EN­CUES­TAS: En­tre acier­tos y fra­ca­sos

La Primera Semanal - - PATADITAS - Andiolo Ze­va­llos

ALas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año 2011 ha­bían con­clui­do, con muer­tos, he­ri­do y con­tu­sos. Ollan­ta Hu­ma­la, el can­di­da­to an­ti­sis­te­ma, el mis­mo que te­nía el ma­yor por­cen­ta­je de re­cha­zo en to­das las en­cues­tas, el que a tres (3) me­ses del pro­ce­so ocu­pa­ba el cuar­to lu­gar de las pre­fe­ren­cias, el can­di­da­to sa­ta­ni­za­do por los em­pre­sa­rios y la ma­yo­ría de los me­dios, fue ele­gi­do Pre­si­den­te de todos los pe­rua­nos. Du­ran­te esa cam­pa­ña elec­to­ral du­ra y com­ple­ja, las en­cues­tas da­ban como ga­na­dor a Luís Cas­ta­ñe­da, a Ale­jan­dro To­le­do, a Keiko Fu­ji­mo­ri y a PPK, en ese or­den y en fe­chas muy cer­ca­nas, al fi­nal, todos se equi­vo­ca­ron. Ollan­ta Hu­ma­la fue el ele­gi­do. ¿Qué pa­só real­men­te con las en­cues­ta­do­ras, qué pa­só con los me­dios y qué pa­só con los vo­tan­tes? Igual que esa fe­cha, aho­ra al­go se mue­ve en las pro­fun­di­da­des y ma­ni­pu­lan nues­tras con­cien­cias, sin que lo per­ci­ba­mos.. Se pue­de afir­mar que al­gu­nas en­cues­ta­do­ras se pres­tan o ma­ni­pu­lan los re­sul­ta­dos y pro­mue­ven candidatos. Las en­cues­tas se han con­ver­ti­do en ins­tru­men­tos de me­di­ción, que pro­yec­ta el as­cen­so o des­cen­so de un can­di­da­to al po­der, las que lle­gan a trans­for­mar­se en alia­dos pa­ra ge­ne­rar con­fian­za o en una má­qui­na pa­ra des­truir la repu­tación de otros. La úl­ti­ma en­cues­ta de CPI nos di­ce que la can­di­da­ta de Fuer­za Po­pu­lar, Keiko Fu­ji­mo­ri li­de­ra la in­ten­ción de vo­to con el 32.1% (1% me­nos que en di­ciem­bre de 2015); se­gui­da por Ce­sar Acu­ña de Alianza pa­ra el Pro­gre­so con el 15.2% (+3.1%); PPK en el ter­cer lu­gar con el 13,1%. (-4.5%); Alan Gar­cía, con el 7,2%. (-1%); y el pos­tu­lan­te Ju­lio Guz­mán, que al­can­za el 5%, des­pla­zan­do a Ale­jan­dro To­le­do. Ca­si en la mis­ma fe­cha, pa­ra Da­tum Keiko Fu­ji­mo­ri si­gue li­de­ran­do la in­ten­ción de vo­tos pe­ro con el 35%, y ubi­ca a PPK en el se­gun­do lu­gar con el 14% de pre­fe­ren­cias, Cé­sar Acu­ña con el 10% (-2%) ba­ja al ter­cer pues­to. En tan­to, Alan Gar­cía es­tá en el cuar­to lu­gar con 6% (-1%), y Ju­lio Guz­mán con el 4% (+3.6%) en el quin­to lu­gar. Al­gu­nos po­lí­ti­cos creen que pue­den con­se­guir vo­tos en­ga­ñan­do a los elec­to­res acer­ca de sus pro­pias po­si­bi­li­da­des elec­to­ra­les in­clu­so fal­si­fi­can “en­cues­tas” pa­ra con­ven­cer a los vo­tan­tes que van a ga­nar. Por­que a la gen­te no le gus­ta vo­tar por un can­di­da­to que no tie­ne nin­gu­na po­si­bi­li­dad de sa­lir vic­to­rio­so. En ese sen­ti­do, la en­cues­ta tie­ne una in­fluen­cia enor­me por­que fi­ja cuá­les candidatos tie­nen po­si­bi­li­da­des de ga­nar y cuá­les no. Pa­ra ello, cuen­tan los me­dios que en su ma­yo­ría son pro­pie­da­des pri­va­das en ma­nos de dos o tres gru­pos em­pre­sa­ria­les. Con­tro­la­dos por una éli­te pri­vi­le­gia­da que los uti­li­za pa­ra de­fen­der sus pro­pios in­tere­ses. En con­clu­sión, nos que­da so­lo re­fle­xio­nar has­ta don­de pue­den lle­gar a con­ver­tir­se las En­cues­tas: ¿se­rá un ar­ma le­tal afi­la­da con­tra cier­tos candidatos, o una es­tra­te­gia com­ple­men­ta­ria y sór­di­da a fa­vor de otros?, en ver­dad eso no lo sa­be­mos, pe­ro en lo que si po­de­mos dar fe es que sir­ve pa­ra cual­quie­ra de los gru­pos, sea po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo, y na­da ni na­die pue­de de­jar­las de la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.