PA­LA­BRAS DEL DIRECTOR: DESFUJIMORIZANDO FUER­ZA PO­PU­LAR

La Primera Diario - - Portada - Jo­sé Lo­las LA PA­LA­BRA DEL DIRECTOR

El di­vi­sio­nis­mo den­tro del par­ti­do Fuer­za Po­pu­lar pa­re­ce traer al­go más que eso. Apa­ren­te­men­te el de­to­nan­te de los ai­res se­pa­ra­tis­tas den­tro del par­ti­do na­ran­ja, ha­bría si­do el te­ma de la li­be­ra­ción del ex pre­si­den­te Alberto Ken­ja Fu­ji­mo­ri Fu­ji­mo­ri. Sin em­bar­go Ken­ji Fu­ji­mo­ri con sus co­men­ta­rios se ha ido en­car­ga­do de am­pliar el pa­no­ra­ma de lo que real­men­te su­ce­de den­tro de la na­ran­ja fu­ji­mo­ris­ta. So­bre to­do al re­fe­rir­se al “se­cues­tro”, del que di­ce ser pre­sa su her­ma­na y pre­si­den­ta del par­ti­do Kei­ko Fu­ji­mo­ri, por par­te de un sec­tor de la cú­pu­la po­lí­ti­ca, fac­ción que ha ve­ni­do ex­pec­to­ran­do a re­pre­sen­tan­tes del fu­ji­mo­ris­mo prag­má­ti­co de las en­tra­ñas del pro­pio par­ti­do. Sino pre­gún­te­le a la Lu­cha Cu­cu­li­za, a Ga­gó o Mart­ha Chá­vez a quie­nes no se les per­mi­tió con­for­mar la lis­ta de can­di­da­tos al con­gre­so en las úl­ti­mas elec­cio­nes, ba­jo el cuen­to de la re­no­va­ción de cua­dros. En mi opi­nión lo que su­ce­de den­tro del Fuer­za Po­pu­lar es lo si­guien­te: En el Pe­rú exis­te una cri­sis de par­ti­dos po­lí­ti­cos que los es­tá lle­van­do a la ex­tin­ción. Bas­ta ob­ser­var lo que es­tá su­ce­dien­do con los con­glo­me­ra­dos po­lí­ti­cos más an­ti­guos que ape­nas so­bre­vi­ven, llá­me­se Ac­ción Po­pu­lar, PPC y el Apra. Los dos pri­me­ros es­tán ca­si con par­ti­da de de­fun­ción y el Apra se va en­ca­mi­nan­do al pan­teón. Y sa­ben por qué, pues por que los par­ti­dos tra­di­cio­na­les han si­do cons­trui­dos en ba­se a lí­de­res, y a sus ideo­lo­gías per­so­na­les, las mis­mas que han ido per­dien­do di­fu­sión y vi­gen­cia, En el ca­so es­pe­cial del Apra sus ba­ses ideo­ló­gi­cas fue­ron más am­plias y ci­men­ta­das por tre­men­dos in­te­lec­tua­les co­mo Ha­ya de la To­rre, Pria­lé, León de Vi­ve­ro, Orre­go en­tre otros, que se ade­lan­ta­ron a su épo­ca, ins­pi­ra­dos por ideo­lo­gías eu­ro­peas. Ade­más de una can­te­ra de lí­de­res de la ge­ne­ra­ción del 50 for­ma­dos por el Vie­jo León en Vi­lla Mer­ce­des, que ha so­bre­vi­vi­do has­ta nues­tros días. El di­vi­sio­nis­mo y el za­fa­rran­cho de co­rre­li­gio­na­rios han su­mi­do a es­tos par­ti­dos, otro­ra gran­des y fuer­tes a su mí­ni­ma ex­pre­sión, y es lo que quie­ren evi­tar den­tro del par­ti­do fu­ji­mo­ris­ta. Quie­ren evi­tar que Fuer­za Po­pu­lar se mue­ra con Alberto Fu­ji­mo­ri. Y ello va a co­men­zar a su­ce­der cuan­do al pa­triar­ca le lle­gue su momento y ya no es­té en es­te mun­do. En­ton­ces lo que a esa cú­pu­la, que se­ña­la Ken­ji, les preo­cu­pa es la de­ca­den­cia del par­ti­do a par­tir de la des­apa­ri­ción de su lí­der fun­da­dor. Y lo más gra­ve es que el fu­ji­mo­ris­mo no tie­ne una ideo­lo­gía só­li­da, ni tex­tos po­lí­ti­cos