Nue­vo pe­ri­ta­je re­ve­la que fis­cal Nis­man fue gol­pea­do y dro­ga­do an­tes de ser ase­si­na­do

EX­PER­TOS CON­CLU­YE­RON QUE DOS PER­SO­NAS LO MA­TA­RON Y AR­MA­RON LA ES­CE­NA CO­MO SI SE TRA­TA­RA DE UN SUI­CI­DIO

La Primera Diario - - Portada -

El aná­li­sis de los gol­pes que te­nía el cuer­po fue determinante por­que con­clu­yó que fue­ron vi­ta­les, es de­cir, pro­pi­na­dos cuan­do el fis­cal se en­con­tra­ba con vi­da y no pro­duc­to de la ma­ni­pu­la­ción del ca­dá­ver en su tras­la­do ha­cia la mor­gue. En más de 200 pá­gi­nas, con imá­ge­nes y va­rios anexos, el in­for­me de la Gen­dar­me­ría pre­sen­ta­do el vier­nes al fis­cal Eduar­do Taiano con­tie­ne nue­vas evi­den­cias que apun­ta­lan la con­clu­sión de que el fis­cal Al­ber­to Nis­man fue ase­si­na­do. Ade­más, el es­tu­dio cam­bió drás­ti­ca­men­te la ho­ra del deceso. Los ex­per­tos con­clu­ye­ron que Nis­man fue gol­pea­do y dro­ga­do mien­tras es­ta­ba con vi­da y que dos per­so­nas lo ma­ta­ron y ar­ma­ron la es­ce­na co­mo si se tra­ta­ra de un sui­ci­dio. La de­fen­sa de Die­go La­go­mar­sino, en di­si­den­cia, no ava­ló es­tas con­clu­sio­nes y pre­sen­ta­rá pa­sa­do ma­ña­na su pro­pio in­for­me, aun­que sus pe­ri­tos com­par­tie­ron al­gu­nas de las ob­ser­va­cio­nes de sus co­le­gas de la Gen­dar­me­ría y los ex­per­tos pre­sen­ta­dos por San­dra Arro­yo Sal­ga­do, ex es­po­sa del fis­cal. El aná­li­sis de los gol­pes que te­nía el cuer­po fue determinante por­que con­clu­yó que fue­ron vi­ta­les, es de­cir, pro­pi­na­dos cuan­do el fis­cal se en­con­tra­ba con vi­da y no pro­duc­to de la ma­ni­pu­la­ción del ca­dá­ver en su tras­la­do ha­cia la mor­gue. Las con­clu­sio­nes de los pe­ri­tos, a las que ac­ce­dió el dia­rio La Na­ción de Ar­gen­ti­na, se­ña­lan ade­más que Nis­man te­nía en su or­ga­nis­mo ke­ta­mi­na, una dro­ga anes­té­si­ca, pe­roen es­ta­do di­je­ron pu­ro.que no Es­to es­ta­ba sig­ni­fi­ca me­ta­bo­li­za­da,que le si­no­fue su­mi­nis­tra­da tras ser re­du­ci­do, en los mo­men­tos pre­vios a su muer­te, y su in­ges­tión no fue en ho­ras an­te­rio­res, lo que des­ba­ra­ta la te­sis de que po­dría ha­ber­la con­su­mi­do co­mo dro­ga re­crea­ti­va. Los pe­ri­tos hi­cie­ron dos prue­bas en bus­ca de ke­ta­mi­na, que no ha­bían si­do efec­tua­das an­tes y die­ron re­sul­ta­do po­si­ti­vo. La apa­ri­ción de la dro­ga se de­tec­tó en te­ji­dos, lo que ex­clu­ye la idea de una con­ta­mi­na­ción. Uno de los da­tos más re­ve­la­do­res del es­tu­dio es que cam­bia la ho­ra de la muer­te. Los mé­di­cos de la Cor­te la es­ta­ble­cie­ron al­re­de­dor de 24 ho­ras an­tes de la au­top­sia, es de­cir, el 18 de enero a las 9 de la ma­ña­na. Los ex­per­tos de Gen­dar­me­ría di­je­ron que po­dría ha­ber si­do a las 3 de la ma­dru­ga­da de ese día, aun­que de­ja­ron es­ta­ble­ci­da una ven­ta­na que co­lo­ca el mo­men­to de la muer­te en­tre 24 y 36 ho­ras an­tes de la au­top­sia. Tu­vie­ron en cuen­ta el da­to nue­vo más la se­mio­lo­gía ca­da­vé­ri­ca, que in­ter­pre­ta los sig­nos de pu­tre­fac­ción, an­tes des­car­ta­dos. Con es­te ho­ra­rio, se lle­ga a la po­si­bi­li­dad de que la muer­te se po­dría ha­ber pro­du­ci­do en una fran­ja ho­ra­ria que lle­ga a las 20 del sá­ba­do 17 de enero, cuan­do Die­go La­go­mar­sino es­ta­ba de­jan­do el de­par­ta­men­to de la torre Le Parc. Los ex­per­tos de­ter­mi­na­ron por una­ni­mi­dad que el dis­pa­ro se efec­tuó de de­re­cha a iz­quier­da, de atrás ha­cia ade­lan­te, con un án­gu­lo de 10 a 12 gra­dos, y de aba­jo ha­cia arri­ba. Con­clu­ye­ron que re­ci­bió gol­pes mien­tras es­ta­ba con vi­da por­que de­ja­ron un mo­re­tón pro­duc­to de la irri­ga­ción san­guí­nea en la zo­na. Los gol­pes, que no ha­bían si­do de­tec­ta­dos en los tra­ba­jos de la jun­ta mé­di­ca rea­li­za­da con an­te­rio­ri­dad por ex­per­tos del Cuer­po Mé­di­co Fo­ren­se, pro­vo­ca­ron la frac­tu­ra de la na­riz y fue­ron apli­ca­dos tam­bién en la zo­na sub­he­pá­ti­ca. La frac­tu­ra de la na­riz, di­je­ron aho­ra los ex­per­tos, no se pu­do ha­ber pro­vo­ca­do por la caí­da, por­que en to­do ca­so fue ha­cia atrás. Los gen­dar­mes fue­ron pa­san­do el vi­deo de la au­top­sia cua­dro por cua­dro y con una tec­no­lo­gía avan­za­da pu­die­ron de­tec­tar que al­re­de­dor de los glo­bos ocu­la­res ha­bía he­mo­rra­gia pro­pia del gol­pe. Se es­ta­ble­ció que pri­me­ro le que­bra­ron el hue­so de la na­riz y lue­go le dis­pa­ra­ron. Los ex­per­tos lle­ga­ron a es­ta con­clu­sión por­que el ti­ro pe­ne­tró en el crá­neo y pro­vo­có una ra­ja­du­ra que se de­tu­vo al cru­zar­se con el hue­so, ya ro­to, de la na­riz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.