PA­LA­BRAS DEL DI­REC­TOR: IN­TER­OCEÁ­NI­CA, CRO­NO­LO­GÍA DEL DE­LI­TO II

La Primera Diario - - Portada - Jo­sé Lo­las LA PA­LA­BRA DEL DI­REC­TOR

El día que se fir­mó la con­ce­sión Des­de las 10 de la ma­ña­na, en el Sa­lón Se­vi­llano de Pa­la­cio de Go­bierno el co­mi­té de ProIn­ver­sión ini­cia el pro­ce­so de cie­rre de los tra­mos 2,3 y 4 de la In­ter­oceá­ni­ca, con la pre­sen­ta­ción por par­te de las em­pre­sas ga­na­do­ras de la do­cu­men­ta­ción es­ta­ble­ci­da en las ba­ses del con­cur­so. Se­gún el ac­ta de ese día, a la que ac­ce­dió Cuar­to Po­der, a las 10:15 de la ma­ña­na el co­mi­té se en­te­ra del ofi­cio en­via­do un día an­tes por la vi­ce­con­tra­lo­ra Urbina. A las 10:40 to­man una de­ci­sión inau­di­ta: con­ti­nuar con el pro­ce­so de cie­rre, pe­ro sus­pen­dien­do la sus­crip­ción de las fir­mas has­ta que se cuen­te con las ins­truc­cio­nes del Consejo Di­rec­ti­vo de ProIn­ver­sión res­pec­to del al­can­ce del ofi­cio de la Con­tra­lo­ría. Un consejo di­rec­ti­vo pre­si­di­do por Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. PPK se reúne de ur­gen­cia a las 12:30 de ese día en el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas con el res­to de miem­bros del Consejo Di­rec­ti­vo de ProIn­ver­sión, en­tre los que fi­gu­ra­ba el en­ton­ces pre­mier Car­los Fe­rre­ro, el mi­nis­tro de Trans­por­tes Jo­sé Or­tiz, y Re­né Cor­ne­jo de ProIn­ver­sión. Con­tra el tiem­po, se plan­tea co­mo te­ma de dis­cu­sión el ofi­cio de la Con­tra­lo­ría. El ac­ta de la se­sión es bas­tan­te grá­fi­co de có­mo se ma­ne­ja­ron las co­sas en torno al pro­yec­to de la In­ter­oceá­ni­ca. A la 1:05 se sus­pen­de la se­sión. A la 1:27 se reanuda la se­sión del consejo di­rec­ti­vo aho­ra con to­dos en Pa­la­cio de Go­bierno, más los miem­bros del co­mi­té de la con­ce­sión. En tiem­po re­cord, el co­mi­té hi­zo va­rias co­sas e in­di­ca de es­to a PPK y a los miem­bros del consejo di­rec­ti­vo: in­for­mó a los pos­tores ga­na­do­res de la con­tro­ver­sia con la con­tra­lo­ría, so­li­ci­tó la opinión de un es­tu­dio de abo­ga­dos pri­va­do y so­li­ci­tó la opinión de la ofi­ci­na le­gal de ProIn­ver­sión. Las res­pues­tas lle­ga­ron con igual ce­le­ri­dad: Ode­brecht y Gra­ña y Montero ase­gu­ra­ron no co­no­cer de nin­gu­na de­man­da en su con­tra y pre­sen­tan una de­cla­ra­ción ju­ra­da en la que re­fren­dan es­ta ase­ve­ra­ción. El es­tu­dio Mon­roy ca­li­fi­có de “ino­cuo” el ofi­cio de la Con­tra­lo­ría no en­con­tran­do im­pe­di­men­to pa­ra con­ti­nuar con el pro­ce­so. La ofi­ci­na le­gal de ProIn­ver­sión sos­tie­ne, en­tre otras co­sas, que las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de Ode­brecht y su so­cio de­ben te­ner­se por vá­li­das y con­ti­nuar con el pro­ce­di­mien­to. Kuczyns­ki y com­pa­ñía de­ci­die­ron apro­bar lo he­cho por el co­mi­té de con­ce­sio­nes en tiem­po re­cord. Ese día, con to­da la gen­te es­pe­ran­do en el Sa­lón Do­ra­do de Pa­la­cio, no so­lo or­de­na­ron al co­mi­té se­guir con los ac­tos de cie­rre del pro­ce­so, sino tam­bién ve­ri­fi­car con pos­te­rio­ri­dad la ve­ra­ci­dad de las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das pre­sen­ta­das por las em­pre­sas. La de­ci­sión de Kuczyns­ki y com­pa­ñía ape­nas de­mo­ró 18 mi­nu­tos. A la 1:45 de la tar­de el asun­to es­ta­ba zan­ja­do, con la fir­ma de él y de to­dos los mi­nis­tros. Aun­que us­ted no lo crea. En enero de 2006, se pro­mul­gó la ley 28670 por ini­cia­ti­va del en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te del Con­gre­so, Gilberto Díaz Pe­ral­ta. Es­ta nor­ma, no so­lo de­cla­ró de in­te­rés na­cio­nal a la ca­rre­te­ra In­ter­oceá­ni­ca, en­tre otras obras, sino tam­bién le dio un man­to de le­ga­li­dad a la im­ple­men­ta­ción de lo he­cho por el Eje­cu­ti­vo con an­te­rio­ri­dad pa­ra la eje­cu­ción de los con­tra­tos de con­ce­sión. De es­ta ma­ne­ra, se sub­sa­na­ban re­tro­ac­ti­va­men­te las ob­ser­va­cio­nes de la con­tra­lo­ría. Se bus­có in­sis­ten­te­men­te la ver­sión del je­fe de Es­ta­do so­bre es­te te­ma. Sus vo­ce­ros di­je­ron que no ha­ría nin­gu­na de­cla­ra­ción al res­pec­to y se­ña­la­ron que en ese mo­men­to pri­ma­ron de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas pa­ra con­cre­tar el pro­yec­to. Hoy sa­be­mos que, al me­nos en el ca­so de Ale­jan­dro To­le­do, esas de­ci­sio­nes es­tu­vie­ron acom­pa­ña­das de gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro. Un úl­ti­mo da­to: Las aden­das in­cre­men­ta­ron el cos­to de la In­ter­oceá­ni­ca en más de US$4 mil mi­llo­nes. Un fes­tín pa­ra los co­rrup­tos en con­tra de la Na­ción. Has­ta ma­ña­na mis ami­gos de Pri­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.