PA­LA­BRAS DEL DI­REC­TO? R: GA­NÓ PE­RÚ

La Primera Diario - - Portada - DI­REC­TOR FUN­DA­DOR JO­SÉ LOLAS

Lo que nin­gún po­lí­ti­co ha lo­gra­do has­ta hoy en el Pe­rú, lo es­tá lo­gran­do el fút­bol y nues­tra se­lec­ción. Hoy na­da im­por­ta más que el en­cuen­tro que ten­drá nues­tra blan­qui­rro­ja al caer la tar­de con la se­lec­ción de Co­lom­bia. Hoy en el país se ha­ce una pau­sa emo­cio­nal, es co­mo si los pro­ble­mas po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que atra­vie­sa el país se que­da­ran en el lim­bo. PPK y su obli­ga­ción mo­ral de res­pon­der a la co­mi­sión La­va Ja­to y los nue­vos al­can­ces de la co­rrup­ción por el ca­so Ode­bre­tech en­tran en pau­sa mo­men­tá­nea por 90 mi­nu­tos de fút­bol. El Pe­rú- Co­lom­bia de hoy que de­fi­ne nues­tro cu­po di­rec­to al Mun­dial de Ru­sia 2018 tie­ne co­pa­da la aten­ción a ni­vel na­cio­nal. La pe­lo­ta arras­tra una se­rie de sen­ti­mien­tos que ha­cen del de­por­te rey al­go ma­ra­vi­llo­so. Tie­ne al­go di­vino que in­yec­ta pa­sión en las al­mas y el co­ra­zón. Esa ma­gia que pue­de ha­cer que to­do un país se una al ins­tan­te co­mo un so­lo pu­ño. Esa ener­gía que le­van­ta la mo­ral de una na­ción pa­ra unir­se en un so­lo himno. Esa pa­sión que ha­ce que la gen­te se abra­ce y se mi­re co­mo her­ma­nos aún sin co­no­cer­se. Las úl­ti­mas se­ma­nas los pe­rua­nos he­mos si­do con­ta­gia­dos por la pa­sión del fút­bol que ha ac­ti­va­do a su má­xi­ma ex­pre­sión el amor que to­dos le te­ne­mos a nues­tra pa­tria. Nos he­mos ol­vi­da­do de nues­tras di­fe­ren­cias y sa­li­mos de ca­sa ca­da ma­ña­na con una son­ri­sa in­te­rior pro­duc­to de la ilu­sión de po­der ga­nar el pró­xi­mo en­cuen­tro fut­bo­le­ro de nues­tra se­lec­ción. Po­co a po­co la fie­bre del fút­bol se ha ido me­tien­do en nues­tras ve­nas, al co­mien­zo sin mu­cha ilu­sión pa­ra evi­tar re­co­rrer el do­lo­ro­so ca­mino de la de­cep­ción, a la que la im­pro­vi­sa­ción y la fal­ta de pro­fe­sio­na­lis­mo nos ha­bían mal acos­tum­bra­do. Ha­ce 36 años que no va­mos a un mun­dial. Ha­ce 36 años que las ca­lles de Li­ma no ven pa­sar ca­ra­va­nas de au­tos es­tre­me­cien­do con sus bo­ci­na­zos, gri­tos y can­ti­cos la tra­di­cio­nal ave­ni­da Are­qui­pa, ce­le­bran­do una cla­si­fi­ca­ción mun­dia­lis­ta. La se­quía de triun­fos fut­bo­le­ros ha si­do lar­ga y cruel con la afi­ción y con to­dos los pe­rua­nos. No hay de­re­cho a que al pue­blo se le pri­ve de una alegría tan enor­me co­mo la de sen­tir­se or­gu­llo­so del com­por­ta­mien­to de su se­lec­ción na­cio­nal. Pe­ro es­te equi­po de jó­ve­nes, es­te gru­po de atle­tas no­bles y de­cen­tes que se han en­tre­ga­do en cuer­po y al­ma a ser­vir a la se­lec­ción y a la Na­ción, es­tán de­mos­tran­do que cuan­do el pe­ruano se com­pro­me­te, se sa­cri­fi­ca, se or­de­na y se dis­ci­pli­na con mi­ra­da fir­me en un sue­ño, ese sue­ño se va ha­cien­do reali­dad en ca­da pa­so, en ca­da gol, en ca­da ata­ja­da. Es­ta se­lec­ción le es­tá en­se­ñan­do al Pe­rú con su ejem­plo que po­de­mos ser más gran­des que nues­tros pro­ble­mas. Que si en­fren­ta­mos con de­ci­sión nues­tras di­fi­cul­ta­des po­de­mos pa­sar­las por en­ci­ma. Que si nos de­di­ca­mos por com­ple­to a nues­tros pro­yec­tos los po­de­mos ha­cer reali­dad. Y los más im­por­tan­te es que es­tá se­lec­ción nos es­tá en­se­ñan­do y dán­do­nos una re­pri­men­da con su va­lio­so ejem­plo, di­cién­do­nos que el Pe­rú es más gran­de cuan­do se une, es más fuer­te cuan­do can­ta­mos la mis­ma can­ción y más po­de­ro­so cuan­do de­ci­di­mos em­pu­jar el ca­rro con fuer­za y en una mis­ma di­rec­ción. No hay en el Pe­rú nin­gún po­lí­ti­co que con sus pa­la­bras ha­ya po­di­do me­ter­les en las ve­nas a to­dos los pe­rua­nos la pól­vo­ra su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­los sen­tir or­gu­llo­sos de es­ta pa­tria her­mo­sa, no hay ora­dor en el país ca­paz de ha­cer la­tir el co­ra­zón de los pe­rua­nos co­mo cuan­do su se­lec­ción se en­tre­ga al gol. El fút­bol y la se­lec­ción pe­rua­na es­tán con­si­guien­do con ac­cio­nes lo que nin­gún can­di­da­to o pre­si­den­te ha lo­gra­do. Unir pro­fun­da­men­te a to­dos los pe­rua­nos en un so­lo gri­to de gue­rra en pos de la vic­to­ria. El fút­bol nos es­tá en­se­ñan­do que de­be­mos se­guir por ese ca­mino de la unión na­cio­nal, de la solidaridad, del res­pe­to, de pro­te­ger­nos unos a otros, de au­par­nos pa­ra no per­mi­tir que nin­gún her­mano se que­de en el ca­mino. Ha lle­ga­do el mo­men­to de pen­sar que to­dos los pe­rua­nos so­mos una gran se­lec­ción. Ca­da quien tan im­por­tan­te y vi­tal pa­ra que es­te país em­pie­ce a an­dar ha­cia el ca­mino del éxi­to y la su­pera­ción real y no mo­men­tá­nea. El fút­bol nos es­tá en­se­ñan­do lo que las es­cue­las no pu­die­ron, lo que las uni­ver­si­da­des no pu­die­ron, lo que los po­lí­ti­cos no pu­die­ron. Nos es­tán en­se­ñan­do que el Pe­rú es­tá so­bre to­do y só­lo los no­so­tros los pe­rua­nos de co­ra­zón hu­mil­de y gue­rre­ro se­re­mos los for­ja­do­res del nue­vo Pe­rú. Una na­ción em­pren­de­do­ra y ale­gre, uni­da y pros­pe­ra, mo­der­na y gran­de. El fút­bol y la se­lec­ción pe­rua­na ya hi­cie­ron ga­na­dor al Pe­rú. Aho­ra la pe­lo­ta es­tá en nues­tra can­cha. Has­ta ma­ña­na mis ami­gos de Pri­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.