SI PUE­DEN ANU­LAR EL IN­DUL­TO

Abo­ga­do Car­los Ri­ve­ra ad­vier­ten que el in­dul­to que el pre­si­den­te PPK le da­ría en las pró­xi­mas ho­ras a Al­ber­to Fu­ji­mo­ri si pue­de ser re­vi­sa­ble

La Primera Diario - - Portada -

El abo­ga­do del Ins­ti­tu­to de De­fen­sa Le­gal, Ri­ve­ra Paz, ex­pli­có que la gra­cia que pon­dría en li­ber­tad al pre­so ex­man­da­ta­rio pue­de re­vi­sar­se e in­clu­so re­vo­car­se si el pro­ce­di­mien­to para su emi­sión no cal­za con el mar­co le­gal. Ri­ve­ra se­ña­ló que la gra­ve­dad en el es­ta­do de sa­lud de Fu­ji­mo­ri de­be acre­di­tar­se de ma­ne­ra in­du­bi­ta­ble por una Jun­ta Mé­di­ca para jus­ti­fi­car el in­dul­to. Así, re­cor­dó que en 2014, el en­ton­ces pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la ne­gó la li­be­ra­ción de Fu­ji­mo­ri lue­go de que los mé­di­cos des­car­ta­ron una en­fer­me­dad ter­mi­nal. So­bre las de­cla­ra­cio­nes de PPK que no desea “te­ner a otro Le­guía”, Ri­ve­ra Paz le con­tes­tó: “Al pre­si­den­te hay que man­dar­lo a que es­tu­die un po­qui­to de His­to­ria. Los ca­sos Le­guía y Fu­ji­mo­ri no son com­pa­ra­bles. Le­guía mu­rió en el Pan­óp­ti­co de Li­ma con una con­de­na de fac­to, sin un jui­cio, sin una de­fen­sa y con­de­na­do por una dic­ta­du­ra mi­li­tar. No es el ca­so de Fu­ji­mo­ri, a quien se le acre­di­tó un jui­cio co­rrec­to y no fue un jui­cio po­lí­ti­co”.

