EL LOBBY QUE PPK QUIE­RE QUE NOS OL­VI­DE­MOS

“En el úl­ti­mo año he si­do un con­sul­tor muy pun­tual en el te­ma del duc­to”, de­cía PPK

La Primera Semanal - - PATADITAS -

Una ce­na en ca­sa, un pe­rio­do ale­ja­do del go­bierno y los víncu­los gu­ber­na­men­ta­les ne­ce­sa­rios fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra que Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki ha­ya ar­ma­do, se­gún la de­nun­cia que hi­cie­ra en su mo­men­to el con­gre­sis­ta Ma­nuel Dam­mert y que fue abo­na­da por un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el Wall Street Jour­nal, un gi­gan­tes­co lobby a fa­vor de la em­pre­sa norteamericana Hunt Oil.

Se­gún la de­nun­cia de Dam­mert, el po­pu­lar PPK be­ne­fi­ció a un con­sor­cio de em­pre­sas Pe­rú LNG, li­de­ra­das por Hunt Oil pa­ra lo­grar que el gas de Ca­mi­sea pue­da ser ex­por­ta­da ig­no­ran­do la exi­gen­cia de ga­ran­ti­zar el con­su­mo in­terno por 20 años. Y la his­to­ria es así: Kuzyns­ki, quien fue­ra mano de­re­cha del Ban­co Mun­dial, di­rec­tor de la First Bos­ton Cor­po­ra­tion, re­pre­sen­tan­te de cor­po­ra­cio­nes mi­ne­ras y ase­sor de mul­ti­na­cio­na­les pe­tro­le­ras, lle­gó a ser el pri­mer mi­nis­tro de Economía en el go­bierno de Ale­jan­dro To­le­do. El car­go lo ocu­pó por un año, y des­pués re­gre­só a sus ac­ti­vi­da­des pri­va­das.

Cham­ba es cham­ba

Uno de sus prin­ci­pa­les clien­tes fue la em­pre­sa Hunt Oil a quien “ase­so­ra­ba”, se­gún de­nun­cia, en su ta­rea de mo­di­fi­car las nor­mas ener­gé­ti­cas en el país. In­clu­so se di­ce que par­te de su la­bor fue pre­pa­rar la pro­pues­ta ener­gé­ti­ca que pre­sen­ta­ría la em­pre­sa norteamericana al go­bierno pe­ruano pa­ra ex­plo­tar y ven­der el gas en el

ex­te­rior. De los víncu­los PPK-Hunt Oil, el pro­pio PPK ha da­do tes­ti­mo­nio: “Yo soy ami­go de Hunt (el due­ño de la em­pre­sa) ha­ce 25 años y lo con­ven­cí de ve­nir al Pe­rú sin ser su em­plea­do. No soy su so­cio. En el úl­ti­mo año he si­do un con­sul­tor muy pun­tual en el te­ma del duc­to” (1 de mar­zo de 2004). Ca­be se­ña­lar que la nor­ma y el con­tra­to ori­gi­nal sus­cri­to exi­gían que la em­pre­sa en­car­ga­da de­bía ga­ran­ti­zar la ca­pa­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra el con­su­mo in­terno por 20 años. Se­gún Dam­mert, el tra­ba­jo de PPK con Hunt Oil con­sis­tía en una ase­so­ría so­bre la ren­ta­bi­li­dad de la ex­por­ta­ción del gas a tra­vés de su em­pre­sa La­tin Ame­ri­ca En­ter­pri­se Fund.

Una ce­na ba­jo sos­pe­cha

Un reportaje rea­li­za­do por el pe­rio­dis­ta Bob Da­vis, del Wall Street Jour­nal (WSJ), pu­bli­ca­do el 20 de di­ciem­bre de 2007 in­di­ca: “(Ray) Hunt (due­ño de Hunt Oil) iba con re­gu­la­ri­dad a Li­ma pa­ra pre­sio­nar por cam­bios a la ley de ener­gía. Uno de sus ase­so­res in­flu­yen­tes fue PPK. En el 2003, Kuczyns­ki or­ga­ni­zó una ce­na en su ca­sa a la que asis­tie­ron Hunt, el pre­si­den­te Ale­jan­dro To­le­do y el mi­nis­tro de Ener­gía y Mi­nas Jai­me Qui­jan­dría”. Se­gún Da­vis, lue­go de es­ta ce­na, el go­bierno co­men­zó a pre­sio­nar al Con­gre­so pa­ra rea­li­zar una se­rie de ajus­tes a las le­yes y re­gu­la­cio­nes. Des­pués de dos años, esos cam­bios ha­bían va­ria­do la le­gis­la­ción ener­gé­ti­ca del país en fa­vor de la pro­mo­ción de las ex­por­ta­cio­nes. So­bre el par­ti­cu­lar, Jai­me Qui­jan­dría, ex mi­nis­tro de Ener­gía y Mi­nas, con­si­de­ra fal­so que a la reunión ha­ya asis­ti­do To­le­do. “In­clu­so le man­dé una carta al WSJ, pe­ro no la pu­bli­ca­ron. Quien sí asis­tió fue la en­ton­ces pre­mier Bea­triz Me­rino”, di­jo.

