Ra­joy lan­za ul­ti­má­tum a Puig­de­mont pa­ra que re­nun­cie a su in­ten­to de pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia de Cataluña

Ma­drid cuen­ta con el apo­yo de Eu­ro­pa, di­jo en Lu­xem­bu­ro el mi­nis­tro es­pa­ñol de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, ase­gu­ran­do que la res­pues­ta se­rá la "ade­cua­da".

La Primera Diario - - Portada -

El go­bierno de Es­pa­ña pi­dió al pre­si­den­te ca­ta­lán Car­les Puig­de­mont que no ha­ga na­da "irre­ver­si­ble" y re­nun­cie a de­cla­rar la in­de­pen­den­cia en el Par­la­ment, en la peor cri­sis po­lí­ti­ca de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la mo­der­na. "Quie­ro pe­dir­le al se­ñor Puig­de­mont que no ha­ga na­da irre­ver­si­ble, que no em­pren­da nin­gún ca­mino que no ten­ga vuel­ta, que no lle­ve a ca­bo nin­gu­na de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia, que vuel­va a la le­ga­li­dad", di­jo a la pren­sa el por­ta­voz del go­bierno es­pa­ñol, Íñi­go Mén­dez de Vi­go. Prue­ba de la ten­sa es­pe­ra que ro­dea es­ta de­cla­ra­ción pre­vis­ta ante el le­gis­la­ti­vo re­gio­nal, la po­li­cía ca­ta­la­na ce­rró al pú­bli­co el re­cin­to pa­ra "pre­ve­nir si­tua­cio­nes de pre­sión so­bre la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria", ya sean unio­nis­tas o se­ce­sio­nis­tas, se­ña­ló un por­ta­voz del cuer­po po­li­cial. A par­tir de las 16:00 GMT, Puig­de­mont com­pa­re­ce ante su Par­la­men­to por pri­me­ra vez des­de el re­fe­ren­do prohi­bi­do del 1 de oc­tu­bre, que su go­bierno con­si­de­ró ven­ci­do por los in­de­pen­den­tis­tas a pe­sar de la ba­ja par­ti­ci­pa­ción. El con­te­ni­do de su dis­cur­so es una in­cóg­ni­ta: ini­cial­men­te pro­me­tió de­cla­rar la se­ce­sión co­mo co­lo­fón a la es­ca­la­da con el go­bierno cen­tral de Mariano Ra­joy, fir­me­men­te opues­to a per­mi­tir una con­sul­ta le­gal re­cla­ma­da por una am­plia ma­yo­ría en la re­gión. El por­ta­voz del go­bierno ca­ta­lán, Jor­di Tu­rull, en su rue­da de pren­sa se­ma­nal, se ne­gó a co­men­tar na­da so­bre el con­te­ni­do del dis­cur­so de Puig­de­mont, pe­ro ne­gó que hu­bie­ra di­vi­sio­nes in­ter­nas: el eje­cu­ti­vo ca­ta­lán es­tá "ab­so­lu­ta­men­te cohe­sio­na­do", di­jo. En­tre los in­de­pen­den­tis­tas con­vi­ven di­fe­ren­tes sen­si­bi­li­da­des, más mo­de­ra­das o ra­di­ca­les, y Puig­de­mont afron­ta el re­to de con­ten­tar­las a to­das. Las prin­ci­pa­les aso­cia­cio­nes se­pa­ra­tis­tas de la re­gión ha­bían con­vo­ca­do una ma­ni­fes­ta­ción fren­te al par­la­men­to pa­ra "apo­yar y de­fen­der la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia", y que fi­nal­men­te se­rá tras­la­da­da al ex­te­rior de es­te par­que. Des­de Ma­drid, el go­bierno es­pa­ñol de Mariano Ra­joy pro­me­te ac­tuar con fir­me­za, in­clu­si­ve si se tra­ta de una de­cla­ra­ción re­tó­ri­ca o sin efec­to in­me­dia­to, y so­bre la me­sa es­tá la sus­pen­sión de la au­to­no­mía re­gio­nal o in­clu­so de­cre­tar un es­ta­do de emer­gen­cia. Ra­joy com­pa­re­ce­rá el miér­co­les a las 14:00 GMT en el Con­gre­so de los Dipu­tado. Pe­ro las pre­sio­nas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, así co­mo la fu­ga de em­pre­sas y la in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, po­drían mo­de­rar la pos­tu­ra de Puig­de­mont, que re­cla­ma una me­dia­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra so­lu­cio­nar el con­flic­to. En jue­go es­tá el fu­tu­ro de un te­rri­to­rio es­tra­té­gi­co pa­ra Es­pa­ña, con una su­per­fi­cie si­mi­lar a la de Bél­gi­ca, con un 16% de su po­bla­ción y un 19% de su Pro­duc­to In­te­rior Bru­to. Y des­de Ma­drid, no pien­san que­dar­se de bra­zos cru­za­dos. Ma­drid cuen­ta con el apo­yo de Eu­ro­pa, di­jo en Lu­xem­bu­ro el mi­nis­tro es­pa­ñol de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, ase­gu­ran­do que la res­pues­ta se­rá la "ade­cua­da". "Es­to no es un te­ma de in­de­pen­den­cia sí, in­de­pen­den­cia no. Es­to es un te­ma de re­be­lión con­tra el Es­ta­do de de­re­cho y el Es­ta­do de de­re­cho es la ba­se no so­la­men­te de la con­vi­ven­cia en Es­pa­ña sino tam­bién de la con­vi­ven­cia en Eu­ro­pa", es­ti­mó De Guin­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.