GO­BIERNO DE SAN­TOS IN­CRE­MEN­TA PRE­SEN­CIA MI­LI­TAR EN FRON­TE­RA PA­RA EVI­TAR PA­SO DE MI­LES DE VE­NE­ZO­LA­NOS

LOS AGEN­TES RE­CI­BIE­RON EL APO­YO DEL ES­CUA­DRÓN MÓ­VIL AN­TI­DIS­TUR­BIOS DE LA PO­LI­CÍA CO­LOM­BIA­NA E IN­CLU­SO FUE­RON MO­VI­LI­ZA­DAS TANQUETAS PA­RA CON­TRO­LAR LA SI­TUA­CIÓN Mu­chos de quie­nes es­tán tras las va­llas del pri­mer con­trol, in­ten­tan pa­sar­lo co­mo pue­den pa­ra ac

La Primera Diario - - Portada -

Mi­les de ve­ne­zo­la­nos que in­ten­tan en­trar a Colombia por el pa­so fron­te­ri­zo de Cú­cu­ta pro­ta­go­ni­za­ron mo­men­tos de ten­sión en el puen­te in­ter­na­cio­nal Si­món Bo­lí­var don­de co­men­za­ron a re­gir nue­vos con­tro­les de ac­ce­so. La mul­ti­tud, que des­de tem­pra­nas ho­ras es­pe­ra ba­jo un sol in­cle­men­te que las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas re­vi­sen sus do­cu­men­tos, in­ten­tó sal­tar­se las va­llas me­tá­li­cas, lo que obli­gó a la in­ter­ven­ción po­li­cial. Los uni­for­ma­dos que ha­bi­tual­men­te su­per­vi­san el pa­so fron­te­ri­zo jun­to con agen­tes de Mi­gra­ción Colombia re­ci­bie­ron el apo­yo del Es­cua­drón Mó­vil An­ti­dis­tur­bios (Es­mad) de la Po­li­cía co­lom­bia­na e in­clu­so fue­ron mo­vi­li­za­das tanquetas pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción. El vie­jo puen­te Si­món Bo­lí­var, que une San An­to­nio del Tá­chi­ra con Cú­cu­ta, es­tá anega­do de ve­ne­zo­la­nos que bus­can sa­lir de su país, al­gu­nos pa­ra com­prar co­mi­da en Colombia y otros por­tan ma­le­tas de gran­des di­men­sio­nes, sín­to­ma de que se mar­chan de­fi­ni­ti­va­men­te. Dia­ria­men­te cru­zan a Colombia por el puen­te unas 37.000 per­so­nas, pe­ro el en­du­re­ci­mien­to de los con­tro­les ha for­ma­do el ta­po­na­mien­to, pa­ra mu­chos in­su­pe­ra­ble, pues­to que los pa­sa­por­tes ve­ne­zo­la­nos ca­da vez son me­nos an­te la es­ca­sez que se vi­ve en ese país. En­tre las me­di­das que adop­tó ayer el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos es­tá la sus­pen­sión de emi­sio­nes de Tar­je­tas de Mo­vi­li­dad Fron­te­ri­za (TMF), usa­das por los ciu­da­da­nos de re­gio­nes de fron­te­ra pa­ra cru­zar los lí­mi­tes na­cio­na­les. Has­ta la de­ci­sión que to­mó ayer San­tos, que tam­bién in­clu­ye el se­lla­do obli­ga­to­rio del pa­sa­por­te, el pa­so por ese pun­to li­mí­tro­fe es­ta­ba muy su­per­vi­sa­do, pe­ro era fre­cuen­te que mu­chos de sus ciu­da­da­nos lo cru­za­ran sin mos­trar nin­gu­na iden­ti­fi­ca­ción en nin­guno de los dos la­dos. El des­or­den en es­ta jor­na­da es to­tal, por lo que la fron­te­ra mar­ca­da con va­llas en me­dio de un puen­te pa­ra vehícu­los que nin­gún au­to­mó­vil pue­de cru­zar des­de ha­ce dos años, es­tá so­bre­pa­sa­da. Por eso, las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas han te­ni­do que mon­tar un se­gun­do pe­rí­me­tro pa­ra po­der des­con­ges­tio­nar el vie­jo puen­te, que a pri­me­ra vis­ta ofre­ce un as­pec­to ve­tus­to y dé­bil. Mu­chos de quie­nes es­tán tras las va­llas del pri­mer con­trol, in­ten­tan pa­sar­lo co­mo pue­den pa­ra acor­tar la es­pe­ra en me­dio de la mul­ti­tud ba­jo el du­ro sol. Cuando fi­nal­men­te con­si­guen pa­sar, les es­pe­ra una le­gión de ven­de­do­res in­for­ma­les, mu­chos de los cua­les ofre­cen pa­sa­jes en au­to­bús has­ta Bogotá, la fron­te­ra con Ecua­dor, Guayaquil o Li­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.