Su re­gre­so

Des­pués, en fe­bre­ro del 2004, el po­pu­lar PPK vol­vió a ocu­par la car­te­ra de Economía y como tal de­bió re­ne­go­ciar, a nom­bre del Pe­rú, con su ex­clien­te las con­di­cio­nes del con­tra­to de ex­plo­ta­ción y ex­por­ta­ción del gas de Ca­mi­sea. A de­cir, del con­gre­sis­ta Ma­nuel Dam-

mert en su li­bro “La re­pú­bli­ca lobbys­ta”, el po­de­ro­so lobby en­tre­gó el lo­te 88 y 56 a un gru­po de em­pre­sas, com­pro­me­ti­das so­bre to­do con la ex­por­ta­ción. “Así, se han en­tre­ga­do a po­de­ro­sas am­bi­cio­nes, ocul­tas tras una ma­ra­ña de em­pre­sas con­sor­cia­das, que tie­nen un nú­cleo cen­tral. Son las em­pre­sas Hunt Oil, Tac­tre­bel, Te­chint y Rep­sol (que con­tro­la a Plus­pe­trol). Di­chas em­pre­sas se han apo­de­ra­do en los úl­ti­mos años de es­te re­cur­so es­tra­té­gi­co apo­ya­do des­de el po­der po­lí­ti­co”, in­di­ca Dam­mert. “Cuan­do PPK vuel­ve al Po­der Eje­cu­ti­vo pro­mue­ve cam­bios nor­ma­ti­vos pa­ra per­mi­tir la ex­por­ta­ción del gas del Lo­te 56 y tam­bién de par­te de las re­ser­vas del Lo­te 88”, ex­pre­sa por su par­te Dam­mert. Así, en ju­nio del 2005, se mo­di­fi­ca la ley que obli­ga­ba a abas­te­cer al mer­ca­do in­terno por un ho­ri­zon­te per­ma­nen­te y re­no­va­ble por 20 años. Ello se re­em­pla­zó por “un pe­rio­do mí­ni­mo de­fi­ni­do en el con­tra­to”, el cual se­ña­la­ba so­lo un ho­ri­zon­te fi­jo de 20 años.

Mo­di­fi­ca­cio­nes Des­pués de sus­cri­to el nue­vo con­tra­to, pe­se a que PPK lo ne­gó más de una vez, se pro­du­je­ron una se­rie de mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra pro­mo­ver la ex­por­ta­ción del gas, sin con­si­de­rar los 20 años exi­gi­dos pa­ra con­su­mo in­terno, ex­pli­ca el tam­bién ex­mi­nis­tro Car­los He­rre­ra Des­cal­zi. Se­gún He­rre­ra Des­cal­zi, con el de­cre­to su­pre­mo Nº 050–2005–EM que se apro­bó cuan­do PPK era pre­mier, se bus­có prio­ri­zar la ex­por­ta­ción del gas y con ello se fa­vo­re­ció a una de las em­pre­sas prin­ci­pa­les en es­ta fa­se del pro­yec­to: Hunt Oil. “Cla­ro que ha ha­bi­do re­ne­go­cia­ción. Hay un de­cre­to su­pre­mo de di­ciem­bre del 2005 en el que se au­to­ri­za a Pe­rú Pe­tro a re­ne­go­ciar. Y eso lo hi­cie­ron cuan­do PPK es­ta­ba como pre­mier, lue­go de ha­cer­le cam­bios al re­gla­men­to y la ley 27133 (de Pro­mo­ción del Desa­rro­llo de la In­dus­tria del Gas Na­tu­ral) pa­ra prio­ri­zar la ex­por­ta­ción y afec­tar la dis­tri­bu­ción del mer­ca­do in­terno. No se ha res­pe­ta­do el con­tra­to ori­gi­nal que fir­ma­mos con Paniagua en el 2001. Se han he­cho va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes tan­to en el trans­por­te como la dis­tri­bu­ción del gas”, in­di­có el ex­per­to. Cual­quie­ra sea la ex­pli­ca­ción, lo cier­to es que esas mo­di­fi­ca­cio­nes fue­ron la en­tre­ga de la so­be­ra­nía ener­gé­ti­ca del Pe­rú a ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, el te­ma, pe­se a que se anun­ció co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra y aper­tu­ra de in­ves­ti­ga­ción en fis­ca­lía por es­tos he­chos que mí­ni­mo po­drían sig­ni­fi­car un evi­den­te con­flic­to de in­tere­ses y trá­fi­co de in­fluen­cias, nun­ca lle­ga­ron a al­gún puer­to. Aún se si­gue es­pe­ran­do la ver­dad.

GAS DE CA­MI­SEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.