bol­sas de co­mi­da CLAP, em­plea­dos pú­bli­cos, fa­vo­re­ci­dos de las mi­sio­nes so­cia­les y ad­ju­di­ca­ta­rios de vi­vien­das pú­bli­cas vo­ten es­te do­min­go por­que "el que no lo ha­ga es­tá trai­cio­nan­do a la re­vo­lu­ción", se­gún el ra­di­cal Dios­da­do Ca­be­llo. Son ocho mi­llo­nes de per­so­nas con la es­pa­da de Da­mo­cles bo­li­va­riano so­bre sus ca­be­zas, se­gún los cálcu­los de Con­trol Ciu­da­dano. "El mie­do fun­cio­na co­mo po­lí­ti­ca de Es­ta­do. Gen­te con ham­bre y gen­te que pier­de su em­pleo, chan­ta­jea­dos co­mo nun­ca por la cri­sis sin pre­ce­den­te, un es­ce­na­rio que no vi­sua­li­zó la opo­si­ción", des­ta­có Ro­cío San Mi­guel, di­rec­to­ra de la ONG. La ope­ra­ción es tan des­ca­ra­da que obli­gó a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral a to­mar car­tas por pri­me­ra vez. Tes­ti­mo­nios le so­bran, em­pe­zan­do por las pro­pias pa­la­bras del pre­si­den­te: "Y al fi­nal del día re­vi­sen la nó­mi­na, si te­ne­mos 15.000 tra­ba­ja­do­res, sin nin­gu­na ex­cu­sa, em­pre­sa por em­pre­sa, mi­nis­te­rio por mi­nis­te­rio, al­cal­día por al­cal­día, va­mos to­dos a vo­tar por la Cons­ti­tu­yen­te".

El ofi­cia­lis­mo ne­ce­si­ta lle­nar las ur­nas en unas elec­cio­nes a la me­di­da don­de só­lo con­cu­rren sus can­di­da­tos, unos co­mi­cios con los que in­ten­ta de­mos­trar al mun­do un apo­yo que ya no tie­ne. "Quien no va­ya a vo­tar tén­ga­lo por se­gu­ro que el día 31 es­tá des­pe­di­do. Ten­ga el car­net de la pa­tria o no lo ten­ga. Aquí no­so­tros no es­ta­mos ju­gan­do", vo­ci­fe­ró un je­fe la­bo­ral de Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la (Pdvsa) an­te el au­di­to­rio de tra­ba­ja­do­res de la ma­yor em­pre­sa pú­bli­ca del país. Uno de los pre­sen­tes no du­dó en gra­bar las ame­na­zas con su te­lé­fono y su­bir­las más tar­de a la red. En el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tie­rras (In­ti) crea­ron una sa­la si­tua­cio­nal no só­lo pa­ra con­tro­lar el vo­to de sus 3000 tra­ba­ja­do­res, sino tam­bién pa­ra te­le­di­ri­gir la pre­sen­cia en las ur­nas de 100.000 cam­pe­si­nos. Jo­sé Ra­fael Ávila es su pre­si­den­te, una de las pie­zas maes­tras de Ca­be­llo en el go­bierno. "Aquí no pue­de ha­ber nin­gún es­cuá­li­do [opo­si­tor], quie­ran o no, tie­nen que vo­tar", ame­na­zó a su plan­ti­lla, in­clu­so di­bu­jan­do un pa­no­ra­ma apo­ca­líp­ti­co: "Pre­pá­ren­se por­que en cual­quier mo­men­to vie­ne una gue­rra ci­vil". "La coac­ción es di­rec­ta y des­ca­ra­da, ya no guar­dan las for­mas", des­cri­bió uno de los pre­sen­tes, que guar­dó el ano­ni­ma­to. "Ya el año pa­sa­do nos ad­vir­tie­ron que aquí no ha­bría elec­cio­nes has­ta que la re­vo­lu­ción sea ca­paz de ga­nar­las", aña­dió. Es­te in­for­man­te lle­nó con da­tos fal­sos la ho­ja del 1x10, por la que de­be­ría em­pu­jar al vo­to a 10 alle­ga­dos. Ca­be­llo se pu­so al fren­te de un ope­ra­ti­vo que es­te año cuen­ta con una nue­va he­rra­mien­ta: el car­net de la pa­tria, el mis­mo al que hi­zo re­fe­ren­cia Ma­du­ro en su dis­cur­so. 15 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos, de un pa­drón de 30 mi­llo­nes, se lo hi­cie­ron an­te las pro­me­sas de más ali­men­tos y ayu­da. A tra­vés de él re­ci­ben la co­mi­da sub­ven­cio­na­da de los CLAP (adap­ta­ción de la li­bre­ta de ra­cio­na­mien­to cu­ba­na) gra­cias a su có­di­go QR usa­do co­mo ins­tru­men­to de con­trol. "Es un me­ca­nis­mo de con­trol", di­jo Ca­be­llo. "Con él lle­va­rán una es­ti­ma­ción en ca­lien­te, en vi­vo y en di­rec­to [de la par­ti­ci­pa­ción] y pa­ra mo­vi­li­zar don­de sea ne­ce­sa­rio", aña­dió. Re­ca­pi­tu­lan­do: el ofi­cia­lis­mo sa­brá quién no fue a vo­tar a mi­tad del do­min­go y lo con­mi­na­rá a ha­cer­lo, in­clu­so pro­por­cio­nan­do trans­por­te pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.