2016: VO­TAN­DO POR EL PE­RÚ

La Primera Semanal - - NEWS - JO­SÉ LO­LAS MIANI DI­REC­TOR

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2016 no só­lo de­be­rían ser la opor­tu­ni­dad de cam­biar de pre­si­den­te y ter­mi­nar con un go­bierno na­cio­na­lis­ta bi­cé­fa­lo, me­dio­cre, ti­mo­ra­to y al­ta­men­te co­rrup­to, sino que de­be ser tam­bién la opor­tu­ni­dad de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de emi­tir un vo­to pen­sa­do, re­fle­xi­vo, que con­ten­ga el sím­bo­lo del bien co­mún como doc­tri­na. As­pi­ra­ción teó­ri­ca com­ple­ja pa­ra ser lle­va­da a la prác­ti­ca, so­bre to­do con una so­cie­dad tan com­pli­ca­da como la nues­tra. La pau­sa crea­da por las fes­ti­vi­da­des de fin de año sir­ve pa­ra di­vi­dir la cam­pa­ña elec­to­ral en dos. La pri­me­ra, has­ta an­tes de la Navidad, ha si­do una es­pe­cie de pre cam­pa­ñi­ta po­lí­ti­ca que ha va­li­do pa­ra vis­lum­brar la mag­ni­tud de la ba­ta­lla elec­to­ral que se vie­ne con to­do el pró­xi­mo año. Es­ta pe­que­ña pre cam­pa­ña ha si­do un ca­len­ta­mien­to de cuer­po o un tope, pa­ra ha­blar en el lé­xi­co ga­lle­ro, en­tre los candidatos, pa­ra me­dir fuer­zas, in­ten­cio­nes y co­no­cer de­bi­li­da­des. Y te­ne­mos es­tos días de tre­gua que fi­na­li­zan con el Año Nue­vo. Sin du­da, la com­pe­ten­cia elec­to­ral de­ja­rá mu­chos ca­dá­ve­res po­lí­ti­cos y he­ri­dos de muer­te en el ca­mino. El pa­no­ra­ma de­mo­crá­ti­co del Pe­rú es preo­cu­pan­te por la dis­per­sión po­lí­ti­ca que exis­te. En el año 2011 ha­bía 11 plan­chas pre­si­den­cia­les en com­pe­ten­cia, hoy exis­ten 19. Todos quie­ren ser presidentes en el Pe­rú. Las as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas de li­de­rar el país se han vuel­to una am­bi­ción con­ta­gio­sa, irres­pon­sa­ble y po­co se­ria. Esa ac­ti­tud debilita la de­mo­cra­cia, en el sen­ti­do de qui­tar­le se­rie­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo al he­cho de as­pi­rar a di­ri­gir el des­tino de la Na­ción. El que to­do pe­ruano ten­ga de­re­cho a pos­tu­lar a la pre­si­den­cia del país, no sig­ni­fi­ca que cual­quie­ra pue­da ser pre­si­den­te a ca­ba­li­dad, es­tá en jue­go el des­tino in­me­dia­to de to­da una na­ción de más de 30 mi­llo­nes de pe­rua­nos. La irres­pon­sa­bi­li­dad y la am­bi­ción por ga­nar la pre­si­den­cia lam­bis­co- na­men­te, con el úni­co de­seo de sa­tis­fa­cer el ego per­so­nal o arri­bar a la cima del po­der con la fi­na­li­dad de con­tro­lar y re­di­rec­cio­nar las in­ver­sio­nes del Es­ta­do ba­jo un in­te­rés per­so­nal o cor­po­ra­ti­vo, no se pue­de per­mi­tir. Y mu­cho me­nos de­jar que al­gu­nos pos­tu­lan­tes ac­ce­dan al po­der pre­si­den­cial con la in­ten­ción de pro­te­ger­se de la es­pa­da de la jus­ti­cia. Eso, no­so­tros los elec­to­res, no se lo po­de­mos per­mi­tir. La elec­cio­nes del 10 de abril son la opor­tu­ni­dad que tie­ne el pue­blo pa­ra de­mos­trar­le a la cla­se po­lí­ti­ca que ha ma­du­ra­do. Que ha apren­di­do de los erro­res elec­to­ra­les pa­sa­dos. Y que no es­tá dis­pues­to a en­do­sar­le el vo­to a na­die. Pues el pue­blo es­tá apren­dien­do que quie­nes pa­gan los pla­tos ro­tos de un go­bierno de­fi­cien­te, dé­bil, pu­si­lá­ni­me y co­rrup­to es el pue­blo mis­mo. Quien al fi­nal de cuen­tas tie­ne que pa­de­cer las consecuencias de la im­pro­vi­sa­ción y la in­de­cen­cia. El pue­blo es­tá asu­mien­do que el Es­ta­do es él. Que las cuen­tas se pa­gan con sus im­pues­tos y con los re­cur­sos de las en­tra­ñas de su tie­rra. Que los go­bier­nos son sim­ples ad­mi­nis­tra­do­res de la ri­que­za ge­ne­ral. Que quie­nes mue­ven el país son las ma­sas tra­ba­ja­do­ras que des­fi­lan todos los ama­ne­ce­res rum­bo a sus cen­tros de tra­ba­jo. Y que una ma­la elec­ción só­lo los per­ju­di­ca­rá a ellos mis­mos. Es­to se lla­ma ma­du­rez elec­to­ral. An­he­lo que la so­cie­dad pe­rua­na es­tá obli­ga­da a al­can­zar tar­de o tem­prano. Es im­por­tan­te in­sis­tir en lla­mar la aten­ción del elec­to­ra­do a que no vo­te por el can­di­da­to de su sim­pa­tía sino que vo­te por el Pe­rú. Que se in­tere­se por co­no­cer los programas eco­nó­mi­cos y so­cia­les de los candidatos y que vo­te por el que más con­fian­za le ins­pi­re. Que no se de­je lle­var por la pa­sión, re­van­cha u odio po­lí­ti­co. Sim­ple­men­te que vo­te por el Pe­rú. Fe­liz Año Nue­vo, mis que­ri­dos ami­gos de Pri­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.