CAU­SA Y EFEC­TO

La Primera Semanal - - NEWS - JO­SÉ LO­LAS MIANI DI­REC­TOR

Se han da­do cuen­ta que en el Pe­rú ca­da vez hay más per­so­nas que quie­ren ser pre­si­den­te?. En las elec­cio­nes pa­sa­das se pre­sen­ta­ron 11 lis­tas, en las de es­te año hay 19 pos­tu­la­cio­nes, ca­si un 80% más de am­bi­ción elec­to­ral a ni­vel na­cio­nal. Us­te­des se han pre­gun­ta­do cuál es la cau­sa de es­ta mo­ti­va­ción elec­to­re­ra por par­te de sec­to­res “in­de­pen­dien­tes” por lle­gar al po­der, que al fi­nal ter­mi­nan mi­me­ti­zán­do­se con la vie­ja cla­se po­lí­ti­ca, dan­do como re­sul­ta­do só­lo el agran­da­mien­to de es­ta por­ción de la so­cie­dad, que en­cuen­tra en el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca la opor­tu­ni­dad de va­riar su ac­cio­nar a otros ru­bros más ren­ta­bles, tan­to eco­nó­mi­ca­men­te como a ni­vel del ejer­ci­cio del po­der. La cau­sa de es­ta fie­bre ca­si vi­ral por al­can­zar el po­der a mi en­ten­der ra­di­ca en la me­dio­cri­dad, in­efi­ca­cia y la incompetencia de­mos­tra­da por el na­cio­na­lis­mo y el pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la en el ejer­ci­cio del go­bierno pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de nues­tra Na­ción. Es­te go­bierno ha te­ni­do erro­res tan ga­rra­fa­les que la ciu­da­da­nía ha lle­ga­do a pen­sar que cual­quier ciu­da­dano po­dría ha­ber he­cho una ges­tión me­jor. Enu­me­rar la lar­ga lis­ta de fa­len­cias, so­la­men­te por fal­ta de ca­rác­ter y de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca, se­ría in­ter­mi­na­ble y ocu­pa­ría con cre­ces mu­cho más del es­pa­cio que dis­pon­go pa­ra es­te ar­tícu­lo. Ade­más has­ta en la crí­ti­ca hay que ser mo­de­ra­do. El ré­gi­men na­cio­na­lis­ta con sus re­pre­sen­tan­tes va a re­ci­bir su pri­me­ra fac­tu­ra en las ur­nas, que de se­gu­ro ni si­quie­ra les da­rá el chan­ce de pa­sar la va­lla elec­to­ral. Y mu­cho me­nos con los mo­dos pre­po­ten­tes, los in­ten­tos de crio­llis­mo for­za­do y de mal gus­to del que quie­re ha­cer ga­la su can­di­da­to Da­niel Urresti. La cha­ba­ca­ne­ría de cuar­tel so­bre pa­sa el res­pe­to que se le de­be te­ner a la ciu­da­da­nía, a los pe­rio­dis­tas y a los otros con­ten­dien­tes en la cam­pa­ña elec­to­ral. In­cor­po­rar a Su­sa­na Vi­lla­rán a la plan­cha pre­si­den­cial no só­lo ha si­do un error de es­tra­te­gia po­lí­ti­ca elec­to­ral por los an­ti­cuer­pos que tie­ne la se­ño­ra como re­sul­ta­do de una ges­tión mu­ni­ci­pal tan me­dio­cre que com­pi­te en in­efi­cien­cia con el ré­gi­men na­cio­na­lis­ta. Ese re­clu­ta­mien­to ha si­do como po­ner­le un an­cla en­ci­ma a un bar­co que se es­tá hun­dien­do. Pe­ro allá ellos, todos co­se­chan lo que siem­bran. Vol­vien­do al te­ma de la fie­bre elec­to­ral que ha con­ta­gia­do en es­tas elec­cio­nes ca­si al do­ble de per­so­na­jes de­ci­di­dos a ha­cer­se de la ban­da pre­si­den­cial. El fra­ca­so del go­bierno na­cio­na­lis­ta, que apar­te de no ha­ber da­do la ta­lla pa­ra asu­mir gran­des de­ci­sio­nes pa­ra que el Pe­rú crez­ca como pu­do ha­cer­lo, se en­cuen­tra la ma­ra­ña ne­gra de corrupción que apun­ta a la cús­pi­de del po­der, en la per­so­na de la esposa del pre­si­den­te, como una ex­pre­sión cla­ra de la po­dre­dum­bre que im­pe­ra den­tro del go­bierno na­cio­na­lis­ta y del Es­ta­do. La ciu­da­da­nía al ver to­do es­te es­pec­tácu­lo po­lí­ti­co ne­fas­to, au­to­má­ti­ca­men­te em­pie­za a pen­sar y a pro­yec­tar su vo­to en la ca­be­za de aquel can­di­da­to que pue­da de­mos­trar­le que pue­de ser me­jor que el pre­si­den­te Hu­ma­la. Y apun­ta­rá su vo­to a quien le ven­da una ima­gen que apun­te a de­mos­trar que su plan­cha, y su mo­vi­mien­to se en­cuen­tran lim­pios del cán­cer de la corrupción. En­ton­ces te­ne­mos que la va­lla de com­pe­ten­cia pro­fe­sio­nal y de hon­ra­dez, que el ejer­ci­cio pre­si­den­cial, y de go­bierno re­quie­re, se en­cuen­tra ca­si al ras del pi­so. Lo que ha crea­do un sen­ti­mien­to que apun­ta a pen­sar que todos se sien­ten en la ca­pa­ci­dad de ser presidentes y de de­mos­trar que se­rían ca­pa­ces de ha­cer un me­jor go­bierno que el ac­tual. Es lo mis­mo que su­ce­de cuan­do la com­pe­ten­cia quie­re en­trar al mer­ca­do a com­pe­tir con un pro­duc­to pre exis­ten­te de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas pe­ro de pé­si­ma ca­li­dad. Lo que ha­ce el com­pe­ti­dor en es­te ca­so con el nue­vo pro­duc­to es so­lo me­jo­rar la ca­li­dad al mí­ni­mo, lo jus­to pa­ra su­pe­rar al exis­ten­te en el mer­ca­do y to­mar su lu­gar. Si tras­la­da­mos el ejem­plo a la po­lí­ti­ca de es­te mo­do en es­ta ca­de­na de­ca­den­te nun­ca se al­can­za­rá la ex­ce­len­cia, por el con­tra­rio nos en­rum­ba­re­mos a la de­ca­den­cia de ca­li­dad po­lí­ti­ca y de go­ber­na­bi­li­dad. Estamos en el tiem­po jus­to de cam­biar de rum­bo. Es­tas elec­cio­nes son la opor­tu­ni­dad de emi­tir un vo­to in­for­ma­do al cien por cien­to, pa­ra bus­car la ex­ce­len­cia en el pró­xi­mo go­bierno. La pe­lo­ta es­tá en su can­cha mi ami­go elec­tor. Has­ta la pró­xi­ma semana mis gran­des ami­gos de Pri­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.