LA “CA­JE­RA” DE NA­DI­NE HE­RE­DIA TIE­NE LA CON­FIAN­ZA DE PA­LA­CIO

El men­sa­je de Na­di­ne y Hu­ma­la a Francois Ho­llan­de. Fue una farsa la sa­li­da de Ve­li­ta de La­bou­reix como em­ba­ja­do­ra de Fran­cia.

La Primera Semanal - - PATADITAS -

En los pró­xi­mos días Francois Ho­llan­de lle­ga­rá de vi­si­ta ofi­cial al Pe­rú. Y ni bien pi­se sue­lo pe­ruano Ollan­ta Hu­ma­la y Na­di­ne He­re­dia le ha­brán man­da­do un men­sa­je al pre­si­den­te de Fran­cia. Ve­li­ta de La­bou­reix, la per­so­na que por pro­to­co­lo de­be­rá acom­pa­ñar­lo, go­za de to­da su con­fian­za, así la jus­ti­cia pe­rua­na la ha­ya so­li­ci­ta­do a la de su país ras­trear sus cuen­tas por se­rios in­di­cios de es­tar in­mer­sa en el de­li­to de la­va­do de ac­ti­vos. Y es que en abril del 2015, a tra­vés de una re­so­lu­ción su­pre­ma que fir­mó el pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la y el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de ese en­ton­ces, Gon­za­lo Gu­tié­rrez, se dio por “con­clui­do” el nom­bra­mien­to de Cris­ti­na Ve­li­ta de La­bou­reix como em­ba­ja­do­ra pe­rua­na en Fran­cia. Sin em­bar­go, 10 me­ses des­pués de ha­ber­le rea­li­za­do el anun­cio a todos los pe­rua­nos, la ac­tual Can­ci­ller, Ana Ma­ría Sán­chez, en una en­re­da­da res­pues­ta que le dio al Con­gre­so, ad­mi­tió que Ve­li­ta de La­bou­reix si­gue cum­plien­do

fun­cio­nes di­plo­má­ti­cas en di­cho país de­bi­do a una re­so­lu­ción mi­nis­te­rial. La pre­gun­ta que cae de ma­du­ra es, cuál es el po­der que tie­ne en pa­la­cio de Go­bierno la lla­ma­da “ca­je­ra” de Na­di­ne He­re­dia, pa­ra que una mi­nis­tra des­co­noz­ca una re­so­lu­ción su­pre­ma del je­fe de Es­ta­do, y a es­ta se im­pon­ga una “re­so­lu­ción mi­nis­te­rial”, que por ran­go es de me­nor je­rar­quía le­gal, lo que sa­be has­ta un es­tu­dian­te del pri­mer ci­clo de la fa­cul­tad de le­yes. NA­CIO­NA­LI­DAD FRAN­CE­SA Pe­ro más gra­ve de lo que di­jo la ti­tu­lar de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Con­gre­so, fue aque­llo que no di­jo, aque­llo que pre­fi­rió es­con­der en el si­len­cio. Se le pre­gun­tó a la Can­ci­ller si la em­ba­ja­do­ra del Pe­rú en Fran­cia, Cris­ti­na Ve­li­ta, ha­bía tra­mi­ta­do la na­cio­na­li­dad de ese país. Pe­ro Ana Ma­ría Sán­chez no pu­do res­pon­der esa in­te­rro­gan­te, lo que con­fir­ma­ría la in­for­ma­ción que ma­ne­ja el gru­po mul­ti­par­ti­da­rio. In­me­dia­ta­men­te se exi­gió su des­ti­tu­ción. “Se le pre­gun­tó (a la can­ci­ller) si la se­ño­ra Cris­ti­na Ve­li­ta, nues­tra em­ba­ja­do­ra en Fran­cia, pe­rua­na de na­ci­mien­to por ori­gen, era ciu­da­da­na fran­ce­sa. Y la mi­nis­tra no pu­do res­pon­der esa pre­gun­ta”, cues­tio­nó Mar­tin Be­laun­de, in­te­gran­te de la co­mi­sión le­gis­la­ti­va. En oc­tu­bre del 2011, tres me­ses des­pués que Ollan­ta Hu­ma­la asu­mió la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca, de­sig­nó a Ve­li­ta de La­bou­reix como em­ba­ja­do­ra en Fran­cia. El nom­bra­mien­to desató ma­les­tar en la di­plo­ma­cia y la po­lí­ti­ca pe­rua­na, ya que su ma­yor mé­ri­to era ha­ber si­do la gi­ne­có­lo­ga de Na­di­ne He­re­dia. Hoy se sa­be que fue más que eso, fi­gu­ra en las agen­das como “Cristian” o “Ch­ris­ti”. “Un em­ba­ja­dor del Pe­rú no pue­de ser na­cio­nal del país an­te el cual es­tá acre­di­ta­do. De ve­ri­fi­car­se en los pró­xi­mos días que la se­ño­ra Cris­ti­na Ve­li­ta tam­bién es fran­ce­sa, de­be ser in­me­dia­ta­men­te des­ti­tui­da”, pun­tua­li­zó. La si­tua­ción le­gal de Ve­li­ta de La­bou­reix de por sí ya es de­li­ca­da. Exis­te un co­rreo elec­tró­ni­co en­tre Na­di­ne He­re­dia y Ma­ría Ivos­ka Seif­fert-Hu­ma­la. La her­ma­na del pre­si­den­te no so­lo le da cuen­ta de mon­tos en di­ver­sas mo­ne­das co­lo­ca­dos en tres cuen­tas de ban­cos en Sui­za. Le ase­gu­ra que tie­ne que ac­tuar con “cau­te­la”, por­que pue­den exis­tir pro­ble­mas con el fis­co de ese país. Por lo que una per­so­na, a quien iden­ti­fi­ca como “Ch­ris­ti”, le en­tre­ga per­so­nal­men­te el di­ne­ro a de­po­si­tar. Es por es­ta razón que la han bau­ti­za­do con el mo­te de la “ca­je­ra” de Na­di­ne He­re­dia. In­clu­so du­ran­te el de­ba­te, Ale­jan­dro Agui­na­ga cues­tio­nó a la mi­nis­tra de RREE que man­ten­ga en el car­go a una per­so­na que el pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la, y el en­ton­ces can­ci­ller Gon­za­lo Gu­tié­rrez, han da­do por con­clui­da sus fun­cio­nes como em­ba­ja­do­ra en Fran­cia. La ex­pli­ca­ción de Ana Ma­ría Sán­chez in­cre­men­ta­ron las sus­pi­ca­cias de qué la­do de Pa­la­cio de Go­bierno vie­ne el po­der que tie­ne la gi­ne­có­lo­ga, cuan­do sos­tu­vo que a pe­sar de esa re­so­lu­ción su­pre­ma, ella de­be sa­car una re­so­lu­ción mi­nis­te­rial “pa­ra ver cuan­do sa­le”. Es de­cir, una nor­ma de me­nor je­rar­quía, le ha­ce do­blar las ro­di­llas a una del pro­pio pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca.

Ve­li­ta de La­bou­reix

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.