Con­ti­núa el de­ba­te so­bre la po­si­bi­li­dad de que el pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki otor­gue un in­dul­to hu­ma­ni­ta­rio a Al­ber­to Fu­ji­mo­ri. El abo­ga­do del Ins­ti­tu­to de De­fen­sa Le­gal, Car­los Ri­ve­ra Paz, ex­pli­có que la gra­cia que pon­dría en li­ber­tad al pre­so ex­man­da­ta­rio pue­de re­vi­sar­se e in­clu­so re­vo­car­se si el pro­ce­di­mien­to para su emi­sión no cal­za con el mar­co le­gal. “Na­die des­co­no­ce que el pre­si­den­te ten­ga las atri­bu­cio­nes de in­dul­tar. Pe­ro el pre­si­den­te no es Luis XV; es el pre­si­den­te de un es­ta­do de de­re­cho y hay un re­gla­men­to de la Co­mi­sión de Gra­cias Pre­si­den­cia­les del 2010 que es­ta­ble­ce cuál es el es­tán­dar, el pro­ce­di­mien­to y los re­qui­si­tos que se de­ben cum­plir. De ser irre­gu­lar yo creo que se pue­de ini­ciar un pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal y un pro­ce­so in­ter­na­cio­nal”, di­jo el ju­ris­ta. Ri­ve­ra se­ña­ló que la gra­ve­dad en el es­ta­do de sa­lud de Fu­ji­mo­ri de­be acre­di­tar­se de ma­ne­ra in­du­bi­ta­ble por una Jun­ta Mé­di­ca para jus­ti­fi­car el in­dul­to. Así, re­cor­dó que en 2014, el en­ton­ces pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la ne­gó la li­be­ra­ción de Fu­ji­mo­ri lue­go de que los mé­di­cos des­car­ta­ron una en­fer­me­dad ter­mi­nal. Tam­bién ci­tó el ca­so del em­pre­sa­rio Jo­sé En­ri­que Crou­si­llat, a quien se le con­de­nó a ocho años de pri­sión por co­rrup­ción y que fue fa­vo­re­ci­do por un in­dul­to du­ran­te el go­bierno de Alan Gar­cía. Es­te se re­vo­có por irre­gu­la­ri­da­des y la pre­sión pú­bli­ca. “Se ha­bía in­ven­ta­do un in­for­me de la Jun­ta Mé­di­ca, se­ña­lan­do que el ni­vel de gra­ve­dad de la sa­lud de Crou­si­llat era de tal mag­ni­tud que ca­si es­ta­ba a pun­to de mo­rir­se. No era cier­to. El pre­si­den­te Gar­cía se va­lió del in­for­me mé­di­co frau­du­len­to y el Tribunal Cons­ti­tu­cio­nal tu­vo que anu­lar ese in­dul­to. No es que las de­ci­sio­nes pre­si­den­cia­les se es­cri­ban en pie­dra. Son de­ci­sio­nes que se so­me­ten a un con­trol de le­ga­li­dad”, en­fa­ti­zó. Ri­ve­ra se­ña­ló que la gra­ve­dad en el es­ta­do de sa­lud de Fu­ji­mo­ri de­be acre­di­tar­se de ma­ne­ra in­du­bi­ta­ble por una Jun­ta Mé­di­ca para jus­ti­fi­car el in­dul­to. Por el con­tra­rio, el ex abo­ga­do de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, Wi­lliam Pa­co Cas­ti­llo, sos­tu­vo que una de­ci­sión pre­si­den­cial de es­te ti­po no pue­de re­ver­tir­se. “Es irre­vi­sa­ble. Es im­po­si­ble de to­da im­po­si­bi­li­dad ima­gi­nar­nos que el se­ñor Ri­ve­ra pre­sen­ta­rá una de­man­da con­tra una de­ci­sión del pre­si­den­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Eso se­ría me­nos­ca­bar la so­be­ra­nía. Se pue­de pre­sen­tar, pe­ro des­de mi pun­to de vis­ta eso es irre­vi­sa­ble”. Cas­ti­llo tam­bién afir­mó que la ley no obli­ga a los be­ne­fi­cia­rios de las gra­cias pre­si­den­cia­les a fir­mar un pe­di­do for­mal. “Aquí no exis­te un re­gla­men­to que di­ga que al­guien ten­ga que fir­mar una so­li­ci­tud. Una gra­cia la pue­de dar el pre­si­den­te inopi­na­da­men­te”. En cuan­to a la re­fe­ren­cia so­bre Au­gus­to B. Le­guía, ex­pre­si­den­te que mu­rió en pri­sión en 1932, Ri­ve­ra Paz in­di­có que no es com­pa­ra­ble al ca­so Fu­ji­mo­ri. El vier­nes, el pre­si­den­te Kuczyns­ki se­ña­ló que no desea “te­ner a otro Le­guía” cuando fue con­sul­ta­do por el con­de­na­do ex­go­ber­nan­te de la dé­ca­da de 1990. “Al pre­si­den­te hay que man­dar­lo a que es­tu­die un po­qui­to de His­to­ria. Los ca­sos Le­guía y Fu­ji­mo­ri no son com­pa­ra­bles. Le­guía mu­rió en el Pan­óp­ti­co de Li­ma con una con­de­na de fac­to, sin un jui­cio, sin una de­fen­sa y con­de­na­do por una dic­ta­du­ra mi­li­tar. No es el ca­so de Fu­ji­mo­ri, a quien se le acre­di­tó un jui­cio co­rrec­to y no fue un jui­cio po­lí­ti­co. Él es­tá cum­plien­do las con­de­nas que la Jus­ti­cia y la de­mo­cra­cia le han im­pues­to. Es una preo­cu­pa­ción aten­di­ble, pe­ro tie­ne que te­ner co­rre­la­to. Es de­cir, al­guien tie­ne que pre­sen­tar una so­li­ci­tud”, pun­tua­li­zó Ri­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.