con­tun­den­tes que pue­dan ga­ran­ti­zar su per­ma­nen­cia en la las men­tes de los co­rre­li­gio­na­rios más jó­ve­nes. Pues “Hon­ra­dez, Tec­no­lo­gía y Tra­ba­jo” ya no bas­tan pa­ra sos­te­ner un par­ti­do. Y pa­ra es­te pro­ce­so pri­me­ra­men­te quie­ren des­vir­tuar la exis­ten­cia y la de­pen­den­cia de Fuer­za Po­pu­lar con re­la­ción a Alberto Fu­ji­mo­ri. Quie­ren uti­li­zar a los fu­ji­mo­ris­tas pa­ra im­plan­tar­les una nue­va co­rrien­te ideo­ló­gi­ca que pue­da ase­gu­rar su per­ma­nen­cia co­mo par­ti­do en el tiem­po. Y lo peor de to­do es que Ken­ji aún no se ha da­do cuenta o no quie­re ad­mi­tir que la prin­ci­pal im­pul­so­ra de la des­fu­ji­mo­ri­za­ción de Fuer­za Po­pu­lar es su pro­pia her­ma­na Kei­ko. Lo que Ken­ji no sa­be es que el pun­ti­lla­zo fi­nal en contra del fu­ji­mo­ris­mo se­rá su pro­pia ex­pul­sión, la mis­ma que se da­rá tar­de o tem­prano. La agru­pa­ción na­ran­ja es­tá di­vi­di­da cla­ra­men­te en dos par­tes, en una Ken­ji Fu­ji­mo­ri quien arre­ba­ta­da­men­te quie­re ver a su pa­dre en li­ber­tad lo más pron­to po­si­ble y de cual­quier ma­ne­ra, por ello es­tu­vo im­pul­san­do in­con­sul­ta­men­te el pro­yec­to de ley de pri­sión do­mi­ci­lia­ria el cual fue pro­mo­vi­do, co­mo se re­cor­da­rá, por el con­gre­sis­ta Ro­ber­to Viei­ra y la que con­ta­ba con la apro­ba­ción de 30 con­gre­sis­tas. Y en la otra par­te su her­ma­na y li­de­re­sa del par­ti­do Kei­ko Fu­ji­mo­ri quien es­tá em­pe­ci­na­da apa­ren­te­men­te en no de­jar el ma­ne­jo po­lí­ti­co de la­do, así sea en una si­tua­ción fa­mi­liar y fuer­te­men­te sub­je­ti­va. Pues ella ha ido des­au­to­ri­zan­do cual­quier ges­tión an­te­rior o pa­ra­le­la, pa­ra con­se­guir la li­ber­tad de su pa­dre, emi­tió ha­ce unos me­ses un video en re­des so­cia­les en el que anun­cia­ba la pron­ta pre­sen­ta­ción de un ha­beas cor­pus pa­ra re­en­ca­mi­nar la lu­cha por la li­ber­tad del an­ciano y en­fer­mo ex pre­si­den­te. Es­tás y otras ac­cio­nes es­té­ri­les han si­do to­ma­das co­mo for­ma­li­da­des o sa­lu­dos a la ban­de­ra. En po­lí­ti­ca no hay que ser inocen­te y hay que ser mal pen­sa­do. A Kei­ko po­lí­ti­ca­men­te no le con­vie­ne que su pa­dre sal­ga en li­ber­tad. Quié­ran­lo o no, Alberto Fu­ji­mo­ri en­fer­mo y dé­bil si­gue sien­do el co­ra­zón de Fuer­za Po­pu­lar. El pa­triar­ca li­bre con me­jo­res cui­da­dos po­dría re­po­ner­se rá­pi­da­men­te, re­cu­pe­rar po­der y reaco­mo­dar a su vie­ja guar­dia pa­ra pre­ser­var la esen­cia de su sue­ño po­lí­ti­co. Al­go que a lo que los Kei­kis­tas le tie­nen pa­vor pues en es­te es­ce­na­rio el pró­xi­mo can­di­da­to pre­si­den­cial po­dría ser Ken­ji Fu­ji­mo­ri Hi­gu­chi, por al­go no ha si­do el con­gre­sis­ta más vo­ta­do. Y con él, re­tor­na­ría el ala du­ra del Fu­ji­mo­ris­mo a Fuer­za Po­pu­lar. Es­ta es la pe­sa­di­lla de Kei­ko. Has­ta ma­ña­na mis ami­gos de Pri­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.